España

500 militantes de Izquierda Socialista piden a Sánchez que deje de ignorarlos

Denuncian que es la primera vez en cuarenta años que no pueden desarrollar su actividad y no han sido recibidos por el líder del partido

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su escaño del Congreso.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su escaño del Congreso. EP

Un total de 500 militantes de la que ha sido la corriente crítica histórica del PSOE, Izquierda Socialista, ha remitido una carta a su jefe de filas, Pedro Sánchez, en la que piden «normalizar relaciones» y se quejan de que, por vez primera en cuarenta años, no pueden desarrollar su labor ni han sido recibidos por el líder del partido.

Firmada, entre otros, por el diputado Odón Elorza y el senador Toni Ferrer, además de fundadores de la corriente Manuel de la Rocha, Antonio
García Santesmases y Juan Antonio Barrio y miembros de la Comisión Ejecutiva Federal como Andrés Perelló o Pepa Pellicer, dejan caer sus críticas sobre la secretaría de Organización, capitaneada por José Luis Ábalos.

Cuestionan que no les reconoce como Izquierda Socialista, «a pesar de las múltiples entrevistas que han celebrado con los titulares» de Organización, situación que impide su actuación política “como expresión democrática del pluralismo del Partido”.

Tras recodar que apoyaron a Sánchez en sus segundas primarias -en las primeras, de 2014, presentaron a su propio candidato, José Antonio Pérez Tapias- destacan que se trata de una situación inédita frente a la que ha sido la constante de las sucesivas direcciones de Ferraz desde hace 40 años, que siempre reconocieron a IS y permitieron «su acción política interna» cuando fue fundada por Luis Gómez Llorente, Pablo Castellanos y Francisco Bustelo.

Culpan a Organización de no reconocerles como corriente

La situación deriva de una escisión de la corriente crítica entre los años 2014 y 2015. Una parte de la misma eligió un portavoz y una coordinadora de siete miembros de los que quedan sólo tres, sin haber celebrado desde hace seis años ninguna asamblea, lo que cuestiona, dicen en la misiva, su legitimidad, pero reciben el reconocimiento de Organización.

La corriente inició un proceso de reconstitución. Recientemente se adelantó en la petición de responsabilidades políticas por la debacle de Madrid -exigiendo las dimisiones de Ángel Gabilondo y de José Manuel Franco, que finalmente, se consumaron- y se reunió en Sevilla con Juan Espadas para respaldarle frente a Susana Díaz en las primarias andaluzas. Precisamente Espadas es el candidato apadrinado por Ferraz.

Pedro Sánchez es el primer secretario general del PSOE que no se ha reunido con Izquierda Socialista «a pesar de haber contado con su apoyo los últimos cuatro años». Esa normalización «urge», añaden, dada la convocatoria formal del congreso federal para el mes de octubre y la voluntad de IS de celebrar el 40 aniversario de la constitución de la corriente de izquierdas.

Comentar ()