España

Bronco pleno en el Congreso de aprobación de la reforma

El PSOE culpa a la derecha de "poner en peligro la democracia" como en el 23-F en el debate de la sedición y la malversación

"Intentaron parar la democracia con tricornios y hoy lo han intentado con togas", lanza el socialista Felipe Sicilia a la bancada del PP | Cuca Gamarra protesta y denuncia que el Gobierno quiere reescribir la historia

MADRID, 15/12/2022.- El diputado del PSOE Felipe Jesús Sicilia interviene durante el pleno extraordinario del Congreso de los Diputados celebrado este jueves en Madrid para votar una amplia reforma impulsada por el Gobierno para eliminar el delito de sedición y rebajar las penas del de malversación, que también implica cambios en el Poder Judicial. EFE/ Kiko Huesca

El diputado del PSOE y presidente de la Comisión de Justicia del Congreso, Felipe Sicilia, durante su intervención en el pleno de la Cámara baja de este 15 de diciembre de 2022. EFE / KIKO HUESCA

Desde el momento en que el Tribunal Constitucional decidió estudiar, con urgencia y en un pleno extraordinario, el recurso de amparo del PP contra las dos enmiendas que el PSOE y Unidas Podemos habían introducido en la reforma del Código Penal para forzar precisamente la renovación urgente del propio TC, se podía intuir que el debate en el hemiciclo del Congreso de este jueves sobre este mismo asunto pivotaría sobre el choque institucional inédito. Así fue. El paso dado por el Constitucional eclipsó, en fin, la discusión sobre una modificación legislativa de muchísimo calado, que se extendía desde la supresión de la sedición y la rebaja de la malversación hasta el desbloqueo institucional. Era obvio que las tornas habían cambiado y el PSOE y Unidas Podemos buscaron aprovechar ese movimiento de cola y sus portavoces, Felipe Sicilia y Jaume Asens, centraron sus discursos en denunciar la maniobra de los populares. Los socialistas compararon lo sucedido con el golpe de Estado del 23-F.

El pleno de este jueves en el Congreso se convirtió en un debate muy bronco con PSOE y PP cruzándose gritos de bancada a bancada, prueba de la enorme tensión que había colonizado la Cámara a lo largo de toda la jornada. Sicilia, a su vez presidente de la Comisión de Justicia cuyos acuerdos impugnó el PP ante el TC, empezó fuerte desde la tribuna con la comparación con el 23-F: «Hace 41 años la derecha quiso parar la democracia. Quisieron parar el pleno y la democracia con tricornios y hoy han querido hacerlo con togas. No lo han conseguido, porque nuestra democracia es fuerte y sólida y nuestras instituciones, fuertes y sólidas, y no han podido pararlo».

La democracia en España solo ha estado en peligro con la derecha. Estuvo en peligro en el 36, el 23-F. Y la derecha sigue poniéndola en peligro con los discursos de odio y bloqueando las instituciones»

FELIPE SICILIA, DIPUTADO DEL PSOE

Sicilia acusó a la derecha de «poner en peligro la democracia». «La democracia en nuestro país solo ha estado en peligro con la derecha. Estuvo en peligro en el 36, con un golpe militar que acabó con la democracia. Estuvo en peligro en el 23-F, que Tejero no era de izquierdas. Y la derecha sigue poniendo hoy día en peligro la democracia con esos discursos de odio y bloqueando las instituciones», siguió, mientras era increpado por los populares. Antes, en la tribuna, el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, había expresado una sentencia parecida: «Ya no entran con pistolas, entran con togas«.

La acusación rebeló al principal partido de la oposición. Tanto que su portavoz, Cuca Gamarra, pidió la palabra en el pleno para defenderse de las palabras de Sicilia y reprochar a su vez al PSOE querer reescribir la historia reciente del país en pleno proceso de memoria democrática. «El 23 de febrero de 1981 gobernaba el centro derecha [la UCD] y estaba sentado aquí cuando se produjo un golpe de Estado», atizó Gamarra. «¡Qué vergüenza si les escucharan tantos socialistas que se sentaban en esa bancada!», exclamó.

«Les importa el poder»

La defensa de Sicilia basculó en torno a lo ocurrido con el TC y la primera victoria que se anotaban los partidos que sostienen al Ejecutivo, al decidir los magistrados continuar su pleno el próximo lunes. «Siempre utilizan los tribunales para ganar en ellos lo que no consiguen ganar en las urnas. Una semana ha bastado para comprobarlo. Ya no cabe duda. Les importa el poder, y hacen lo posible y lo imposible para tenerlo. Es lo único que les importa», recriminó el diputado jiennense.

La reforma del TC y el CGPJ persigue poner los medios para liberar las instituciones del secuestro al que las tienen sometidas», dice el diputado del PSOE

Sicilia también pisó más de puntillas sobre el contenido de la ley, como no obstante hicieron el resto de portavoces. Pero ahí también intentó rearmarse de argumentos frente a la derecha. Recordó que en 2015 el PP, con su sola mayoría y la oposición del resto de grupos, «con informe en contra del Consejo General del Poder Judicial y del Consejo Fiscal«, decidió la reforma del Código Penal. «¿Ustedes podían modificarlo y nosotros no? ¿Acaso sus escaños valían más que los nuestros?». Respecto al procedimiento empleado ahora, lo comparó con el empleado hace un año por el PP en el Parlamento andaluz, cuando tramitó un decreto ómnibus que «modificaba 40 leyes en apenas seis días».

Y sobre lo impugnado por el PP, la reforma de las leyes orgánicas del Tribunal Constitucional y del Poder Judicial, Sicilia recordó que los conservadores cambiaron la norma que regula al órgano de gobierno de los jueces en 2013 sin que hubiera «bloqueo» institucional y hoy ellos son los que mantienen «secuestrado al CGPJ y al TC». La reforma promovida por socialistas y morados, arguyó, persigue «poner los medios para liberar las instituciones del secuestro al que las tienen sometidas».

Para los socialistas, es «el colmo» que el PP les acuse de «favorecer» a los corruptos, cuando fue con el Gobierno de Mariano Rajoy cuando se cambio la Ley de Enjuiciamiento Criminal para acortar los tiempos de instrucción. «No solo limitaron los tiempos, es que pusieron a la Policía a parar sus corruptelas, el caso Kitchen. No es el mejor día para que hablen de imputados y malversación, porque tienen a un diputado imputado por prevaricación y malversación, el señor [Alberto] Casero», lanzó el parlamentario.

Para entonces, PP, Vox y Ciudadanos habían denunciado la tramitación ultrarrápida de la reforma, y también habían acusado a Pedro Sánchez de «cobarde» por no acudir al pleno. El presidente no estaba en su escaño, en su efecto, porque asiste al Consejo Europeo en la capital comunitaria, tal como precisó Sicilia: «Sigan presentando recursos, que nosotros seguiremos presentando leyes para mejorar la vida de la gente, y para defender los intereses de España en Bruselas, que ahí está el presidente del Gobierno», replicó.

«Frente a quienes nos quieren parar, los socialistas vamos a seguir avanzando. Nosotros a seguir caminando, o mejor dicho, como decía Alberti, ¡a galopar!», acabó, dirigiéndose a los suyos, arengándoles e insuflándoles ánimo después de que en estas últimas semanas flotara en el ambiente el malestar o la inquietud por la rebaja de la malversación (a cuatro años si no hay ánimo de lucro). Su intervención fue muy aplaudida por los suyos, que le recibieron en pie.

Aunque no hayan dejado agujeros aquí arriba, están intentando perforar la democracia con un golpe silencioso»

JAUME ASENS, PRESIDENTE DEL GRUPO CONFEDERAL DE UNIDAS PODEMOS

La intervención de Asens no fue muy distinta. Subrayó que lo sucedido este jueves fue «muy grave, inaudito» y cargó contra el PP por «intentar utilizar el TC» con un tercio de sus magistrados con el «mandato caducado, para sustituir la voluntad del pueblo«. «Aunque no hayan dejado agujeros aquí arriba —dijo el presidente del grupo de Unidas Podemos, señalando el techo del salón de plenos, aún horadado por las balas de Tejero el 23-F—, están intentando perforar la democracia con un golpe silencioso«. Asens espetó a los populares que no pueden «dar lecciones en la lucha contra la corrupción», cuando tiene «más de 300 imputados o condenados» por ello. «¡Ustedes, que son el partido más corrupto de Europa!». Era claro: el día había girado, y lo clave no era tanto la reforma, era el TC.

Te puede interesar

Comentar ()