España

Sánchez asegura que garantizará el orden público y la "integridad" territorial de Ceuta

Marlaska dice que se devolverá al país de origen los 6.000 inmigrantes que han asaltado la frontera

Miembros del Ejército en Ceuta.

Miembros del Ejército en Ceuta. EFE

El gobierno de España quiere «trasladar a los españoles, españolas y residentes de Ceuta que cuentan con su apoyo absoluto para velar por su seguridad y garantizar el orden público bajo cualquier circunstancia». Así arranca una nota que Moncloa acaba de hacer pública a raíz del asalto de los 6.000 inmigrantes marroquíes de la frontera de la ciudad autónoma. Y esa será la esencia de la declaración pública que el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, hará al término de la reunión del Consejo de Ministros.

Sánchez, que ha cancelado el viaje que tenía previsto realizar hoy a París para para participar precisamente en una Cumbre de financiación de África, se comprometerá a «restablecer la normalidad con la mayor celeridad posible» en la ciudad autónoma. Además, en un mensaje vía Twitter destaca que defenderá «su integridad como parte del país ante cualquier desafío». Por su parte, Pablo Casado ha llamado a Sánchez para pedirle que garantice la integridad territorial de la frontera ceutí y la «devolución inmediata» de los inmigrantes, pero ha tenido que dejar recado. Está a la espera de respuesta.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, comparecerá en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros e inmediatamente se desplazará a Ceuta.

El Gobierno estima en 6.000 las personas que han asaltado la frontera con Marruecos de las que 1.500 ya han sido devueltas a Marruecos, sin querer adelantar cuántos son menores. Grande-Marlaska ha explicado que se protegerá a los menores pero «con aplicación la normativa internacional».

En entrevista con «La hora de la 1» ha defendido que se han puesto en marcha los medios necesarios «para asegurar nuestras fronteras. Ceuta es tan España como Madrid o Barcelona». En el día de hoy llegarán los 200 nuevos efectivos previstos (150 agentes de Policía y 50 guardias civiles) y articulado la actuación con la Fuerzas Armadas «para garantizar la seguridad y proceder a la devolución» de los inmigrantes.

Tras comentar que todavía hay ciudadanos marroquíes en el espigón pendientes de poder entrar en el país, ha admitido que se trata de una situación «extraordinaria y excepcional» que se intenta combatir en cooperación con los países en tránsito. Cree que hay motivos socioeconómicos y sanitarios tras estos movimientos, sin querer vincularlo al malestar de Marruecos por acoger al líder del Frente Polisario en España, tratado de coronavirus en un hospital de Logroño.

Diferencias entre Exteriores e Interior

Asimismo, ha eludido admitir diferencias en el Gobierno respecto a esta acogida, que enfrenta a Exteriores, partidaria de tratarlo en España, de Interior, que alertó del frente que podía hablar. Igual de esquivo se ha mostrado respecto a la reunión de Arantxa González Laya con la presidenta de La Rioja, a la que ha querido dar tono de normalidad.

Sobre si este fenómeno se va a trasladar a al frontera con Melilla, donde 300 personas subsaharianas han intentado asaltar la valla, siendo rechazados más de 200 de ellos, también se ha mostrado cauto pero insistido en la «protección de las fronteras». Está previsto que algún miembro del Gobierno viaje hoy a Ceuta «para prestar un trabajo y no molestar para los que están haciendo un trabajo extraordinario.

Dice Marlaska que su colaboración con Marruecos es «absolutamente fructífera» en muchos ámbitos, tanto bilateral como en el marco de la Unión Europea. La cooperación «entre nuestras perspectivas policías es constante en el tiempo y con parámetros de confianza mutua», ha dicho. Y a su juicio, tanto lo de Melilla, donde se ha impedido el asalto de 300 inmigrantes, aunque 100 han conseguido pasar la frontera, como lo de Ceuta -«estamos revertiendo la situación y continuamos con las devoluciones»- es «buena muestra de ello».

Vivas: Ceuta está en «estado de excepción»

El presidente de Ceuta, Juan Jesús Vivas (PP) ha denunciado en varios medios de comunicación que la situación que se vive en la ciudad autónoma es como la de «un estado de excepción», y ha anunciado que este miércoles se suspenderá la campaña de vacunación por el ambiente de «inseguridad» que se respira a causa de la crisis migratoria. Durante la jornada de hoy sí se seguirán suministrando vacunas puesto que las dosis ya han sido descongelada y, si no, se perderían. «La gente está encerrada en sus casas y los niños en su gran mayoría no han ido al colegio», ha asegurado en una entrevista en Onda Cero.

Vivas, que ha calificado lo sucedido de «invasión», ha censurado que el Gobierno utilice el término «problema migratorio» para referirse a la llegada de más de 6.000 inmigrantes, de los cuales unos 1.500 serían menores. «Esto supone el 15% de todos los menores extranjeros no acompañados de España», detallaba. El presidente ceutí, que se ha reunido esta mañana con Pedro Sánchez, ha pedido al jefe del Ejecutivo una respuesta «contundente» porque se corre el riesgo de que «la moral y la confianza de los ceutíes quede dañada de una manera irreparable».

Te puede interesar

Comentar ()