España

La dirección del PP descarta cambios organizativos tras la cumbre de Valencia

El presidente del PP, Pablo Casado, en un acto de partido.

El presidente del PP, Pablo Casado, en un acto de partido. EUROPA PRESS

Apenas restan dos días para que arranque una convención política que «marcará un antes y un después» en la trayectoria del PP de Pablo Casado. Al menos esas son las expectativas que manejan en la cúpula popular para un evento en el que se ha trabajado durante ocho largos meses y que servirá como «punto de partida» en el camino del jefe de la oposición hacia el Palacio de la Moncloa. Esa travesía, insisten, comenzará el próximo 3 de octubre, cuando el líder del partido clausure el cónclave en la icónica Plaza de Toros de Valencia con un discurso que aunará las principales conclusiones de las 25 mesas de debate que se celebrarán a lo largo de la semana en diferentes puntos de España, y que servirá de base sobre la que armar el programa electoral del futuro candidato a la Presidencia del Gobierno.

Pablo Casado no estará solo. Le acompañará un equipo «renovado», que no nuevo. La premisa inicial de la cúpula de los populares es la de no acometer cambios organizativos en el equipo de confianza de Pablo Casado para afrontar la recta final de la legislatura de Sánchez ni para preparar el camino para las próximas elecciones generales que, salvo sorpresa, no llegarán hasta 2023. En este momento, fuentes de la dirección descartan que la convención pueda servir como aliciente para ejecutar ceses o promover cambios internos en la «nueva etapa» del PP. «En todo caso, los cambios los deberá hacer el PSOE», alegan fuentes autorizadas del partido. «Nosotros avanzamos por la línea adecuada», insisten.

En la dirección nacional hablan de «unidad» y de «cohesión» en las filas del PP como una de las metas primordiales del evento. El objetivo pasa por mantener el equipo, pero mucho más «reforzado» con especial hincapié en los liderazgos territoriales, donde los populares tienen presencia y han renovado cadena de mando. En Génova creen que la cumbre de Valencia, que contará con la participación de casi un centenar de representantes del partido, servirá para proyectar y blindar los perfiles más y menos conocidos del ‘nuevo’ PP, todos los que comenzaron a formar parte de la estructura popular tras el congreso de 2018 y también los más veteranos.

Por este motivo, además de la cúpula -el propio presidente, secretarios y vicesecretarios-, la cumbre de Valencia se abrirá a diferentes cargos locales, provinciales y autonómicos, tanto los que ocupan gobiernos como los que están en la oposición. A la cita tampoco faltarán ex ministros como Román Escolano, Juan Costa, Josep Piqué, Fátima Báñez o Isabel García Tejerina. El peso de los ex presidentes del Gobierno, José María Aznar y Mariano Rajoy, se verá en parte diluido, pues ninguno de los dos estará presente en Valencia el 2 y 3 de octubre, sino que participarán en los actos que ha convocado el partido en los días previos al gran cónclave valenciano: el primero estará con Juanma Moreno en Sevilla el jueves 30, y el segundo hará lo propio el lunes 27 en Santiago junto a Núñez Feijóo.

«Se abre una etapa en la que se demostrará que el PP es el que mejor defiende las necesidades de los distintos territorios bajo un liderazgo nacional. Así es como el PP ha ganado siempre, y así volveremos a ganar», insisten en una dirección nacional que mira a los eventos de la próxima semana con optimismo y esperanza. Pablo Casado quiere ser el protagonista de un nuevo tiempo de gloria para el PP, semejante al que experimentaron en su día Rajoy y Aznar. Ambos celebraron también en la Plaza de Toros de Valencia sendos cierres de campaña que se tradujeron en grandes victorias en las urnas. «Mostraremos la indudable capacidad de convocatoria del PP en torno a Pablo Casado y a lo que representa», insisten fuentes del partido. «Es una cita que se recordará durante mucho tiempo», prometen.

Las previsiones oficiales en la dirección del PP es la de llenar la Plaza de Toros de Valencia «hasta la bandera», siempre dentro del aforo máximo que permiten las restricciones sanitarias y que en estos momentos se sitúa en torno a las 8.000 personas. En Valencia, el congreso se dividirá en dos partes: el sábado 2 el Palau de les Arts de la ciudad acogerá sendas mesas de barones autonómicos y provinciales, tanto en gobiernos como en oposición, en un evento que inaugurará el secretario general del PP, Teodoro García Egea. El domingo, Pablo Casado cerrará el cónclave en el coso valenciano, acompañado del presidente del PPCV -y previsible candidato del partido a la Generalitat- Carlos Mazón y de la líder del partido en la ciudad de Valencia, María José Catalá. Como invitado estrella, Casado estará respaldado por el canciller de Austria, Sebastian Kurtz.

«Ensanchar» el PP sin líderes de izquierda

Además de los suyos, el presidente del PP se rodeará de un amplio panel de líderes nacionales e internacionales de renombre, si bien no ha logrado fichar para su gran evento a ningún dirigente socialdemócrata que represente esa pretensión del partido de «ensanchar las siglas del PP tanto a derecha como a izquierda (…)» en el cónclave nacional. En la dirección del partido quitan hierro a esta circunstancia y recalcan que la verdadera fortaleza del líder popular es la de lograr atraer a un electorado diverso hacia la «alternativa al Gobierno radical de Sánchez», desde conservadores hasta socialdemócratas críticos. Además, aseguran que destacados miembros de este espectro ideológico sí han trabajado en los últimos meses en las mesas previas a la convención.

Pese a que durante meses se especuló con esta posibilidad, Génova ha dado carpetazo a la presencia de Albert Rivera en la convención nacional. Pero sí habrá guiños tanto a los votantes de Ciudadanos como a los de Vox, con el fichaje para sus mesas temáticas de dos ex dirigentes de ambas formaciones: Juan Carlos Girauta y Alejo Vidal-Quadras.

En el plano internacional, la presencia más destacada es la del canciller de Austria, Sebastian Kurtz; o el vicepresidente de la Comisión Europea, Margaritis Schinás. El resto del plantel europeo lo forman ex mandatarios, como el anterior presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk; el ex presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso; o el ex presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani. Casado también estará arropado por el líder opositor de Venezuela, Leopoldo López;: el disidente cubano Carlos Payá; y los ex presidentes de México y Colombia, Felipe Calderón y Andrés Pastrana.

Una de los fichajes más polémicos ha sido el del ex presidente francés Nicolas Sarkozy. El que fuese presidente de la República entre 2007 y 2012 fue condenado el pasado 3 de marzo a tres años de prisión tras ser declarado culpable por corrupción y tráfico de influencias. En la dirección del PP sostienen que la sentencia contra Sarkozy se produjo después de que Pablo Casado le enviase la invitación para asistir a su convención, si bien los populares han decidido no prescindir de uno de sus ‘invitados estrella’ en el cónclave. «Tiene mucho que aportar», justifican. «Nos interesa la gestión de la crisis que hizo y su paquete reformista», insisten.

La lista de intelectuales la encabeza el nombre del Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, a los que se unirán otros nombres menos mediáticos como la profesora e investigadora Mira Milosevich; el historiador Manuel Álvarez Tardío; o el atleta Jesús Ángel García Bragado. En el ámbito económico destacan nombres como el del presidente de ATA, Lorenzo Amor; el de CEPYME, Gerardo Cuerva; o el presidente de Asaja, Pedro Barato.

Te puede interesar

Comentar ()