España ENCUESTAS

La aprobación de los indultos aceleró el declive electoral del PSOE

Pedro Sánchez, en un acto del PSOE en Sevilla.

Pedro Sánchez, en un acto del PSOE en Sevilla. EP

En contra del escenario que dibuja el CIS, las expectativas electorales de Pedro Sánchez no han mejorado. Es el diagnóstico en el que coinciden las principales encuestadoras del país, cuyo pronóstico para el PSOE dista mucho del que prevé José Félix Tezanos. En su barómetro de septiembre, el primero del nuevo curso político, el porcentaje de voto para los socialistas crecía hasta la cota del 29,6%, un punto por encima del resultado que obtenían en el mismo sondeo del mes de julio. Mientras tanto, el PP se hundía y bajaba hasta el 20,5% de los votos, por lo que la distancia entre el primer y el segundo partido del país aumentaba hasta los nueve puntos, siempre según el CIS.

La tendencia que marcan institutos demoscópicos privados tales como Sigma Dos, NC Report, Sociométrica, Celeste Tel, Invymark o GAD3 para distintos medios de comunicación es la de un declive que comenzó tras las elecciones del 4-M y que se acentuó tras otros importantes hitos que han marcado la legislatura de Pedro Sánchez y que dependen exclusivamente de su gestión y no de factores externos, como lo fue el ‘efecto Ayuso’. El principal, según la media mensual de los sondeos publicados por las citadas encuestadoras desde principios de año hasta el mes de agosto, fue la aprobación de los indultos, una decisión que se ratificó en el Consejo de Ministros del pasado 22 de junio. Fue el mes en que el PSOE registró su peor marca: 24,8%, casi cuatro por debajo de lo que obtuvo Sánchez en las elecciones del 10-N.

Fuente: Sigma Dos; NC Report; Sociométrica; Celeste Tel; InvyMark y GAD3

La concesión de los indultos a los condenados por el procés catalán fue la decisión política de mayor trascendencia de la legislatura de Pedro Sánchez. La decisión del Gobierno, justificada en aras de la recuperación del «diálogo» y la «convivencia» con Cataluña, estuvo precedida de una gran movilización en Colón secundada por los principales partidos de la oposición, que llevaron la medida de gracia a la vía judicial. También desató un enorme polvorín interno dentro del propio PSOE, donde no fueron pocos los cargos que censuraron de puertas para adentro la nueva cesión de Sánchez al independentismo catalán, y afectó a los votantes del sector moderado del partido que volaron hacia la desmovilización o hacia otras opciones políticas, según reflejan las encuestas.

Desde el 1 de enero al 30 de agosto de 2021, la tendencia del PSOE ha ido hacia abajo, con un leve repunte en julio que, sin embargo, no logró remontar hasta las cotas registradas antes de que el adelanto electoral en Madrid diese la vuelta al tablero político nacional.

La crisis de Gobierno que Sánchez ejecutó a principios de julio, purgando a buena parte de su anterior Gabinete y dejando fuera a figuras de la talla de Carmen Calvo o José Luis Ábalos, no se tradujo en una recuperación de su músculo electoral. Por ejemplo, en la encuesta de NC Report para La Razón publicada el 19 de julio, el PSOE lograba una marca del 25,9% de los votos; el sondeo de la misma encuestadora para el mismo medio de comunicación publicada 10 días después otorgaba a los socialistas un porcentaje del 25,3%.

Para encontrar el valor más alto que uno de los principales institutos demoscópicos ha dado al PSOE desde principios de año hay que remontarse a abril. El día 18 de ese mes, la encuesta de GAD3 para ABC reflejaba el auge de las siglas socialistas, que crecían por encima de su último resultado electoral y alcanzaban el 28,7% de los votos. Eran tiempos de bonanza para Sánchez. El ‘efecto Ayuso’ aún no había llegado y el presidente del Gobierno se jactaba de un horizonte esperanzador, con la vacunación avanzando a toda marcha y con la promesa de la llegada de los fondos europeos para impulsar la economía. Por esas fechas, Sánchez ya había hecho público que no entraba en sus planes la renovación del estado de alarma, cuyas restricciones decayeron definitivamente el pasado 9 de mayo.

Sin embargo, la derrota sin paliativos de la izquierda en la Comunidad de Madrid frente a la incontestable victoria de Isabel Díaz Ayuso tuvo importantes efectos en la política nacional. Así, y por primera vez desde hacía tres años, el PP de Pablo Casado recuperaba el primer puesto en la mayoría de sondeos privados, mientras Pedro Sánchez comenzaba una travesía por el desierto que continúa en la actualidad.

Pero no fue el ‘golpe’ de Ayuso lo que más hizo caer al PSOE en las encuestas. El valor más bajo del PSOE en las encuestas en lo que llevamos de año se registró el pasado mes de junio, concretamente el día 27, cuando un sondeo de Sociométrica para El Español otorgó a Sánchez tan sólo un 24,10% de los votos, en plena tormenta tanto externa como interna en el Gobierno de coalición por la aprobación de la medida de gracia.

Te puede interesar

Comentar ()