Ciencia y Vida

Pedro Duque: el ministro que quiere volver al espacio

El astronauta ha destacado por su ironía contra las pseudociencias y la necesidad de aumentar los fondos en investigación

logo
Pedro Duque: el ministro que quiere volver al espacio
Pedro Duque, como Astronauta de la Agencia Espacial Europea (ESA) en una imagen de enero de 2018

Pedro Duque, como Astronauta de la Agencia Espacial Europea (ESA) en una imagen de enero de 2018 ESA

Resumen:

Pedro Duque Duque, segundo astronauta nacido en España, dijo hace algo más de ocho meses que estaba listo para volver al espacio. También que los humanos deberíamos ir a Marte sin pasar por la Luna. España, en este tiempo, se ha convertido en un territorio marciano, al menos en el ámbito político. Quizás por eso ha decidido aceptar el cargo de ministro Ciencia, Innovación y Universidades que Pedro Sánchez le ha ofrecido. Un macroministerio que aglutina las, hasta ahora, varias secretarías de estado.

Pedro Duque (Madrid, 14 de marzo de 1963), de familia extremeña, tuvo por antepasado a un hombre que construyó unas alas artificiales, a finales del siglo XVI. Según crónicas de la época, se lanzó con ellas, con mortal resultado, desde la torre de la catedral de Plasencia de la que fue tallista. Su descendiente en el siglo XX tuvo más éxito volando. Duque se licenció en ingeniería aeronáutica en 1986 con una nota media de 10.

Ese mismo año empezó su relación con la Agencia Espacial Europea (ESA). Destinado a Alemania, superó el cliché español del emigrante de los sesenta y se presentó a las pruebas de la entidad para hacer labores de astronauta.

En 1992, fue seleccionado en uno de los concursos que ha realizado dicha agencia para buscar personas que puedan desarrollar la labor de astronauta. “Alguna vez vi el aterrizaje en la Luna. Como todos los niños quería ser astronauta y me decían: bueno, tú español difícilmente lo vas a conseguir, pero el país ha cambiado bastante en muchos casos para mejor”. Estas palabras las pronunció hace tan sólo una semana.

Se entrenó para volar entre los dos bloques que se disputaban los cielos: La Ciudad de las Estrellas de Rusia y los Estados Unidos. En 1998 consiguió su sueño: una misión en el transbordador Discovery supervisando un módulo de la ESA. Fueron nueve días, los primeros de una larga carrera vinculada al espacio (más desde la Tierra que desde las alturas) que no lo alejó de España.

Doctor Honiris Causa por la UPV, en su discurso dejó patentes algunas de las claves de por dónde debería ir la universidad española. Fue Director de Operaciones del USOC en España,  y director general de Deimos (vinculada a Francisco Javier Martínez de Irujo), una empresa vallisoletana encargada de desarrollar el primer satélite español de observación de campos, bosques y seguimiento de incendios. Conoce bien el mundo empresarial en torno a la innovación.

Multiplicar los presupuesto por tres

En 2011 volvió a la ESA, donde era, hasta ahora, responsable de las operaciones europeas de la Estación Espacial Internacional. Desde allí siempre fue crítico con la falta de visión de los gobiernos en cuanto al impulso que para la tecnología y economía suponen las misiones tripuladas.

A raíz de las intenciones estadounidenses de ir a Marte, señalaba a Efe: “A ver si con esto Europa despierta y se coloca al nivel que le corresponde en vuelos tripulados [y con ellos] más probabilidad de que hubiera un español”.

Buen conocedor de los engranajes burocráticos de la administración, Duque ha señalado en más de una ocasión que haría falta multiplicar casi por tres los presupuestos públicos en ciencia e investigación “para salir del hoyo”.

Preocupado por la fuga de talento, según afirmaba Duque a finales de mayo, el nuestro es un país contribuyente al desarrollo espacial con un nivel “bastante razonable”, aunque “no es el que correspondería con la riqueza del país, pero sí que hay una serie de industrias que han sabido colocarse en nichos tecnológicos y son varios miles de personas las que trabajan en la industria del espacio”, tal y como recogía Efe tras la inauguración de la exposición sobre la exploración a Marte que acoge el Museo de las Ciencias de Valencia.

Con el nombramiento de Duque, Sánchez redondea un gabinete lleno de elementos simbólicos y técnicos. Quizás el astronauta sea el elemento más mediático. Entre los frentes que tendrá que abordar, un pacto nacional por la I+D+i. En este sentido, podría ser puente entre la iniciativa pública y la inversión privada.

Al conocerse la noticia, el astronauta ha reaccionado en Twitter citando a Forges y recordando a su madre. Aunque, para parte de la comunidad tuitear (y viajeros del transporte público de Madrid), el primer reto debería ser cambiar la controvertida tarjeta de transporte. Aunque quede lejos de las competencias de un ministro, puede que el sistema la complejidad de sistema tarifario madrileño sea cosa de astronautas:

El Mundo Today lo hizo ministro en 2016

Dentro de este mundo marciano que le ha tocado vivir a Duque, la web satírica El Mundo Today ya anticipó que el astronauta sería ministro. Creó una lista ficticia de ministrabais, y en esa enumeración incluyó a Pedro Duque como responsables de Exteriores.

“El presidente Rajoy pretende dar un golpe de autoridad con este nombramiento, pues nadie ha estado más al Exterior que el astronauta”, apuntaban desde la sección España Today. Entre sus compañeros de gabinete, John Cobra en Defensa o El Rubius en Educación y Cultura.

Duque reaccionó en aquel momento con un “¡Hala! ¡Salgo de ministro en la porra de un prestigioso diario! ;-)!”. De esta forma, El Mundo Today empieza a ser visto como los nuevos Simpson en lo que a vaticinios de lo increíble se refiere.