España En el partido la ven fuera antes de las generales

Álvarez de Toledo se aleja del PP de Feijóo pero niega desembarcar en Vox

La diputada no ha logrado encontrar de nuevo protagonismo bajo los mandos de la administración Feijóo, que no cuenta con ella ni para el Congreso ni para Cataluña | Cs la ha empezado a sondear bajo un intento de dar impulso a su refundación

La diputada del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, en el último congreso del PP de Barcelona

La diputada del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, en el último congreso del PP de Barcelona EP

La diputada por Barcelona del Partido Popular (PP), Cayetana Álvarez de Toledo, ha vuelto al primer plano político tras meses con perfil bajo al desligarse del Grupo en el Congreso de los Diputados y no acatar la disciplina de voto. Ocurrió el jueves 22 de septiembre en las Cortes, cuando en una votación a propuesta de Vox para aplicar el 155 en Cataluña, y así «garantizar la protección del castellano» en las aulas, la popular decidió no votar en contra y apoyar -junto a Ciudadanos- esa toma en consideración. Con ello, Álvarez de Toledo ha retado a la nueva dirección del PP de Alberto Núñez Feijóo y Cuca Gamarra, portavoz y líder en la cámara, avivando las sugerencias de quienes indican que, prácticamente, está casi fuera del partido.

La desobediencia de la historiadora y periodista hispano-argentina ya se dio a finales del año pasado, bajo la administración de Pablo Casado y Teodoro García Egea, quienes, por desavenencias, la desplazaron hacia las bancadas superiores del hemiciclo y la cesaron en 2020 por la riojana -ahora ‘segunda’ de Génova- en las funciones de portavoz parlamentaria. Entonces, Álvarez de Toledo consideraba que «la homogeneidad empequeñece al partido», apelando a que las salidas de tono, por ser un «verso suelto» en la formación, habían sido el motivo de su expulsión. En noviembre de 2021, la diputada reconocía haber roto la disciplina y haber votado en blanco los candidatos de elección al Tribunal Constitucional (TC). Eso, le acarreó una multa de 500 euros por «no respetar la línea del grupo» y conllevó «alegaciones» de la diputada.

El paso dado por Álvarez de Toledo va más allá del anterior. No solo ha roto ese consenso de postura guiado por los populares, sino que se ha alineado a Vox, con quien empieza a mantener contacto y compartir imagen pública. Este miércoles, la diputada acudía al Club del Siglo XXI para presentar la intervención del portavoz de Vox en las Cortes, Iván Espinosa de los Monteros. Eso, a pesar de que la popular ha asegurado que no se marchará a Vox, ha encendido todas las alarmas en el seno del partido y del grupo parlamentario. «No piensen mal, ni Iván se irá al PP ni yo me iré a Vox», advertía.

Sin embargo, pese a ese intento de calmar las aguas, que Álvarez de Toledo asistiese a una defensa de Vox como «la alternativa que necesita España» no ha apaciguado, sino generado mayores incógnitas en el PP. Frente a ella, Espinosa de los Monteros aseguró que tras la eclosión de Vox, se han abierto debates que la izquierda y el independentismo catalán había cerrado. Sugiriendo que el PP los ha abandonado. Los que rodean a «la ideología de género, de las autonomías, la memoria histórica o la ley del aborto», entre otros, indicaba el también vicesecretario de Exteriores de Santiago Abascal.

Hasta el momento, el PP no ha querido entrar en la cuestión del aborto. Ni siquiera tras la última marcha en defensa de la vida celebrada a principios de julio en Madrid. En palabras de Esteban González Pons, vicesecretario de Acción Política y quien se sometió a las preguntas de la prensa posterior al comité de dirección del lunes siguiente, rechazó postularse a favor o en contra en nombre del partido. Únicamente aseguró que el PP respeta todas las posturas en el asunto. Incluso, otro verso libre del partido, como es la presidenta de la Comunidad de Madrid Isabel Díaz Ayuso, tampoco fue clara en el asunto. Primero, se postuló a favor de que las mujeres tomaran las decisiones que concibiesen pertinentes, aunque apostando por una educación sexual preventiva. Pero, horas más tarde, su entorno desmintió que hubiese hecho una defensa férrea del aborto, reivindicando el respaldo a la vida y a la familia. Y, con ello, permaneciendo en una postura ambigua.

Que Álvarez de Toledo asistiese a una defensa de Vox como «la alternativa que necesita España» ha generado mayores incógnitas en el PP

Asimismo, los populares han contribuido al pacto de Violencia de Género y, aunque cuestiona alguno de los planteamientos hechos por la izquierda en relación al feminismo, o su ‘alma’ más conservadora es provida, tampoco respaldan la supresión de las autonomías. «Es algo que Feijóo dejó claro a Abascal en la reunión» que ambos mantuvieron hace poco más de una semana en el Hotel Eurostarts de Madrid. En cambio, PP y Vox si comparten el deseo de suprimir la ley de Memoria Democrática.

Sin hueco con Feijóo

En el partido, según fuentes consultadas por El Independiente, la ven fuera del partido. Sin hueco en las listas nacionales a Barcelona, pero, tampoco, con cabida en el PP catalán con responsabilidades de primer nivel, donde existe la incógnita de qué liderazgo se hará cargo de la marca para impulsarla junto a País Vasco, en mínimos en los últimos años: si Alejandro Fernández u otro rostro como Dolors Montserrat. Asimismo, y pese a alinearse en muchas ocasiones con la presidenta de la Comunidad de Madrid, especialmente en los términos ideológicos y de batalla cultural a la izquierda, representa todo lo opuesto a lo que, a priori, defiende Feijóo. Más gestión, moderación y técnica política.

Su perfil, en cambio, sí tendría entrada en Vox, cuyo grupo parlamentario ha quedado huérfano con la salida de Macarena Olona. En lo que se refiere a discurso bronco y de confrontación con el PSOE, Unidas Podemos o el separatismo. Y ahí, por su dilatada experiencia parlamentaria, y faceta dura, Álvarez de Toledo tendría garantizada una ventana de oportunidad para volver a la primera línea. «Figaredo y Cañizares no llenan ese vacío», sostienen en el PP, que tampoco descartan un fichaje en el último momento de Díaz Ayuso para su Ejecutivo.

Ciudadanos la sondea

Según ha publicado The Objective, el partido de Inés Arrimadas se habría acercado y sondeado a Álvarez de Toledo desde que desobedeció el sentido de voto de los populares, algo que se enmarca en la recta final del proceso de refundación de la marca liberal. De acuerdo al digital, «la cúpula de Cs ha dado la orden de apoyarla. El acercamiento ya se escenificó en la manifestación constitucionalista en defensa del castellano en las escuelas», acto al que Feijóo no acudió, delegando su representación en Gamarra.

Asimismo, indican que desde la dirección naranja reconocen que sería «una excelente candidata» por Madrid en las próximas generales, donde es más probable que el partido consiga superar el corte del 3% necesario para obtener escaño. Además, un ‘fichaje’ de tales características, daría impulso mediático a Cs, al borde del precipicio.

Te puede interesar

Comentar ()