// TODO: Revisar qué hace the_post_thumbnail_creditos

El CEO de Apple, Tim Cook, en la presentación del nuevo iPad Pro. EFE

Tecnología y Gadget

Un iPad… ¿hecho iPhone?

Con el Steve Jobs Theatre todavía oliendo a nuevo, Apple ha decidido trasladarse hasta la otra punta de Estados Unidos para reinventar dos de sus productos de referencia: el iPad Pro y el MacBook Air.

El Howard Gilman Opera House, el gran auditorio de la Academia de Música de Brooklyn, ha sido el lugar elegido para que, una vez más, Tim Cook suba al estrado y muestre al mundo porque Apple es lo que es, y porque sus acciones valen lo que valen.

El iPad y el MacBook Air eran hasta ahora productos del segundo escalón dentro del catálogo de la compañía, viviendo por detrás y a la sombra del todopoderoso iPhone, que todo lo abarca. Sin embargo, Apple ha decidido darles luz propia con una renovación que, ambos dispositivos, pedían a gritos.

Quizás esa reinvención era menos necesaria en un iPad que ya recibió un buen empujón el pasado mes de abril, pero sí que se hacía absolutamente necesaria en los MacBook Air, que estaban recibiendo muy poco cariño en un momento en el que Apple dedicaba más recursos a su línea de ordenadores portátiles.

iPad Pro: pantalla y potencia

El rumbo del iPhone desde la presentación el año pasado del modelo del décimo aniversario, con la pantalla sin bordes, está bien definido. Ha sido alabado por los analistas, por los consumidores e incluso por la competencia, que ha copiado en masa el diseño, ceja incluida.

Si en el teléfono funciona, ¿por qué no iba a hacerlo en la tableta? Por eso los ingenieros de Cupertino han decidido hacer un iPad Pro que es, grosso modo, un iPhone Xs gigante, con todas las virtudes que han hecho destacar al smartphone: pantalla infinita sin bordes sin bordes por fuera, y un chip A12X Bionic que es pura potencia por dentro.

La reducción al mínimo de los bordes, con las esquinas redondeadas, ha hecho que el iPad no cambie su tamaño, pero sí aumente las pulgadas del panel frontal. Así, el nuevo iPad Pro de 11 pulgadas es igual en tamaño al de 10,5 pulgadas de la generación anterior, mientras que la versión gigante, de 12,9 pulgadas, tiene ahora un 25% menos de volumen y es igual de grande que un folio.

Siguiendo con la línea marcada por el iPhone, el nuevo iPad Pro destierra el botón home y, con él, el habitual Touch ID que ahora deja paso al reconocimiento facial del Face ID. El manejo a la hora de controlar aplicaciones o volver atrás será similar al teléfono, deslizando el dedo desde abajo hasta arriba.

Además de la reinvención en el diseño, el iPad Pro lleva en su interior el nuevo chip A12X Bionic, que es un 90% más rápido que el procesador que vestía la generación anterior. Según los expertos de Apple, es más rápido que el 92% de los portátiles vendidos en los últimos 12 meses.

La tableta de Apple también se pasa al USB-C, abriendo así las posibilidades de conexión con otros dispositivos de otros fabricantes, y da la bienvenida a un nuevo Apple Pencil, un complemento más útil de lo que parece y que ahora tendrá carga inalámbrica sólo con acercarlo al iPad.

Disponible desde este mismo martes, el iPad Pro de 11 pulgadas tendrá un precio de 879 euros en su versión más básica, mientras que el de 12,9 pulgadas costará 1.049 euros.

Por fin, MacBook Air

Tras años de espera, casi como si se hubieran olvidado de él, el MacBook Air tiene por fin una nueva actualización. Como ya apuntaban las filtraciones, el portátil más fino de Apple tiene una nueva versión porque “era hora de llegar más allá”, como ha explicado el propio Tim Cook, CEO de la compañía.

El CEO de Apple Tim Cook, en la presentación de este martes. EFE

Entre las principales novedades del notebook con la manzanita en el reverso está pantalla retina, que es capaz de sostener cuatro millones de píxeles en sus 13,3 pulgadas, un tamaño que no ha cambiado y que se mantiene fiel a su concepción. Como ya es costumbre, los bordes también se han reducido y se ha ganado espacio suficiente para reducir el volumen del ordenador hasta un 15%.

Sí que llega el Touch ID, como herramienta de desbloqueo y de identificación con hueco propio en la parte superior derecha del dispositivo. Será la forma de desbloquear el MacBook Air, que además tiene un nuevo teclado más sensible y mejor iluminado, con la esperanza de desterrar ya los problemas que suele darle a Apple esta parte de sus ordenadores.

A nivel estético los cambios son poco apreciables, más allá de que todo el dispositivo está fabricado en aluminio 100% reciclado, pero en el interior sí que hay un buen empujón en cuanto a la potencia con un SSD que es un 60% más rápido.

Esa reducción en los bordes de la pantalla han ayudado a hacer que uno de los portátiles más ligeros del mercado se haga aún más ligero. El nuevo MacBook Air pesa 1,24 kilos, y es un 10% más fino que la generación anterior.

Como el iPad Pro, ya está disponible para su compra, aunque los usuarios no lo tendrán en sus casas hasta el próximo 7 de noviembre. El precio en España será de 1.349 euros para la versión más básica.

logo
Un iPad… ¿hecho iPhone?