España

Primera cita con el comisario de Justicia de la UE en Bruselas

Gobierno y PP avanzan en la renovación del CGPJ y se citan a una nueva reunión con Reynders el 12 de febrero

Las dos partes se ponen "manos a la obra" a partir de ahora para, en el encuentro del mes próximo, hacer un "balance" de los trabajos | No hay detalles de la metodología, y Bolaños insiste en que las conversaciones serán "discretas" y los acuerdos, "públicos" | Pons se confiesa "pesimista", pero el PP se muestra "satisfecho" tras esta primera cita

Redactor de Política
BRUSELAS, 31/01/2024.- .- El comisario de Justicia europeo, Didier Reynders (c), ha reunido este miércoles en Bruselas al ministro de Presidencia y Justicia, Félix Bolaños (i), y al vicesecretario de Acción Institucional del PP, Esteban González Pons, para intentar iniciar un nuevo diálogo que desemboque en la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). EFE/Pablo Garrigós

El comisario de Justicia europeo, Didier Reynders (c), durante su reunión este 31 de enero de 2024 en Bruselas con el ministro de Presidencia y Justicia, Félix Bolaños (i), y al vicesecretario de Acción Institucional del PP, Esteban González Pons. EFE / PABLO GARRIGÓS

De momento, las conversaciones para desbloquear el Consejo General del Poder Judicial entre Gobierno y PP, con la mediación del comisario europeo Didier Reynders, siguen adelante. Las dos partes se ponen manos a la obra para buscar la renovación, atascada durante más de cinco años, y se citan de nuevo con el titular de Justicia de la UE el próximo 12 de febrero.

Ese emplazamiento para un segundo encuentro en semana y media fue la principal conclusión de la primera reunión que el ministro de Presidencia, Justicia y Relaciones con las Cortes, Félix Bolaños, y el vicesecretario de Acción Institucional del PP, Esteban González Pons, celebraron con Reynders como mediador. Cita en Bruselas que reabre las negociaciones entre el Ejecutivo y el principal partido de la oposición después de que el último intento de acuerdo, de octubre de 2022, naufragara. Las dos partes, Bolaños y González Pons, se marcharon "satisfechos" de la capital belga tras una reunión, señaló el ministro, "cordial" y "constructiva".

Por nosotros, desde luego, no va a quedar, comos siempre durante todo este tiempo. Máxima disposición para que recuperemos la normalidad en el CGPJ", asegura Bolaños

El 12 de febrero volverán a verse en Bruselas los dos interlocutores de Ejecutivo y PP con Reynders, tal y como anunció el titular de Presidencia y Justicia. "Nos ponemos manos a la obra" para llegar a un acuerdo, dijo, y esta es la oportunidad "definitiva" para intentar cerrar la renovación del CGPJ. "Por nosotros, desde luego, no va a quedar, comos siempre durante todo este tiempo. Máxima disposición para que recuperemos la normalidad en el Poder Judicial", aseguró Bolaños, confiando en que todos los actores estén "a la altura".

El ministro no detalló qué metodología se seguirá a partir de ahora, escudándose en que ahora entran todos en el túnel negociador. Es decir, que se aplicará la receta de "discreción en las conversaciones" y publicidad de los acuerdos cuando se alcancen. "Vamos a trabajar los próximos días. Estoy convencido de que vamos a trabajar duro, de que de la mano de la Comisión Europea tenemos esta oportunidad, que puede que sea la última para recuperar esa normalidad que necesita el CGPJ, que necesita el Poder Judicial, que necesita España". La Justicia, subrayó, "no aguanta más bloqueo, no aguanta más tiempo de bloqueo".

"Distintos temas"

Preguntado si se habló de la reforma del sistema de elección de los vocales jueces del CGPJ, el ministro se limitó a decir que se habló en la reunión con Reynders de "distintos temas". No especificó más por esa obligación impuesta de "discreción". También negó que la tramitación de la ley de amnistía, ahora parada en el Congreso tras el voto no de Junts ayer en el pleno, pueda convertirse en un "obstáculo" de las conversaciones. Lo importante, subrayó, es la "voluntad de llegar a un acuerdo" y de convertir un bloqueo de cinco años en una "oportunidad", la "última", para llegar a un acuerdo.

Se resolverán más cosas", anticipa Pons, que cree que la cita en Bruselas "cumple con las expectativas" que tenía el PP. "Haremos lo que se pueda para garantizar la independencia de la Justicia"

Por su parte, el vicesecretario de Institucional del PP explicó que además de la renovación del CGPJ "se resolverán más cosas" conforme a las recomendaciones que la Comisión Europea ha hecho a España en su informe anual sobre la situación del Estado de derecho en cada país. A preguntas de la prensa, dio a entender que además de la renovación y de un cambio de modelo en la elección de los miembros del Consejo, se puede avanzar en otro aspecto que el PP ya puso sobre la mesa en la negociación malograda de finales de 2022, esto es, la despolitización de la Justicia.

A pesar de declararse "pesimista" y dejar traslucir la desconfianza que le suscita negociar nada con el Gobierno de Pedro Sánchez —porque otra cosa sería "pecar de ingenuidad", puntualizó— la cita en Bruselas con Reynders de testigo, "cumple con la expectativas" que tenía el PP. Según su versión, los dos interlocutores van a hablar "de todo abiertamente para dar una oportunidad a recuperar la independencia, prestigio, autonomía y respeto que se le ha perdido a la Justicia". En el comunicado previo que trasladó Génova, el partido se mostró "satisfecho" tras esta primera cita.

Justo un día después de las graves acusaciones de "prevaricación" lanzadas en la tribuna del Congreso por la portavoz de Junts, Míriam Nogueras, contra los jueces Manuel García Castellón y Joaquín Aguirre en el debate de la ley de amnistía, González Pons defendió que el objeto de este diálogo "vale la pena". "Lo vamos a intentar  todo" gracias a unas "conversaciones amplias y extensas con un propósito ambicioso, sin límite de tiempo ni de horas y con el marco de los informes del Estado de derecho" de la UE, que también recomienda desvincular la Fiscalía General del Gobierno de turno.

Reynders aprecia "un claro compromiso de todas las partes de trabajar juntos para garantizar la implementación de la recomendación de la Comisión"

"Haremos todo lo que se pueda hacer por garantizar la independencia de la Justicia y nosotros estamos más que comprometidos", insistió a la prensa al término de una reunión de hora y media. En este diálogo "estructurado", que tendrá su continuidad dentro de 15 días, "intentaremos aportar lo mejor de nosotros mismos. No es tanto la Comisión, como lo que nos pedimos unos a otros". Ahora bien, admite González Pons que el actual contexto, en la medida en que la ley de amnistía supone "una deslegitimación del Poder Judicial", no ayuda, "pero también somos ambiciosos y vamos a entrar de forma constructiva". Y un colofón final: "Nada está acordado hasta que todo está acordado".

La Comisión, por su parte, tampoco ofreció demasiado detalle de la cita de este 31 de enero. En un comunicado, Reynders recordó primero las recomendaciones de la Comisión en su informe sobre el Estado de derecho en España en 2022 y 2023, que urge a renovar, "con carácter prioritario", el CGPJ para iniciar, "inmediatamente después" de ese desbloqueo, un "proceso" para adaptar la elección de los vocales jueces, "teniendo en cuenta las reglas europeas sobre los órganos de gobierno de los jueces". "Recordé la posición de hace mucho tiempo por la Comisión sobre esta cuestión y la importancia de entablar un diálogo constructivo —señaló el comisario—. En esta reunión, hubo un claro compromiso de todas las partes de trabajar juntos para garantizar la implementación de la recomendación de la Comisión. Acordamos volver a reunirnos el 12 de febrero para hacer un balance de las discusiones".

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar

1 Comentarios

Normas ›

Comentarios cerrados para este artículo.

  1. Hay algo que no se entiende:pactar con un gobierno que presuntamente practica el acoso a los jueces, el lawfare y maquina contra la independencia judicial. Es como si La antigua oposicion polaca necesitara intentar pactar para legitimarse ante los abusos del gobierno polaco previo. No tiene ningun sentido salvo el miedo al que diran.Es una gran oportunidad para el PP para que Sanchez y su cuate Bolaños le haga un trile a Gonzalez Pons como si fuera un bisoño negociador.