España | País Vasco

Podemos pide a Sánchez liberar presos de ETA enfermos y acercarlos a Euskadi

La formación firma en el Parlamento Vasco una declaración junto a Bildu y el PNV en la que reclama poner fin a la política de alejamiento que se aplica a los presos de ETA, liberar a los reclusos enfermos y aplicar progresiones de grado.

Pablo Iglesias con la candidata a lehendakari de Elkarrekin Podemos-IU, Miren Gorrotxategi. EP

Podeos ha pedido al Gobierno de España, del que la formación forma parte, que libere a los presos de ETA enfermos, que ponga fin a la política de dispersión que se sigue aplicando a los presos de ETA y que active la progresión de grados al conjunto de los presos al igual que al resto de los presos. En una declaración firmada junto a EH Bildu y el PNV, la formación morada en Euskadi asegura que la muerte del «preso vasco» -en ningún momento se hace referencia a ETA a lo largo del texto- Igor González Sola el pasado día 4 en su celda de la cárcel de Martutene se produjo en un contexto de «excepcionalidad» por la condiciones en las que cumplía su condena de 20 años por colaboración con banda armada, depósito de armas y falsificación de documentos oficiales.

La declaración, que firma la secretaria general de Elkarrekin Podemos, Miren Gorrotxategi, junto a los portavoces en el parlamento vasco del PNV y EH Bildu, recuerda que González Sola había cumplido tres cuartas partes de la condena que le fue impuesta y que por tanto «debería haber obtenido la libertad condicional en marzo de este mismo año». Denuncian que el régimen penitenciario ordinario les sigue «vedado» a «determinados presos» y que el alejamiento de sus lugares de origen se continúa aplicándose. Así, recuerdan que desde que González Sola fue encarcelado en 2005 había pasado por cuatro centros penitenciarios: Badajoz, Valdemoro, Soria y finalmente Martutene, en San Sebastián.

En otro punto subrayan que se encontraba enfermo y que recibía tratamiento. El preso había intentado suicidarse en otras dos ocasiones anteriores, según reveló EH Bildu, y el pasado día 4 fue localizado muerto en su celda en lo que todo apunta que pudo ser un suicidio: «Enfermedad ésta que, presumiblemente, le ha llevado a la muerte», se señala en la declaración.

Por todo ello, los tres partidos firmantes solicitan al Gobierno que «lleve a la práctica y sin demora» la voluntad «expresada por el presidente del Gobierno» para proceder a un cambio profundo de la política penitenciaria.

Se da la circunstancia de que Podemos no suscribió otra declaración que ayer hicieron pública hasta una decena de formaciones con representación en el Congreso de los Diputados, entre ellas sí se encontraban EH Bildu y el PNV. En ella las críticas a la Administración del Estado era más precisas al asegurar que debería haber «velado» por la vida de los presos «extremo que en este caso no se ha cumplido». Se afirmaba incluso que el incumplimiento de estos derechos que asisten al preso serían los que le habrían llevado «a morir en prisión». También que no se adoptaron las medidas necesarias para evitar la muerte de González Sola. En ella se reclamaba al Ejecutivo de Pedro Sánchez que ponga fin a la actual política penitenciaria que se aplica a «los presos vascos» para «adecuarla a los nuevos tiempos» y en aras a que sea más respetuosa «con los derechos de los presos».

Las víctimas cargan contra Iglesias

Precisamente hoy el líder de Podemos y vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha recibido a EH Bildu dentro de la ronda de contactos para la negociación de apoyos a los presupuestos iniciada por el Ejecutivo. El encuentro ha sido duramente criticado por colectivos de víctimas del terrorismo como COVITE, que ha calificado la cita como «indigna y humillante». La denuncia se produce después de que el líder de EH Bildu Arnaldo Otegi asegurara ayer que en la mesa de negociación presupuestaria incluirán la petición de cambios profundos en la política penitenciaria que se aplica a los presos de ETA.

En un comunicado, el Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco recuerda que la coalición de la izquierda abertzale «sigue justificando la violencia terrorista, el asesinato, el secuestro, la extorsión y la persecución de personas» como herramienta para alcanzar objetivos políticos. Subraya que aún no ha condenado el terrorismo y que por tanto darle «carta de normalidad» como interlocutor válido en un proceso de negociación presupuestaria «es muy grave».

Censura al Gobierno de Sánchez que acceda a sentarse con quien le va a solicitar «solucionar la política penitenciaria», según avanzó Bildu. Una solución que Covite considera que la izquierda abertzale sólo concibe como la «excarcelación» de los presos de ETA: «Siempre han reclamado impunidad para los etarras porque defienden que sus crímenes fueron justos y necesarios». Denuncian que el derecho de las víctimas a la justicia no puede ser «la moneda de cambio para obtener apoyos a unos presupuestos generales del Estado.

Concluyen que el proceso de «blanqueamiento» en el que se insertaría este nuevo contacto con la coalición de Otegi dificultan e impiden «la necesaria lucha contra la radicalización violenta ultranacionalista que se da en el País Vasco y en Navarra». Recuerda Covite que para las nuevas generaciones en algunos casos crecen con «terroristas sanguinarios como referentes» ya que continúan siendo homenajeados en las calles -este año han sido ya 10 los homenajes públicos a etarras según el Observatorio de Radicalización- mientras la izquierda abertzale «no sólo no reniega de su pasado terrorista y criminal sino que lo reivindica y se enorgullece de él»: «Este mismo sábado hemos visto en Bilbao, en la vía pública, cómo se honraba a etarras muertos».

Comentar ()