España

Sánchez y Feijóo se medirán por primera vez en el Senado el 7 de junio

Los populares esperan de Moncloa una lectura generosa del Reglamento de la Cámara Baja para que su nuevo líder pueda intervenir en el debate del Estado de la Nación

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), recibe al presidente nacional del PP, Alberto Núñez Feijóo (d), en La Moncloa

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), recibe al presidente nacional del PP, Alberto Núñez Feijóo (d), en La Moncloa EP

Ya hay fecha para el primer «cara a cara» parlamentario entre el jefe del Ejecutivo y el líder de la oposición, Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo, respectivamente. Será el martes 7 de junio en el Senado, según comunicó ayer el Gobierno a la Junta de portavoces de la Cámara Alta al confirmar la presencia de Sánchez en la sesión de control de ese día. Para entonces el gallego ya habrá sido elegido senador por designación autonómica y será el primero en interrogar a Sánchez.

El «duelo», por inédito, ha generado una enorme expectación. Sánchez quería medirse con su principal adversario, según fuentes de Moncloa, mientras que el sucesor de Pablo Casado necesitaba una plataforma parlamentaria desde la que poder hablar de «tú a tú» al presidente del Gobierno.

De hecho, el principal hándicap del líder popular es carecer de asiento en el Congreso de los Diputados. Aunque en el PP no faltan los que creen que, de ese modo, corre menos riesgo de desgastarse a ojos de la opinión pública puesto que las sesiones de control en el Senado se limitan a una al mes, tal y como se instauró en tiempos de José Luis Rodríguez Zapatero, necesita una plataforma desde la que confrontar.

El Parlamento de Galicia elegirá a Feijóo senador la próxima semana

Lo previsto es que el Parlamento de Galicia elija a Núñez Feijóo senador en representación autonómica el martes de la semana que viene. En los días posteriores reunirá a los Grupos Parlamentarios de ambas Cámaras ya como presidente de los mismos, para abordar el 7 su primera sesión de control a Sánchez.

Una de las cuestiones a dilucidar es si existe alguna posibilidad de que intervenga en el Debate del Estado de la Nación a celebrar en julio. Moncloa tira de calendario y lo más probable es que haya que habilitar el parlamento en ese mes, ya inhábil. No hay hueco antes de las elecciones andaluzas del 19 de junio y, además, a partir de esa fecha el Gobierno se volcará en la cumbre de la OTAN de los días 29 y 30 de ese mes.

Fuentes de Moncloa insisten en que el debate «se celebrará tal y como se ha comprometido el presidente», aunque, del mismo modo subrayan que «ha habido muchas comparecencias en el Congreso en los dos últimos años». Nada dicen de su voluntad o no para hacer una lectura generosa del reglamento que permita a Feijóo intervenir en representación de los populares. Los senadores pueden acudir a los plenos del Congreso e, incluso, sentarse en los escaños, pero hasta ahora ninguno ha podido tomar la palabra.

El debate del estado de la Nación se prevé para julio, en plenas vacaciones parlamentarias

Ya ha pasado más de un lustro sin que tenga lugar en la Cámara Baja la que era, junto al debate de Presupuestos, la cita parlamentaria más importante del año. Paradójicamente no está regulada en ningún texto y fue Felipe González quien la puso en marcha a iniciativa propia en 1983.

La última vez que el Congreso acogió un debate del Estado de la Nación fue los días 24 y 25 de febrero de 2015. Las repeticiones electorales explican en muy buena medida la ausencia de debates de política general pues los años que hay investidura presidencial no se convoca el mismo.

Y eso pasó en 2016, cuando se repitieron las elecciones en abril y Mariano Rajoy no fue investido hasta agosto. Pero en el arranque de 2017 el entonces presidente del Gobierno soslayó este debate bajo el argumento de que no había cumplido un año de legislatura. Y en 2018 no se cerraron los Presupuestos Generales del Estado hasta el mes de mayo, por lo que, de nuevo Moncloa entendió que sobraba dicha cita parlamentaria, que , salvo excepciones, tiene lugar antes de vacaciones de verano.

Luego, en junio vino la moción de censura que descabalgó a Rajoy del poder y en 2019 dos elecciones generales con un gobierno en funciones. Aunque la repetición electoral fue el 10 de noviembre, Pedro Sánchez no fue investido presidente hasta el 7 de enero de 2020, en segunda votación, tras no conseguir mayoría absoluta en la primera, del 5 de enero. Eso, unido al estallido de la pandemia y al confinamiento domiciliario de los españoles con unos decretos del estado de alarma que debían pasar cada tres meses por la convalidación del Parlamento hizo materialmente imposible plantear el debate de política general.

Pero del mismo modo que Rajoy fue poniendo pretextos para eludir esta cita, Sánchez lo evitó en 2021, año en que podría haberse celebrado aún con parte de las señorías siguiéndolo telemáticamente por el Covid. Este año no hay más pretextos.

Te puede interesar

Comentar ()