España

Díaz desactiva la posición crítica de Podemos contra las devoluciones en caliente

La vicepresidenta tercera ha coordinado estrategias con Sánchez y Grande-Marlaska ante la nueva crisis diplomática con Marruecos

Pedro Sánchez y Yolanda Díaz

Pedro Sánchez y Yolanda Díaz EFE

Nada de arremetidas contra las devoluciones en caliente en la frontera de Ceuta con Marruecos en la enésima crisis diplomática con Rabat. La ausencia de Pablo Iglesias y el nuevo estilo impuesto por la jefa de delegación del sector morado del Ejecutivo, Yolanda Díaz, ha bajado muchos decibelios el ruido en el seno la coalición gubernamental, incluso para una cuestión tan espinosa como esta. La vicepresidenta tercera ha coordinado estrategias con el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, y con el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, según ha podido saber El Independiente.

El único contrapunto lo ha puesto la eurodiputada y secretaria Internacional de Podemos, Idoia Villlanueva, defendiendo la libre determinación del pueblo saharaui. Pero no hace mucho fue el propio Pablo Iglesias, siendo vicepresidente, quien salió en defensa del cumplimiento de las resoluciones de Naciones Unidas respecto al referéndum en el Sáhara. Aquello fue usado como pretexto por Rabat para abortar el viaje de Pedro Sánchez a Marruecos el año pasado, una visita que tampoco se retomó este febrero, tal y como estaba previsto.

En el PSOE están convencidos que Iglesias hubiera cuestionado el discurso de Sánchez

En el PSOE dicen estar convencidos de que de continuar el ex líder de Podemos en el Gobierno hubiera cuestionado el discurso del sector socialista, muy especialmente el de Pedro Sánchez por apelar a la integridad territorial del país, a la españolidad de Ceuta y de Melilla y a la devolución inmediata de las miles de personas que han asaltado la frontera empujados por Rabat, incluidos cientos de menores, muchos de ellos niños pequeños.

«Pablo tenía otro estilo. Opinaba que sacar a relucir las diferencias era la única manera de hacer avanzar los temas en el gobierno y la verdad es que funcionaba. Díaz prefiere atornillar los asuntos internamente», dicen fuentes de la coalición.

Con una excelente interlocución con Sánchez -«al que no quiere poner en dificultades», comenta en este caso una persona cercana a la vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo-, se ha optado por un perfil bajo, un discreto segundo plano, salvo alguna excepción muy secundaria. Los morados han preferido poner el acento en la defensa de los derechos humanos y en la crisis humanitaria provocada por la entrada de miles de personas a España jugándose incluso la vida.

Díaz ha coordinado estrategias con Sánchez y Marlaska

La consigna ahora respecto a las devoluciones en frontera descansa sobre la evidencia de que «el Constitucional las avala, y Díaz es jurista», esto es, se respeta la actuación de Interior, aunque a los de Unidas Podemos les provoque un entusiasmo perfectamente descriptible.

Lejos quedan afirmaciones como las de Ione Belarra, ahora ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, que en 2018 escribía en Twitter «vamos a denunciar con total firmeza las devoluciones en caliente, que son ilegales según el Tribunal Europeo de DDHH, las haga el PSOE o las haga el PP. Devolver 116 personas que pueden ser menores, víctimas de trata o solicitantes de asilo es una atrocidad».

O esta otra de abril de 2019: «El PSOE hizo fuegos artificiales con el Aquarius y después se ha dedicado a avalar las devoluciones en caliente ilegales, a realizar devoluciones exprés también ilegales y a poner contra las cuerdas a Salvamento Marítimo, que es un orgullo».

Pero incluso la propia Díaz, ya siendo ministra, expresó en febrero del año pasado su rechazo que a la resolución del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), que avaló finalmente las devoluciones sumarias en la frontera de Melilla a Marruecos. «Respetando las sentencias, no comparto la resolución que se ha tomado», señaló entonces.

Acogimiento de los menores

Esta vez, Belarra ha convocado con carácter extraordinario al Consejo Territorial de Asuntos Sociales para buscar entre todos el modo de atender a los menores marroquíes, que no pueden ser devueltos a la frontera, lanzados como carne de cañón por su propio régimen.

La propuesta de la ministra para que se acoja a unos 200 menores no acompañados ha sido bien recibida por los consejeros autonómicos, pero también se reforzarán los efectivos consulares para agilizar los trámites de reagrupamiento familiar de aquellos menores que quieren regresar a sus hogares. «Estamos ante niños mucho más pequeños de lo habitual -dijo la ministra- y muchos de ellos quieren volver a sus casas». El objetivo es articular los mecanismos para que lo hagan «en condiciones de seguridad y con todas las garantías jurídicas».

En todo caso, está por ver que la nueva estrategia de Díaz, –«menos Twitter, menos ruido y menos grandes titulares», dijo a su grupo parlamentario- dé resultado ante cuestiones aún encalladas como la ley de Vivienda y la ley trans. La votación del pasado martes en el Congreso, donde el PSOE, finalmente, impidió la tramitación de una proposición de ley del Grupo Plural no augura que la ley de Irene Montero vaya a fructificar, no al menos, tal y como está redactada. Y sobre vivienda «tampoco hay avances» dicen en el departamento de Belarra.

Comentar ()