Andalucía | España Precampaña electoral del 19-J

El PP-A esquiva la "batalla cultural" de Vox y tira de "gestión" contra Sánchez

Los populares creen que la clave para ganar las elecciones y gobernar en solitario es rehuir las cuestiones ideológicas para aglutinar un frente amplio y diverso de electores

El presidente del PP-A y de la Junta, Juanma Moreno, durante la presentación de los ocho cabezas de lista para el 19-J.

El presidente del PP-A y de la Junta, Juanma Moreno, durante la presentación de los ocho cabezas de lista para el 19-J. EP

En el Partido Popular de Andalucía (PP-A) y su presidente Juanma Moreno Bonilla creen haber dado con la tecla para romper con la tendencia multipartidista y de bloques que viene condicionando la política española y andaluza desde hace más de un lustro. Fuentes del PP-A indican a El Independiente que rehuir las cuestiones ideológicas es la clave para conseguir abarcar todo el espectro de centroderecha e incidir en la abstención y en el votante socialista descontento con las políticas desarrolladas e impuestas por Pedro Sánchez desde Madrid. «Debemos centrarnos en la gestión y no en la llamada ‘batalla cultural'», destacan, porque «hay una muy buena actuación que poner en valor». De lo contrario, consideran, pueden favorecer a Vox y Macarena Olona.

Los populares de Andalucía creen que la marca Moreno Bonilla debe primar por encima de todo lo demás como ha ocurrido con Alberto Núñez Feijóo en Galicia en la última campaña electoral de 2020, porque él es «la llave para ampliar un espacio», dentro de la moderación, que no tendría sentido plantear con una propuesta tradicional de partido en términos de afinidad ideológica. «Desde la posición de gestor» de la que parte Moreno, «no interesa el debate» doctrinal; hay votantes que están dispuestos a votar a Juanma porque se sienten identificados con él, pero no al PP».

«Tiene tres hitos» con los que presentarse frente al conjunto de los andaluces, indican desde el PP. En primer lugar, «la marca propia», que consideran fundamental. Y es que Moreno Bonilla ha pasado de apenas ser conocido públicamente por el elector durante la pasada legislatura de Susana Díaz y el PSOE a, según los últimos sondeos, encabezar el listado de los más reconocibles. Por encima de Juan Espadas o Olona.

En segundo lugar, «el PP está reforzado» en términos generales «frente a un PSOE devaluado» desde el Gobierno central. A ello se une «la incertidumbre», dicen, que puede generar Vox al público conservador pero moderado y de centroizquierda descontento con los partidos teóricamente compatibles con su ideario. Pero, lo más importante que destacan desde el seno del PP-A es que el principal aval del aún presidente es «la buena gestión» tras «cuatro décadas de socialismo» y, encima, «en tiempos de pandemia» muy complicados. «La economía andaluza es una de las que mejor están a día de hoy, y eso es gracias a la gestión del presidente y del consejero de Hacienda Juan Bravo», atribuyen.

Juanma parte con ventaja por el aval de su gestión frente a un PSOE devaluado

Frente a ello, el PP de Andalucía cree que «no hay mensaje ni debate» por parte del PSOE, que tiene por delante una «encrucijada interna». «Una derrota minaría a Sánchez» de cara a las generales, dicen, por ser la autonomía uno de los principales feudos del partido. Desde la formación conservadora denuncian que la legislatura del jefe del Gobierno nacional ha radicado, sobre todo, en cuestiones ideológicas. «Espadas sigue esa línea», lo que sitúa al PSOE en un plano complicado, añaden.

En cuanto a Vox, creen que los de Santiago Abascal «tendrán que articular un buen mensaje de campaña, porque corren el riesgo de que, en lugar de movilizar el voto ajeno, provoque que el voto útil de centroizquierda descontento con el PSOE vaya a parar a Juanma». Principalmente, porque «él siempre ha sido moderado y conciliador», algo que saben que percibe la gente. «Juanma ya ha empezado con el mensaje de precampaña, de dónde queremos ir y no de dónde se viene», donde parecen instalados el resto de fuerzas, detallan.

Génova ha iniciado la campaña

Mientras que en la recién concluida etapa de Pablo Casado los populares transitaban entre el discurso ideológico y el de gestión sin terminar afianzando ninguno de ellos, la influencia que Vox ha demostrado coronándose y condicionando el Gobierno de Castilla y León ha hecho que, nada más asumir el cargo, Feijóo decida retornar al máximo exponente de la etapa Rajoy: la preferencia por las cuestiones económicas. Esta ubicación, que al menos parece que se mantendrá a medio plazo, ha echado raíces al acontecer en el momento ideal, en un periodo de escalada de precios y inflación provocado por la guerra en el este de Europa.

Hay un público que se siente identificado con Juanma, pero no con el PP»

Feijóo sabe que si el debate vira hacia lo ideológico, el PP acabará desgastándose más en el próximo ciclo electoral en beneficio de los de Abascal. El líder del PP es consciente de que competir en ese campo no solo favorece a la corriente que le amenaza por la derecha, también al PSOE, que, aunque cada vez la estrategia es menos eficaz, sigue retroalimentándose con la dicotomía impuesta donde el enemigo y el elemento de temor es «la ultraderecha».

Desde Madrid Feijóo ha extrapolado, mediante asesoramiento en coordinación con los ‘fontaneros’ de Málaga, y cedido a Moreno Bonilla el arquetipo que él desarrollará a nivel en las próximas elecciones generales: reivindicación de la gestión desarrollada durante toda su etapa en la Xunta y un papel de alternativa de Gobierno afín al Estado que lleva construyendo desde mediados de abril. Primero en términos económicos con su plan de choque cedido a Moncloa que, como afirman fuentes del partido, «ni si quiera ha sido consultado» por el Ejecutivo. Ahora, en términos de compromiso institucional, aportando y dejando reposar en el entorno social de que el PSOE no sirve al Estado como antaño, sino que se sirve de él generando un estado crítico permanente. Y es que, en definitiva, el antagonista que tanto Moreno Bonilla y Feijóo quieren fijar enfrente es Sánchez y obviar a Vox.

Loles López, el «relevo natural» de Bendodo

Una de las cuestiones que Moreno Bonilla debe ir planteando a su núcleo duro durante la campaña electoral y, con mayor intensidad, una vez se conozca el escrutinio es quién sustituirá a Elías Bendodo, su ‘hombre fuerte’ y de máxima confianza. Teniendo en cuenta que el presidente en funciones de la Junta «ha situado a los consejeros y personas de máxima confianza como cabezas de lista», fuentes populares de Málaga hacen hincapié en el nombre de la secretaria general del PP-A, Loles López, «por ser el relevo natura» por su papel dentro del Grupo.

Durante la transición del PP a escala nacional, los nombres de las consejeras Carmen Crespo, consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, y Marifrán Carazo, titular de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio estuvieron en todas las quinielas para incorporarse a la dirección nacional en Génova en representación de la importante cuota andaluza que hoy prima en la sede nacional. La marcha final de Bendodo como coordinador general de Feijóo, proyecta en estas tres mujeres la más que posible sustitución del malagueño en las funciones de Presidencia, Administración Pública e Interior de cara a la próxima legislatura si Moreno Bonilla mantiene la gestión de la Junta.

Con todo, desde el PP apuntan que López, por su carácter de ‘segunda’ del presidente popular de los Andaluces en el aparato regional es la que mejor camino tiene definido para asumir esa labor de respaldo al todavía dirigente en funciones.

Te puede interesar

Comentar ()