El PNV y el PSE han alcanzado un principio de acuerdo para repetir su coalición en el Gobierno Vasco, que será ratificado este mismo jueves por ambas ejecutivas, según fuentes de los dos partidos. Las conversaciones, llevadas a cabo con discreción, han culminado en este principio de acuerdo, alcanzado un día antes de que este viernes 28 sea el último día para presentar candidatura a lehendakari. El principio de pacto hecho público consta de cinco páginas y no es el pacto completo -el que se firmó en el 2016 tenía 80.

Se titula Bases para el acuerdo entre PNV y PSE para la reactivación económica y la generación de empleo desde la defensa de los servicios públicos y las políticas sociales, sobre la base de más y mejor autogobierno y apuesta por garantizar la salud y reforzar el sistema de servicios sociales; un diálogo con los agentes económicos y sociales para presentar «de forma urgente» una estrategia para el crecimiento sostenible para el empleo y la recuperación, para volver a dejar la tasa de paro por debajo del 10 por ciento, y una apuesta por las políticas sociales «para no dejar a nadie atrás», informa Efe.

En este último objetivo abogan por la reforma de la Renta de Garantía de Ingresos, la mejora de la educación, la extensión del derecho a la vivienda y la defensa de la igualdad. También anuncian una revisión de la fiscalidad, como estaba comprometida, «orientada a una mayor progresividad, para el reforzamiento de los servicios públicos y el apoyo a la economía generadora de empleo, que tienda a la convergencia fiscal con Europa«, y que incluya criterios medioambientales.

En el comienzo de la legislatura, ambas formaciones coinciden en que hay que garantizar los recursos y la inversión pública. Para ello, apuestan por reordenar recursos para evitar duplicidades entre administraciones, estudiar todas las vías para incorporar nuevos ingresos incluidos los europeos, reforzar la lucha contra el fraude y aplicar una política «rigurosa» de endeudamiento.

En el apartado de autogobierno se ha apostado, como se hizo en el 2016, por una redacción genérica, que se limita a «defender el autogobierno y el cumplimiento íntegro del Estatuto de Gernika y lograr un nuevo pacto estatutario para una nueva generación».

Este principio de acuerdo será ratificado este mismo jueves tanto por el EBB del PNV como la ejecutiva socialista. Además, la reunión del PSE servirá para convocar la consulta a sus bases prevista en sus Estatutos para ratificar el acuerdo.

La pregunta que se va a hacer a los cinco mil militantes vascos es: «El PSE-EE ha alcanzado un acuerdo para la gobernabilidad de Euskadi con EAJ-PNV. ¿Respaldas este acuerdo? Sí/No». El voto podrá ejercerse los días 30 y 31, de manera telemática, y el 31 de forma presencial. Por su parte, además del EBB de hoy, el PNV prevé celebrar su asamblea nacional para ratificar el acuerdo el lunes 31.

Tras cerrar el acuerdo, queda por negociar en los próximos días la estructura del gabinete, el reparto de carteras, del que no dice nada el documento de hoy. Hay más plazo, ya que la investidura del lehendakari en el Parlamento Vasco está fijada para el día 3 de septiembre.

Una de las incógnitas es si la secretaria general del PSE, Idoia Mendia, accede al Gobierno para reforzar el peso político de los socialistas en el gabinete, y de hacerlo, si lo hace como consejera o se recupera la figura de vicelehendakari.