Ciencia y Vida | Tecnología | Tecnología y Gadget

Google Home llega a España… a medias

logo
Google Home llega a España… a medias
Google Home

Google Home DAVID DOMÍNGUEZ

Resumen:

Las prisas nunca son buenas consejeras, ni siquiera cuando eres Google. Demostrado queda tras la presentación en sociedad del Google Home, el dispositivo del hogar con Inteligencia Artificial que el gigante de internet ha puesto a la venta en España desde las 18 horas de la tarde de este martes.

Disponible en la web y en grandes superficies como El Corte Inglés, Media Markt, Fnac o Carrefour, Google Home llega a nuestro país en dos versiones: Home y Mini. El primero es algo más grande, con mejores altavoces y cuesta 149 euros, mientras que el Mini, algo más modesto en cuanto al sonido, se queda en 59 euros.

Los dos aterrizan en España todavía verdes. La tecnología está ahí y tiene un potencial evidente, pero aún necesita tiempo de desarrollo para cumplir con todo lo que prometo. De momento, la mayoría de aplicaciones funcionan muy por debajo de lo que podrían hacerlo.

Las prisas nunca son buenas consejeras, ni siquiera cuando eres Google. Demostrado queda tras la presentación en sociedad del Google Home, el dispositivo del hogar con Inteligencia Artificial que el gigante de internet ha puesto a la venta en España desde las 18 horas de la tarde de este martes.

Disponible en la web y en grandes superficies como El Corte Inglés, Media Markt, Fnac o Carrefour, Google Home llega a nuestro país en dos versiones: Home y Mini. El primero es algo más grande, con mejores altavoces y cuesta 149 euros, mientras que el Mini, algo más modesto en cuanto al sonido, se queda en 59 euros.

Los dos aterrizan en España todavía verdes. La tecnología está ahí y tiene un potencial evidente, pero aún necesita tiempo de desarrollo para cumplir con todo lo que prometo. De momento, la mayoría de aplicaciones funcionan muy por debajo de lo que podrían hacerlo.

Un ejemplo: la sincronización del Google Home con un reproductor Chromecast conectado a una televisión es muy buena y no presenta problemas. Con un simple “ok, Google. Pon La Casa de Papel en Netflix” tendremos el siguiente capítulo de la serie en la televisión. ¿El problema? No se podrá elegir un capítulo en concreto y estaremos limitados a continuar donde lo dejamos en la anterior reproducción.

Otro: Google Home entiende perfectamente el castellano, incluso cuando hay un fuerte acento de por medio, pero hay que hablarle de forma literal cuando le damos una orden para reproducir, por ejemplo, algo en Spotify. “Ok, Google. Pon Miles Davis en Spotify”, y el nombre del cantante habrá que decirlo como suena y no con la pronunciación correcta en inglés.

Ninguno de los dos miembros de la familia Home reconoce más de una cuenta de Google. A la espera de nuevas actualizaciones y mejoras en el software, sólo podremos registrar un perfil por dispositivo, aunque sí será capaz de reconocer hasta a seis personas diferentes.

La tecnología con la que lo consigue es Voice Match, con la que Google Home será capaz de diferenciar a personas diferentes según su tono de voz. A priori no es algo que sirva para paliar de forma definitiva la incompatibilidad de perfiles, pero es un primer paso importante para que no tarde demasiado en llegar algo así.

Buen sonido y rápida respuesta

Por supuesto, no todo son malas noticias. Google Home cumple, más que de sobra, en el aspecto del audio. Tanto la versión grande como la más pequeña, esta con algo más de modestia, llenan sin problema la habitación y se puede escuchar desde cualquier parte de la casa.

Tiene un volumen muy alto tanto para la voz del asistente, femenina y que no se puede cambiar, y para la reproducción de música o audio. También a la hora de leernos las noticias -podemos elegir los medios de comunicación en la configuración- la voz es clara y, en este caso sí, será diferente a la estándar.

Google Home en casa

Google Home en casa

La forma de interactuar con el Google Home es bastante sencilla y la respuesta es rápida. La inversión en Inteligencia Artificial y Machine Learning sí que esta dando sus frutos en este caso para Google, que no tiene mucho que envidiar a sus competidores.

Las conexiones con otros productos inteligentes del hogar también son fáciles. Los juegos de bombillas o enchufes compatibles -en superficies como Ikea no son especialmente caros y cumplen perfectamente- ayudan a crear un hogar conectado con el que pedirle al Google Home que apague o encienda la luz o que regule la temperatura si tenemos uno de los termostatos de firmas como Nest.

No tendremos problemas a la hora de instalarlo ni de configurar cualquier dispositivo compatible. En el caso del Chromecast de Google sólo tendremos que utilizar una aplicación en el teléfono -sin importar si es Android o iOS- una sola vez, con lo que luego podremos olvidarnos del smartphone y controlarlo todo por voz.

Llegada ¿precipitada?

Al Google Home, como decíamos, le ha faltado tiempo para ser un producto redondo, pero es que Google lo ha precipitado todo para pelear por el mercado español. El movimiento es claro: los asistentes inteligentes del hogar son un producto del que sólo se tiene uno.

En una familia puede haber muchos móviles, varias televisiones e incluso un par de ordenadores o consola, pero todo apunta a que sólo habrá un Google Home. Por eso, el gigante de Montain View debía adelantarse al desembarco en España del Amazon Echo, que es inminente.

Familia Google Home

Familia Google Home

La competición con el producto de Amazon, con una Alexa que todavía lleva algo de ventaja a nivel global, va a ser encarnizada y por eso Google quiere, lo primero, poner uno de sus dispositivos en los hogares españoles y, una vez que ya los han colocado, preocuparse por mejorarlo poco a poco con actualizaciones del software.

También cuentan con la ventaja de que el sistema operativo de la inmensa mayoría de los teléfonos españoles es Android, y cuentan con que el usuario querrá quedarse dentro del universo del sistema operativo de Google.

Está claro que los dispositivos como el Google Home son el futuro de los hogares. El buscador ha querido adelantarse a sus rivales con un producto por hacer, que va a dejar con ganas de mucho más a los exigentes pero que será un punto de partida desde el que empezar. Ok, Google.