España

Sánchez vuelve a rodearse del Ibex y fía su futuro político a la recuperación económica

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. EFE

Pedro Sánchez no comparecerá en el Congreso para rendir cuentas ante la oposición sobre asuntos tan polémicos como la factura de la luz o tan delicados como la crisis de Afganistán, pero sí protagonizará una intervención sin preguntas ni interrupciones para informar sobre los planes del Ejecutivo para el arranque del nuevo curso político, sobre todo en materia económica y social. En el ecuador de su legislatura, el presidente del Gobierno volverá a rodearse del Ibex 35 como nueva demostración de fuerza ante una etapa en la que la recuperación económica se entiende en Moncloa como la clave de la supervivencia electoral de Sánchez, sobre todo ahora que las encuestas apuntan a un Partido Popular crecido y a un PSOE estancado en el mejor de los casos.

Como hiciera el año pasado y coincidiendo con el primero de septiembre, el jefe del Ejecutivo dará el pistoletazo de salida al año político en la Casa de América de Madrid, donde anunciará sus planes de Gobierno en el corto plazo ante un centenar de miembros de la sociedad civil y de la cultura, grandes empresarios y sindicatos. Así lo anunció este mismo martes la ministra portavoz, Isabel Rodríguez, tras la reunión del Consejo de Ministros, quien confirmó la celebración de un nuevo acto de tinte triunfalista en el que Sánchez enarbolará hitos como la recepción de la primera remesa de los fondos europeos hace tan sólo 15 días -un total de 9.000 millones de euros para financiar el apodado como ‘Plan de Recuperación’- o las cifras de vacunación, con el país rozando el 70% de inmunizados.

En el evento, Sánchez explicará las líneas básicas del nuevo programa gubernamental con el que afianzar la recuperación económica de España, convertida en una prioridad para recuperar terreno electoral frente al primer partido de la oposición. Moncloa tratará de poner el foco en la capacidad del Ejecutivo de coalición de revertir el duro impacto de la crisis del Covid y el propio Sánchez sacará a relucir en su discurso el progresivo aumento del PIB o el retorno a niveles de desempleo que no se registraban desde antes de la pandemia. El mensaje que se desea transmitir a la opinión pública es nítido: el crecimiento económico ha comenzado y el que puede protagonizar España «es muy potente» si se llevan a cabo las reformas propuestas por el Gobierno, en palabras del ministro de Presidencia, Félix Bolaños.

Se prevé que el presidente del Gobierno detalle algunas de las 144 reformas que se ha comprometido a desarrollar -entre reales decretos y leyes orgánicas y ordinarias- de aquí a que finalice el año, y que irán orientadas tanto a la economía como al reforzamiento de la «cohesión social», para que la «recuperación» se produzca de manera conjunta «mediante mecanismos de redistribución y ampliación de derechos». De estas medidas, unas 50 corresponden a los compromisos adquiridos por el Gobierno con la Unión Europea para la financiación del Plan de Recuperación español aprobado por Bruselas.

Así, el próximo cuatrimestre Moncloa espera tener listos proyectos de calado, como una nueva ley de vivienda que incluya la regulación de los precios del alquiler -uno de los compromisos de investidura adquiridos entre PSOE y Podemos-; la reforma laboral; una ley de cambio climático o una ley del 5G, para «situar a España a la vanguardia tecnológica». Sánchez alardeará de «agenda social» con la consecución de compromisos como la aprobación del Ingreso Mínimo Vital o la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), coincidiendo con la reunión este mismo miércoles de la mesa de diálogo social entre el Gobierno, la patronal y los sindicatos para abordar esta cuestión. Lo que sigue sin estar entre los planes económicos cortoplacistas del Ejecutivo es la reforma fiscal, con la que sí presionan los socios morados del Gobierno.

Sánchez ha decidido nombrar la conferencia de este 2021 con el mismo lema que la de hace un año –España Puede-, en la que el presidente del Gobierno dirigió sus esfuerzos a convencer a amigos y enemigos a que diesen su ‘sí’ a los Presupuestos Generales del Estado. Este año, con la negociación de las cuentas públicas a punto de comenzar, el discurso de Moncloa es distinto y se centra en convencer de un modo prioritario a los socios de investidura de Sánchez, sin descartar abrir conversaciones con el resto de fuerzas políticas posteriormente. Pese a los escollos en las negociaciones, el ala socialista del Gobierno espera aprobar las cuentas públicas «en tiempo y forma», lo que implica presentar el documento en las Cortes antes de que finalice el mes de septiembre.

Pedro Sánchez en la conferencia bajo el título ‘España puede’ de agosto de 2020

El respaldo del Ibex

Tal y como sucedió el año pasado, el Gobierno ha cursado invitación al acto a las figuras más importantes del mundo empresarial, aunque esta vez Moncloa no ha confirmado qué personalidades empresariales que sí acudieron en 2020 al mismo evento estarán presentes este año para escuchar las propuestas económicas a las que Sánchez fía tanto al recuperación de España como su futuro político. Entonces se dejaron ver en el acto los grandes del Ibex, como José María Álvarez-Pallete (Telefónica); Florentino Pérez (ACS); Antonio Brufau (Repsol); José Bogas (Endesa); José Ignacio Sánchez Galán (Iberdrola) Ana Patricia Botín (Banco Santander) o Carlos Torres (BBVA).

La imagen de este año, en todo caso, será radicalmente distinta a la del año pasado por la propia remodelación que ejecutó Sánchez en su gabinete el pasado mes de julio. Sin ir más lejos, Iván Redondo, Carmen Calvo o Pablo Iglesias, que sí arroparon al presidente del Gobierno en la Casa de América en 2020, ya no aparecerán más en la foto. En su lugar, las primeras filas estarán copadas por las nuevas caras del actual gabinete de Sánchez, incluidos los miembros de Unidas Podemos con asiento en el Consejo de Ministros.

Te puede interesar

Comentar ()