España

Feijóo alerta desde Argentina que "tenemos el mayor riesgo de populismo en España en 40 años"

Alberto Núñez Feijóo duranate su intervención David Mudarra

«La democracia siempre está en peligro, siempre tiene enemigos, adversarios. La libertad nunca está a salvo de manera indefinida». Así ha arrancado el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, su intervención en una conferencia junto al jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, al ser interrogado sobre los riesgos del populismo, de la polarización y de la deslegitimación de las instituciones. De hecho, cree que en España «tenemos, en más de 40 años de democracia, el mayor riesgo de populismo».

Feijóo, de gira por cuatro países de Iberoamérica, ha sostenido esta afirmación sobre la configuración del Gobierno y el cariz de sus socios de coalición. «Tenemos un gobierno tripartito, con un partido que viene del PCE (Izquierda Unida) y otro que apareció con los indignados de la izquierda populista -en alusión a Podemos- Y estos tres partidos no tienen el suficiente apoyo, por lo que gobiernan con el apoyo de partidos independentistas del País Vasco y Cataluña«. En definitiva, «también tenemos riesgos de populismos».

Ha agregado que «hemos visto cómo en algunos países democráticos el nivel de derechos y libertades ha disminuido. Es un sistema a proteger. Las conquistas nunca son eternas como la libertad de presión, de crítica, de justicia independiente, de la igualdad o de libertad de cátedra», ha enumerado entre otros aspectos. A ello se une la «política líquida», «de usar y tirar», la que exige, por presión de las redes sociales, el mensaje constante y rápido y de «soluciones mágicas». La nueva política, ha criticado el líder del PP, «piensa en el corto plazo, saca réditos al enfrentamiento, de la división y la lucha partidaria» y «existe en casi todos los países con mayor o menor intensidad».

El líder del PP apela al valor del acuerdo a pesar de la ruptura de las negociaciones para el CGPJ

En España eso se traduce, a juicio de Feijóo, «en el enorme afán revisionista por la historia y descrédito de las instituciones. Reavivar la Guerra Civil, aún cuando en 1977, los españoles que soportamos un dictadura de 40 años y los que estaban en el exilio buscaron un acuerdo descentralizador para convivir en una nación que se integra en la OTAN y en la UE».

En este sentido ha apelado a la democracia liberal como «el sistema político más eficaz que se basa en el respeto a la ley y a la seguridad jurídica. Saber que hay un poder judicial independiente es la primera garantía y el primer valor moral de un sistema democrático».

Él, por su parte, dice creer en una «política moderada, que establece un clima de inversiones, de comercio y de bienestar económico y social». Y cuando uno gobierna «solo para sus votantes, se va radicalizando, extremando y construye un relato en el que una parte de la sociedad debe vencer a la otra».

A pesar del penúltimo fracaso en la negociación para la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha defendido el cumplimiento de la Constitución y de las leyes al tiempo que ha apelado a la política de pactos. «En la política hay que pactar y cuando es imposible hay que retomar decisiones porque el gobierno es indelegable», argumento, precisamente, al que se ha aferrado el Ejecutivo para seguir avanzando en la reforma del delito de sedición.

Nuevos Pactos de la Moncloa

España «necesita, sin duda, pactos de la Moncloa, pero en el Gobierno hay instalada una parte populista con acuerdos con el independentismo y eso es lo contrario del pacto. Es un contrasentido gobernar la nación española con gente que no cree en la nación española», ha subrayado para denunciar la «deslegitimación y ocupación de las instituciones» como el CIS o el CNI

Y como reflexión general, no enfocada especialmente en España, o sí, ha concluido que a un país «no le va bien cuando tiene el peor gobierno del mundo sino cuando tiene una clase política honesta, formada y comprometida. Estar por estar en el Gobierno es dormitar, querer estar ahí por unos galones ridículos, la única política que vale es la política útil».

Te puede interesar

Comentar ()