España

Malestar en Madrid por la negativa de Génova a adelantar el congreso regional: "Ayuso es el mayor valor que tenemos"

Isabel Díaz Ayuso ya ha oficializado el secreto a voces de su candidatura a la presidencia del PP de Madrid | En la dirección nacional del PP insisten en que quedan "mínimo" ocho meses para que se celebre el cónclave madrileño

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. EFE

Isabel Díaz Ayuso se crece. Aunque era un secreto a voces, el anuncio de su candidatura a la presidencia del PP de Madrid pilló con el pie cambiado a la dirección nacional, que por el momento guarda silencio y evita respaldar públicamente la intención de la baronesa regional a tomar las riendas del partido en Madrid, con o sin competencia. El motivo que esgrimen en Génova es que, a pocas semanas de que arranque la Convención Nacional del partido, es un debate que «no toca», entre otras cosas porque el congreso aún no está convocado y quedan «mínimo» ocho meses para que se celebre.

El lanzamiento de la candidatura de Díaz Ayuso, confirmado por fuentes de su entorno, no trastoca los planes en el cuartel general de los populares de dejar el cónclave madrileño para la recta final de su proceso de renovación territorial y, aunque el congreso sigue sin fecha, todo apunta a que no se abordará hasta el primer semestre de 2022. Precisamente, el calendario que maneja Génova ha despertado cierto malestar en la Puerta del Sol, desde donde aprietan para que el congreso de Madrid «se celebre junto al resto» y no se deje para el final. «¿Por qué hay que esperar seis u ocho meses? Si hay que esperar tanto, al menos deberían explicar por qué, cuál es el motivo, la necesidad o la estrategia para haber tomado esta decisión. Igual hay una explicación buena, pero la desconocemos», comentan fuentes autonómicas cercanas a la presidenta.

Isabel Díaz Ayuso es uno de los mayores valores que tiene el PP en toda España

Frente a las voces de la dirección nacional que apuntan a que Isabel Díaz Ayuso se ha precipitado al oficializar su candidatura a presidir el PP de Madrid, en el equipo de la presidenta regional defienden la «aspiración legítima» de la dirigente a hacerlo ahora, sobre todo, dicen, después de haber sido «capaz de unir el centroderecha» y de haber pasado del 20% al 45% del voto en dos años. «El mayor valor que tenemos en Madrid es Isabel Díaz Ayuso y, sin duda, es uno de los mayores valores que tiene el Partido Popular en toda España» alegan.

Sobre la posibilidad de que haya alguien, auspiciado o no por la dirección nacional, que pueda plantear batalla a Díaz Ayuso al frente del PP de Madrid, las fuentes consultadas lo desechan por completo. «Nadie va a dar el paso», apuestan. Defienden que, si había dudas de que era ella quien debía ponerse al frente del partido en Madrid, quedaron despejadas tras los «espectaculares» resultados del 4-M, cuando no sólo sumó más que las tres fuerzas de izquierda y dejó fuera de juego a Ciudadanos, sino que frenó también la tendencia ascendente de Vox e «impulsó» a Casado en el tablero nacional.

Antes de que el adelanto electoral en la Comunidad de Madrid diese una vuelta al tablero político regional y nacional, el planteamiento en Génova pasaba por «volver al esquema de los 90», en que la dirección nacional tuviese el control del partido en la capital para que «la correa de transmisión con Madrid no tenga ningún profeta». Los populares pretendían evitar así los «errores» del pasado, en referencia a la acumulación de poder de Esperanza Aguirre, que llegó a convertirse en contrapoder interno al liderazgo de Mariano Rajoy.

Entonces, se especuló con apoyar a José Luis Martínez-Almeida, cuyo perfil político creció exponencialmente con la pandemia, pero los planes de la dirección pasaban más bien por impulsar una tercera vía para evitar precisamente una guerra entre Ayuso y Almeida, un perfil bajo con el que controlar sin hacer demasiado ruido el partido en Madrid. El nombre que aparecía en todas las papeletas era el de Ana Camins, actual secretaria general del PP madrileño, dirigido desde 2018 por una gestora presidida por Pío García Escudero.

Pero el 4-M lo cambió todo. La intención de Ayuso de liderar el PP de Madrid nunca ha sido una novedad, pero hubo que esperar a junio para que la presidenta madrileña contase con el respaldo oficial y público de la dirección de Génova. «Tiene mi total apoyo», expresó el secretario general, Teodoro García Egea, en una entrevista en TVE. Ese es el motivo por el que hay voces en Madrid a las que sorprende que la cúpula nacional no haya respaldado públicamente a Díaz Ayuso ahora que ha oficializado su candidatura. Martínez-Almeida, que desempeña también el papel de portavoz nacional del partido, ha evitado pronunciar un apoyo claro a la presidenta madrileña, y se ha limitado a asegurar que «ningún madrileño entendería que nos ocupemos de cuestiones internas».

El PP pisó el acelerador hace unos meses para completar en el menor tiempo posible el proceso de renovación territorial del partido, de modo que todas las direcciones regionales y municipales estuviesen bien amarradas de cara a la celebración del Congreso Nacional, previsto para verano de 2022. La ratificación de Pablo Casado como líder coincidirá con el cuarto aniversario del presidente al frente del PP, mientras que la celebración del congreso de Madrid podría servir de antesala al cónclave nacional, según los cálculos iniciales de Génova.

Mientras tanto, y a pesar del tira y afloja entre la dirección nacional y regional por el control del PP madrileño, fuentes del entorno de Díaz Ayuso aseguran que está «volcada» en la Convención que Pablo Casado protagonizará los próximos días 2 y 3 de octubre en Valencia, y que servirá para dibujar la hoja de ruta del próximo programa electoral del líder del PP como candidato a la presidencia del Gobierno. «Seguirá trabajando porque Pablo Casado llegue a Moncloa», ratifican.

Te puede interesar

Comentar ()