España ENTREVISTA | YAHIA ZOUBIR, ANALISTA ARGELINO

"Argelia considera una gran traición el giro de España en el Sáhara. Italia será su nuevo socio energético"

| DOHA (Enviado especial)

Yahia Zoubir, profesor de relaciones internacionales argelino. FRANCISCO CARRIÓN

Conoce los entresijos del régimen argelino como pocos y sabe cuán sensible es el asunto saharaui para su élite política y militar. Yahia Zoubir admite haber conversado en los últimos días con altos funcionarios del país árabe. Argel ha respondido con cierto mutismo al histórico cambio de posición sobre el Sáhara Occidental perpetrado por La Moncloa hace una semana. Salvo la llamada a consultas del embajador en Madrid, nada ha transcendido.

Zoubir, profesor de relaciones internacionales estadounidense con raíces argelinas, comparte en una entrevista con El Independiente algunas de las claves de la reacción argelina que se cuece «a fuego lento». La réplica de Argel es un plato que se sirve frío. «En estos momentos se está discutiendo la respuesta en los más altos niveles del Estado, entre la presidencia y el estamento militar. No dude de que responderán», señala el analista desde Doha. Zoubir es, además, miembro del Observatorio universitario internacional sobre el Sáhara Occidental.

Pregunta.- ¿Cómo se ha percibido en el Gobierno argelino el giro de España en el Sáhara?
Respuesta.- En Argel se ve como una verdadera traición, una puñalada por la espalda. Argelia respetó la neutralidad de España. Los argelinos no son ingenuos. Sabían que al menos una gran parte de la clase política española estaba confabulada con los franceses, especialmente los socialistas. Pensaron, no obstante, que mantener esa neutralidad era una buena política y ésa es la que ha seguido España durante las últimas décadas. Y no solo se ha percibido como una traición hacia los saharauis. Aunque no lo digan, lo consideran también una traición hacia Argelia. Sánchez habló recientemente con Abdelmadjid Tebboune [presidente de Argelia] y le trasladó que Argelia era un socio estratégico y fiable. Y luego, no pasaron ni dos semanas cuando el Gobierno español tomó esta decisión, revelada por los marroquíes. Es toda una traición.

P.- ¿Ha hablado con altos cargos del Gobierno argelino en la última semana?
R.- Sí.

Algunos funcionarios argelinos respondieron: “Es un socialista, es una traición”

P.- ¿Y qué le han trasladado?
R.- Al principio, cuando hablé con ellos, lo recibieron como un shock, una conmoción. «¿Cómo pudieron?», se decían. Otros, en cambio, se lo tomaron con esta respuesta: “Es un socialista, es una traición”. Como si estuvieran acostumbrados. En cualquier caso, va a afectar mucho a las relaciones entre ambos países.

P.- ¿De qué modo?
R.- No lo han especificado, pero básicamente han trasladado que las cosas no volverán a ser como antes. Haciendo una lectura de los aspectos culturales sobre cómo piensan los argelinos, incluso políticamente, la respuesta no será inmediata. Pensarán detenidamente lo que esto significa. Y creo que una de las consecuencias es que no volverán a confiar en los españoles. Para los argelinos, alguien que dice ser tu amigo y que luego te traiciona, puede decir lo siento las veces que quiera. Incluso decir que no era su intención, pero quedará esa desconfianza para el futuro.

España se ha pegado un tiro en su propio pie. De ahí procede la creencia de Argelia de que ésta no puede ser una decisión cien por cien doméstica

P.- ¿Se entiende en Argelia lo que ha sucedido?
R.- No. La pregunta es: ¿Qué demonios ha pasado por la cabeza de este ministro de Exteriores y de Sánchez? Es alucinante. No se entiende. La crisis migratoria no es nueva. Las reivindicaciones sobre Ceuta y Melilla es una cuestión de décadas. ¿Por qué ahora, en mitad de la crisis energética provocada por Ucrania? España se ha pegado un tiro en su propio pie. De ahí procede la creencia de Argelia de que ésta no puede ser una decisión cien por cien doméstica.

P.- Lo que dice subraya que los lazos no pueden restablecerse en su totalidad…
R.- Así es. Es que desde el punto de vista del establishment argelino es una gran traición, a la altura de los acuerdos tripartitos de 1974. Entonces hubo furia hacia España. Con el tiempo las cosas mejoraron un poco porque pudieron reconstruir los lazos sobre la base de la neutralidad de España. En Argel saben que Francia es pro-marroquí y saben bien que París jamás tendrá una posición objetiva. Para Argelia, Marruecos sigue siendo un protectorado de Francia. Nada bueno puede venir de París. Pero tenían muchas expectativas puestas en España, porque sigue siendo legalmente la potencia administradora del territorio. Los argelinos creían que España podía tener un papel constructivo en la resolución del conflicto.

Para Argelia, Marruecos sigue siendo un protectorado de Francia. Nada bueno puede venir de París. Pero tenían muchas expectativas puestas en España

P.- El ministro de Exteriores español José Manuel Albares rechaza abiertamente esa responsabilidad histórica…
R.- Pero eso no significa que no exista. Argelia considera que España tiene un papel que desempeñar. Tienen una responsabilidad histórica.

P.- Oficialmente Argelia guarda silencio. ¿Qué respuesta medita?
R.- Sinceramente, no lo sé. Pero hay una cosa segura: Italia será el hub energético, no España. No se van a romper los acuerdos con España porque los argelinos dicen no ser como los españoles, que tenían un contrato moral y lo quebraron. “Nosotros tenemos un contrato escrito y no lo vamos a romper”, declaran. Es, digamos, una posición de macho. Una forma digna: “Me hieres pero yo mantengo mi palabra”.

P.- Mantienen su palabra pero, entiendo, no indefinidamente. Solo hasta la próxima renegociación de los contratos gasistas…
R.- España no debería sorprenderse de lo que empiece a suceder ahora. Argelia va a buscar un nuevo socio en Europa, que será Italia. Estoy bastante seguro de esto. Se centrarán en el oleoducto que va desde Argelia a Italia. Una vía que ya está operativa. Italia ha invertido en el sector. A medio y largo plazo Italia sustituirá a España como principal vía de suministro de gas a Europa. Ese lapso de tiempo depende de una cuestión técnica, de cuando esté el oleoducto completamente operativo.

P.- ¿Van a alcanzar las represalias a las empresas energéticas españolas con presencia en Argelia?
R.- Ciertamente. Las que tengan contratos no los verán rescindidos. El incremento del precio ya estaba en los contratos y no es una represalia. Lo que sospecho que sí puede ocurrir es que si hay grandes inversiones y licitaciones, las empresas españolas no serán las adjudicatarias. Argelia rebajará las relaciones económicas con España y la castigará de una forma u otra. Quizá no de forma inmediata. Será algo progresivo, dando preferencia a Italia, Turquía y otros actores.

Pedro Sánchez, durante un viaje a Argelia en octubre de 2020.

España no debería sorprenderse de lo que empiece a suceder ahora. Argelia va a buscar un nuevo socio en Europa, que será Italia

P.- ¿Por qué Argel no ha respondido públicamente, más allá de la retirada del embajador en Madrid?
R.- Está en la naturaleza de los argelinos esperar, no responder en caliente. Pero no dude que anunciarán su postura. El sistema político argelino se basa en el consenso. Y su forma de gobernar es el secreto. En Argel son conscientes, además, de que hay disensiones en el seno del Gobierno de coalición español. Pero, por lo que interpreto, estas diferencias no van a provocar el colapso de la coalición. Por lo que se considera que ambos partidos son cómplices y que Argelia debe prepararse para tomar las medidas oportunas contra España. La cooperación bilateral se verá afectada durante muchos años.

Se burlan de Sánchez. Se preguntan cómo pudo ser tan ingenuo como para pensar que la monarquía marroquí iba a renunciar a las reclamaciones sobre Ceuta y Melilla

P.- ¿Van a esperar a escuchar esta semana las declaraciones de Sánchez?
R.- Es una posibilidad. Pero, ¿Sánchez puede decir algo para que la situación cambie? ¿Acaso va a pedir perdón por haber cometido un error? Eso no va a pasar. Los funcionarios argelinos se burlan de lo que ha conseguido Sánchez. Se preguntan cómo pudo ser Sánchez tan ingenuo como para pensar que la monarquía marroquí iba a renunciar a las reclamaciones sobre Ceuta y Melilla. Es como cuando el rey Hasán II se prometió a celebrar un referéndum y así sucesivamente. Nunca cumplen su palabra. Está, además, la pregunta de por qué enviaron una carta a Mohamed VI en francés y por qué cometieron los errores que contiene el documento. Los argelinos sospechan que Francia y Macron están detrás de la misiva. Tal vez también Estados Unidos.

La pregunta es por qué enviaron una carta a Mohamed VI en francés y por qué cometieron los errores que contiene el documento. Los argelinos sospechan que Macron están detrás de la misiva

P.- El cambio de la posición española lanza un mensaje evidente en las cancillerías de los países vecinos: Madrid acepta el chantaje migratorio de Marruecos…
R.- Así. Le llaman ahora la migración como arma. Los argelinos no están dispuestos a caer en eso. No lo consideran un arma para conseguir lo que quieren. Además, tienen en cuenta que España no es Togo. Es una gran potencia, miembro de la UE. La UE la apoyó frente a Marruecos. Pero en términos de cooperación, Argel la reducirá. Si quieren cooperar en la lucha antiterrorista, Madrid no obtendrá información de los servicios de inteligencia argelino.

Es que aunque exista carta marroquí, Rabat lo hará otra vez en cuanto tenga ocasión y sienta que lo necesita

P.- La pregunta hoy en España es si Sánchez tiene un compromiso escrito de Marruecos…
R.- Es que aunque lo tenga, Marruecos lo hará otra vez en cuanto tenga ocasión y sienta que lo necesita. No importa incluso que exista algo firmado.

P.- ¿Esto demuestra la debilidad de España?
R.- Sí pero también la maldad. Es como abrazarse un día a alguien y luego apuñalarlo.

P.- La Moncloa ha tratado de vender este giro como una oportunidad para convertir al país en un nudo energético. ¿Tiene esta narrativa algún sentido?
R.- En absoluto. ¿Cómo pueden justificar eso? España se iba a convertir en un centro energético en Europa gracias a los argelinos. Todo esto es una señal de la estupidez del Gobierno español o que realmente piensan que Argelia es un estado de segunda y eso no es aceptable. Si me hubiera hecho esta pregunta en los últimos siete años del Gobierno de Bouteflika, le hubiera dicho que es posible. Pero hoy, cuando asistimos a un resurgimiento de Argelia en la escena política, no tiene sentido. Sánchez debería haber sido consciente de la reacción de Argelia con Francia, con la retirada del embajador, y la ruptura de relaciones con Marruecos. ¿Aún creen que, haciendo esto, España será el hub energético?

P.- ¿Empuja esta decisión de Madrid a los argelinos hacia otros socios internacionales?
R.- Sí. Ésta y el reconocimiento de la soberanía marroquí sobre el Sáhara por parte de Donald Trump. Un general retirado argelino, que es asesor del presidente, dijo entonces que Argelia tiene otros amigos y todo el mundo entendió que se refería a China y Rusia. La cuestión es si Argelia podrá romper con su política de no alineados. Tratará de mantenerse en esa línea pero se acercará a Pekín y Moscú.

P.- ¿Este giro alimenta la escalada militar entre el Frente Polisario y Marruecos?
R.- Absolutamente. Ahora es un conflicto de baja intensidad, pero podría aumentar. Argelia va a mostrar aún más apoyo que antes. Creo que se está gestando eso. Y la reflexión es lógica: España ha abandonado su responsabilidad histórica. ¿Qué queda entonces? La solución militar.

España ha abandonado su responsabilidad histórica. ¿Qué queda entonces? La solución militar

P.- En el frente bélico, las armas del Polisario están hoy anticuadas. Son de la época soviética. No parece que Argelia esté proporcionando armamento…
R.-  De acuerdo. Pero para una guerra de guerrillas no necesitas las armas más sofisticadas. Ese apoyo militar podría llegar. En este momento no estoy seguro de que Argel quiera una guerra de alta intensidad como en la década de 1970. Valoran las victorias diplomáticas del Polisario en la justicia europea, pero si España las sabotea, ¿cuáles son las consecuencias? En cualquier cambio, el giro español no cambiará el conflicto y el impasse en el que vive. 

Te puede interesar

Comentar ()