España

El PSOE facilitará tramitar la proposición de ley trans para no coincidir con PP y Vox

La proposición de ley de Más País, ERC, JxC y la CUP que se vota este martes es un calco del texto de Irene Montero

Carmen Calvo e Irene Montero.

Carmen Calvo e Irene Montero. EP

Lo que parecía una nueva discrepancia entre los socios de Gobierno lo va a solucionar el PSOE con una decisión salomónica. Unidas Podemos sumará sus 35 diputados a la proposición de ley Trans que se debatirá y votará este martes en el Congreso. Iba a visualizarse de nuevo la brecha, otra más, entre los aliados gubernamentales dado que el texto es casi idéntico al de la ministra de Igualdad, Irene Montero, que hoy por hoy está bloqueado. Pero, finalmente, los socialistas han decidido facilitar su tramitación para no votar lo mismo que PP y Vox.

Y es que la proposición de Ley Trans que han presentado Más Madrid, ERC, Junts y la CUP es un calco del borrador de Montero. Al menos «coinciden en el 99,9 por ciento», según fuentes parlamentarias de Unidas Podemos, salvo algunas diferencias menores en lo que tiene que ver con la mención registral del sexo en las personas que se declaran no binarias, explican.

En definitiva, «cómo se va a oponer Unidas Podemos a una ley que ha hecho el Ministerio», aducen no sin razón. De hecho, los morados llegaron a sopesar presentar su propia proposición de Ley una vez que el texto de Igualdad se bloqueó hace un año en vicepresidencia primera, también no sin razón, pues el texto que trascendió entonces no había pasado ni por los preceptivos órganos consultivos ni por la mesa del Consejo de Ministros.

Si el PSOE vota en contra, suma sus votos a PP y a Vox

Desde entonces Carmen Calvo e Irene Montero han mantenido un tira y afloja. La gran resistencia del sector socialista del Gobierno reside en lo que se denomina la «autodeterminación de sexo», esto es, que la mera declaración de asunción de género tenga efectos jurídicos sin necesidad de iniciar ningún proceso de transformación física ni, por tanto, que se pueda someter a nadie a una revisión de índole médica o psicológica.

No dejaba de ser un trago para los socialistas sumar sus votos a otros Grupos que rechazan la proposición como el PP o Vox. Permitiendo la tramitación gana tiempo, aunque lo lógico es que lo que salga adelante sea el proyecto de ley gubernamental, que siempre contará con más garantías. Las reticencias son profundas,

De hecho, destacadas socialistas trasladaron a Sánchez que aceptar el texto de Montero en sus actuales términos supondría «cargarse el movimiento feminista». «En ningún país la simple voluntad sirve, todos exigen otros requisitos», reiteran desde el PSOE, y Sánchez ha residenciado en Calvo todo lo que tiene que ver con eta controvertida cuestión.

Este es el segundo texto del Ministerio de Igualdad que duerme el sueño de los justos. El otro es el de consentimiento sexual, el del llamado «sí es sí». El pasado 8 de marzo, en una acto institucional con motivo del Día de la Mujer, Sánchez se comprometió ante Montero a que la ley sería una realidad en breve, pero tampoco se sabe mucho de ella.

Comentar ()