España

Los saltos a las vallas de Ceuta y Melilla suben un 24% a pesar de las concesiones del Sáhara

Un informe de Interior muestra que a Ceuta llegaron 1.114 personas de manera irregular, casi un 48% más que el año pasado. En el caso de Melilla fueron 1.175, un 7,6%

Un grupo de migrantes marroquíes en las inmediaciones de la valla de Ceuta

Un grupo de migrantes marroquíes en las inmediaciones de la valla de Ceuta EP

La llegada de inmigrantes irregulares a través de las vallas de Ceuta y Melilla aumentarion un 24,1% en 2022 respecto al año anterior. Así lo refleja el último informe quincenal actualizado a 31 de diciembre y publicado este martes por el Ministerio del Interior.

El documento muestra que el año pasado llegaron a las dos ciudades autónomas 2.289 personas por las 1.845 que lo hicieron entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2022. Esto supone un aumento de 444 migrantes más, un 24,1%.

El informe de Interior muestra que a Ceuta llegaron saltando la valla fronteriza 1.114 personas de manera irregular, casi un 48% más. En el caso de Melilla fueron 1.175, lo que supone un aumento del 7,6%.

Este aumento se produce el mismo año que el Gobierno de Pedro Sánchez ha dado un giro de 180 grados en la posición española sobre la autonomía del Sáhara Occidental. En un carta remitida en marzo por el líder del Ejecutivo al rey Mohamed VI, y que hico pública el Gabinete Real de Marruecos, Sánchez reconocía “la importancia que tiene la cuestión del Sáhara para Marruecos” y “considera la iniciativa de autonomía marroquí, presentada en 2007, como la base más seria, realista y creíble para resolver este contencioso” que se prolonga desde hace 48 años.

Hasta la carta de Sánchez, la postura de España era la de buscar «una solución política, justa, duradera y mutuamente aceptable» por las dos partes «en el marco de Naciones Unidas». El órgano supranacional aprobó una resolución en 1975 en la que se apostaba por un referéndum de autodeterminación en el Sáhara Occidental.

Informe de Interior

En el último informe del Ministerio del Interior sobre inmigración siguen sin contabilizarse los cerca de 10.000 inmigrantes que entraron en Ceuta en mayo de 2021 en la mayor crisis institucional entre España y Marruecos. El choque entre los dos países se desencadenó tras la llegada a un hospital de La Rioja del líder del Frente Polisario Brahim Ghali. España no avisó a Marruecos de que acogería al saharaui para tratarse de un cáncer, y el reino alauita retiró a su embajadora de Madrid.

Aún así, Interior señala que se ha producido un descenso generalizado de la entrada de inmigrantes irregulares en España. En una nota de prensa, el Ministerio que dirige Fernando Grande-Marlaska apunta que «la inmigración irregular en España ha descendido un 25,6% en 2022, pasando de las 41.945 llegadas en 2021 a las 31.219».

La reducción es más acusada en las entradas por vía marítima, que muestran una caída generalizada en las costas de la península, Ceuta, Islas Baleares y Canarias, tanto en el número de inmigrantes irregulares como en el de embarcaciones. Las llegadas ilegales por mar descienden en un 27,9%, lo que supone una reducción de 11.170 personas respecto al año anterior. En el caso de las embarcaciones, la cifra baja en 445, un 20,7% menos.

El descenso más significativo en números totales se produce en las Islas Canarias, donde los inmigrantes irregulares se redujeron en 6.634, desde los 22.316 hasta los 15.682, una disminución del 29,7% respecto a 2021. En el caso de las embarcaciones, la caída es aún mayor, del 35,4%, 192 menos que en 2021.

Drama en Melilla

España vivió en 2022 uno de los episodios más dramáticos en materia de inmigración. El 24 de junio, una avalancha de 2.000 personas se avalanzó sobre la valla que separa Melilla de Marruecos. Las imágenes, que rápidamente se difundieron por redes sociales, mostraban a decenas de personas amontonadas entre amasijos de hierros, siendo asplastadas y sin capacidad para salir.

El balance oficial que dieron las autoridades marroquíes fue de 23 fallecidos. La ONG Lighthouse Reports, en colaboración con algunos medios como El País, publicaron un reportaje analizando los hechos, con testimonios de inmigrantes, de mandos de la Guardia Civil e infografías del lugar de la valla donde ocurrió la tragedia. Según el documental, al menos un inmigrante murió en territorio español.

Marlaska ha negado tal extremo en repetidas ocasiones. Los diputados que configuran la Comisión de Interior han visualizado hasta ocho horas de vídeo que el Ministerio tiene en su posesión. La oposición en bloque, e incluso algún socio de gobierno de Sánchez, han pedido la dimisión o cese del ministro.

El pasado 23 de diciembre, la Fiscalía decretó el archivo de la investigación al no ver indicios de delito cometido por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que trabajaron en el paso de Nador aquel 24 de junio.

En su decreto, la Fiscalía rechazó apuntar a cualquier responsabilidad de Marlaska y habló de «fallas de un sistema» que ve necesario revisar: «La mayoría de las personas migrantes proceden de países en conflicto y, por tanto, son merecedoras de protección internacional. Debería realizarse un análisis pormenorizado de las fallas de un sistema que no impide que estas personas pongan en riesgo su integridad física y sus vidas, acometiendo conductas tan peligrosas como un salto de la valla sin haber acudido a los sistemas legales establecidos al efecto», aseguró.

Te puede interesar

Comentar ()