España

Casado pone ahora en duda su asistencia a la manifestación del sábado en la que sí estará Ayuso

En el entorno del presidente del PP alegan problemas de agenda por la posible presencia del líder 'popular' a una 'cumbre' de presidentes provinciales en León que se celebra el mismo día

La portavoz parlamentaria del PP, Cuca Gamarra y el presidente del PP, Pablo Casado.

La portavoz parlamentaria del PP, Cuca Gamarra y el presidente del PP, Pablo Casado. EP

El pasado viernes la dirección de Génova confirmó la asistencia del líder de la oposición, Pablo Casado, a la primera gran manifestación convocada por Policía y Guardia Civil en Madrid contra la intención del Gobierno de reformar la Ley de Seguridad Ciudadana, que se celebra este sábado 27 de noviembre en la capital. Y esta misma semana, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, confirmaba en una entrevista para Antena 3 la asistencia del presidente y de la plana mayor del partido a la concentración. Pero el martes por la noche hubo un cambio de agenda: Pablo Casado asistiría a la concentración que sindicatos y asociaciones policiales habían convocado frente a la delegación del Gobierno el miércoles en Madrid, entendida como la antesala de la gran manifestación del fin de semana. Pero su entorno dejó de confirmar la presencia del jefe de la oposición a la protesta policial del sábado por «motivos de agenda».

Como publicó El Independiente, la gran movilización de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado contra el Gobierno de Sánchez de este 27 de noviembre iba a propiciar una ‘foto a tres’ de Isabel Díaz Ayuso, Pablo Casado y José Luis Martínez-Almeida, una instantánea de gran relevancia en el marco del pulso entre Génova y la Puerta del Sol que está resquebrajando la unidad del partido. Pero Pablo Casado podría borrarse finalmente de la concentración por la posibilidad de que asista ese mismo día a la cumbre de presidentes provinciales que el PP celebra en León y que contará previsiblemente con el presidente de la región, Alfonso Fernández Mañueco, como anfitrión. Los detalles del programa aún están por cerrarse, pero en Génova aseguran no poder confirmar ya la presencia de Pablo Casado el próximo sábado.

Para compensar su posible ausencia el 27 de noviembre, el jefe de la oposición decidió acudir este miércoles a una concentración simbólica contra la reforma de la ‘ley mordaza’ frente a la Delegación del Gobierno en Madrid, en la que también estuvo presente el líder de Vox, Santiago Abascal; y el portavoz de Ciudadanos, Edmundo Bal. Desde allí, el líder del PP prometió llevar la iniciativa del Ejecutivo sobre la Ley de Seguridad Ciudadana al Tribunal Constitucional y censuró que el Gobierno de PSOE y Podemos dejase «vendidos» a los agentes de seguridad frente a «los delincuentes». «Es un auténtico atropello», sentenció.

Aprovechando la cobertura mediática del evento, el jefe de la oposición hizo un alegato más: ofreció a Sánchez sus votos para aplicar en Cataluña un 155 «lingüístico» y obligar a la Generalitat a cumplir la sentencia del Tribunal Supremo que establece que todos los colegios en la región ofrezcan un mínimo del 25% de la formación en castellano, ante la rebelión que la sentencia ha causado en el seno del Govern. Pablo Casado acudió al acto del miércoles acompañado únicamente por la portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra; la titular de Interior, Ana Vázquez; la secretaria general del PP de Madrid, Ana Camíns; y la vicesecretaria general de Estudios y Programas, Marimar Blanco. Ni el alcalde ni la presidenta estuvieron presentes en el acto.

Por este motivo, el foco se situaba especialmente en el evento de este sábado por ser la primera vez en que Casado y Ayuso iban a coincidir públicamente desde que los puentes entre ambos dirigentes volaron por las continuas filtraciones y reproches de parte de los dos sectores del partido en el marco de la pugna por el control del PP de Madrid, la organización territorial del partido con mayor poder e influencia de todo el país. La última vez que los tres dirigentes coincidieron en un mismo evento fue hace más de un mes, en concreto el pasado 19 de octubre en las instalaciones del nuevo Campus de IE Tower en Madrid.

La primera en confirmar su asistencia a la manifestación del sábado fue Isabel Díaz Ayuso, aunque en su caso lo hizo cuando ni siquiera se había concretado una fecha concreta para la protesta. Lo anunció justo después de reunirse con sindicatos y asociaciones policiales en los que brindó su «apoyo» a las Fuerzas de Seguridad del Estado ante la reforma que promete el Gobierno en la actual legislación. Aunque ahora su presencia pende de un hilo, Pablo Casado hizo lo propio pocos días después y suscribió ese respaldo del PP a Policía y Guardia Civil en la calle, una ofensiva que se entiende entre líneas como un desafío a Vox, cuya formación ha capitalizado en anteriores ocasiones el descontento de este y otros colectivos en la calle mientras que el PP ha optado más por la vía institucional.

Te puede interesar

Comentar ()