España | País Vasco

La participación se desploma en Euskadi y baja 8,36 puntos respecto a 2016

La participación del 36% de los votantes hasta las 17.00 horas supone la más baja desde el año 1994, cuando alcanzó el 42% y muy lejos del 57% de 2001.

Un hombre observa las indicaciones en una mesa electoral de un colegio de Bilbao. Mikel Segovia

Las previsiones de un posible descenso de la participación por el temor al coronavirus se han cumplido con los datos oficiales referidos a la participación en Euskadi hasta las 17.00 horas: 8,36 puntos menos que en las elecciones autonómicas de 2016. Los datos facilitados por la consejería de Seguridad muestran que el descenso de afluencia en la participación se ha agudizado a niveles desconocidos y se ha desplomado hasta mostrar que a las cinco de la tarde apenas había votado uno de cada tres ciudadanos con derecho al voto en el País Vasco. La falta de afluencia a los colegios electorales se ha disparado en las últimas horas respecto a las 12.00 horas de hoy, cuando en Euskadi había caído sólo un 1,26% en comparación a cuatro años atrás.

Estas cifras de participación hasta las cinco de la tarde suponen las más bajas desde 1994. Entonces la participación a esa hora alcanzó un 42% y ascendió hasta el 57% en 2001. Desde entonces la participación ha caído en cada elección autonómica siendo la dada a conocer hoy la más baja de los últimos 26 años.

Los datos facilitados esta tarde por la consejera de Seguridad, Estefenía Beltrán de Heredia revelan que Alava ha sido el territorio donde más ha caído la participación, con un descenso del 9,27%, seguido por Vizcaya, con una caída del 8,46% y finalmente Guipúzcoa con un 7,79% menos de votantes hasta las 17.00 horas respecto a las anteriores elecciones autonómicas.

De este modo, entre las nueve de la mañana, cuando se han abierto los colegios electorales, y las cinco de la tarde, en el País Vasco había votado el 36% de los 1,8 millones de vascos con derecho a voto, frente al 44,3% que lo hiciereon en 2016. De este modo, hasta primera hora de la tarde habían votado 150.000 vascos menos que hace cuatro años. Donde menor índice de participación se ha dado hasta ahora ha sido en Alava, el territorio en el que tanto el PNV como EH Bildu habían insistido en la importancia de movilizarse para impedir que Vox pudiera lograr un escaño, tal y como predicen algunas encuestas que situaban a la formación de Abascal con opciones para entrar en la Cámara de Vitoria.

La apertura de las 2.678 mesas electorales habilitadas en Euskadi -1.400 en Vizcaya, 426 en Alava y 852 en Guipúzcoa- se ha llevado a cabo sin incidentes, según ha informado la consejería de seguridad del Gobierno vasco. En estas elecciones a las especiales circunstancias en las que se celebra el proceso electoral, se suma que por primera vez tiene lugar en verano. A ello se añade otro hecho inédito, como es la prohibición de voto que se ha decretado a alrededor de 200 vecinos de Ordizia infectados por Covid-19, una medida que ha suscitado el rechazo y petición de explicaciones de varias formaciones políticas por carecer de suficiente base legal. La prohibición ha sido respaldada por la Junta Electoral Central por razones de seguridad de salud pública.

A primera hora de la mañana la lluvia ha condicionado el desarrollo de la jornada electoral, si bien la metereología ha mejorado desde este mediodía incrementando en un primer momento la asistencia a los colegios electorales. En el País Vasco están llamados a votar 1,8 millones de vascos para elegir a los 75 parlamentarios que integrarán el Parlamento Vasco que deberá elegir al próximo lehendakari.

En los colegios electorales las medidas de seguridad ante el posible contagio del Covid-19 han alterado la fluidez en el proceso de votación. En el exterior de los colegios, voluntarios y apoderados de los partidos explicaban a los electores la necesidad de cumplir con las medidas de seguridad establecidas, entre ellas la obligación de acudir con mascarilla a emitir el voto.

Además de la ampliación en el número de mesas de votación, en algunos colegios se ha modificado la ubiación de las mismas para ampliar las distancias de seguridad y evitar la concentración de votantes. A todo ello se ha sumado la señalética que a lo largo de los centros de votación se ha instalado en suelos paredes y que, si bien se ha venido cumpliendo con cierta irregularidad, está permitiendo la votación con suficiente seguridad en la mayoría de los casos.

Identificación

En las mesas de voto el número de representantes se ha reducido, sin que los apoderados de los partidos, habitualmente asentados en torno a la misma, se encuentren en ellas. Tanto el presidente de las mesas como el resto de vocales están presentes en todo momento con mascarillas. En algunos casos se ha exigido a los votantes que accedan a las salas de uno en uno, lo que ha provocado algunas colas. Además, a la hora de identificarse, en algunas de las mesas los presidentes han exigido que se entregue el DNI para asegurar la identidad del votante, en otros se han limitado a leerlo sin necesidad de que fuere entregado.

En los accesos a los colegios electorales se han habilitado geles hidroalcohólicos, aunque su uso ha sido voluntario, y se han instalado carteles recordando la oblilgación de guardar la distancia física de 1,5 metros. Los colegios electorales permanecerán abiertos hasta las 20.00 horas de esta tarde. Las previsiones del Ejecutivo vasco apuntan hacia un recuento del resultado algo más lento que en ocasiones anteriores a consecuencia de la aplicación de las especiales medidas de seguridad sanitaria impuestas a lo largo de todo el proceso.

Comentar ()