Internacional

La petrolera estatal argelina amenaza con revisar exclusivamente los precios del gas con España

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés, y el presidente de Sonatrach, Toufik Hakkar.

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés, y el presidente de Sonatrach, Toufik Hakkar.

La petrolera estatal argelina Sonatrach se ha comprometido este viernes a mantener los precios con sus socios europeos, no así con España. La compañía no descartar revisar los precios con su cliente español, la multinacional Naturgy, en plena crisis diplomática entre ambos países por el cambio de posición española en el contencioso del Sáhara Occidental.

«Desde el comienzo de la crisis en Ucrania, los precios del gas y del petróleo se han disparado. Argelia ha decidido mantener unos precios contractuales relativamente correctos para todos sus clientes. Sin embargo, no se descarta un recálculo de precios con nuestro cliente español», ha declarado el director ejecutivo de la compañía pública argelina, Toufik Hakkar, en un despacho de la agencia de noticias gubernamental APS.

Sonatrach es el propietario y operador del gasoducto desde los campos de gas Hassi R’Mel hasta Beni Saf en la costa argelina. La decisión es la primera reacción pública de la empresa desde la filtración de la carta de Pedro Sánchez dirigida al rey de Marruecos, Mohamed VI, el pasado 18 de marzo. En enero la española Naturgy prorrogó su acuerdo con Sonatrach hasta 2030. Un días después de la publicación de la misiva que respalda el plan de autonomía marroquí para la ex colonia española, el Gobierno argelino llamó a consultas a su embajador en Madrid.

Desde Argel se subraya, además, que los contratos actuales entre Argelia y España se firmaron en un contexto en el que los precios del gas eran bajos. Recuerdan, asimismo, que la parte española se negó a renovar los contratos a largo plazo, optando por los de medio plazo. La situación ha cambiado radicalmente por la dependencia energética al gas ruso de algunos países europeos.

En el contexto surgido de la invasión rusa de Ucrania, la Unión Europea trata ahora de reducir su dependencia energética a Moscú. Y Argelia aparece en todas las quinielas. Argel ha sido contactado para compensar el suministro de gas ruso. El país árabe cuenta con dos gasoductos que conectan sus yacimientos de gas directamente con Italia y España. También existe la vía de los buques de transporte de Gas Natural Licuado.

Con el ritmo de nuestras exploraciones, nuestras capacidades se duplicarán en cuatro años

Sonatrach se muestra escéptica con sus posibilidades, limitadas, de reemplazar al gas procedente de suelo ruso. «En este momento tenemos algunos miles de millones (de metros cúbicos adicionales) que no pueden sustituir al gas ruso. Por otra parte, con el ritmo de nuestras exploraciones, nuestras capacidades se duplicarán en cuatro años, lo que sugiere perspectivas prometedoras con nuestros clientes europeos», ha avanzado Hakkar.

La empresa argelina pronostica, no obstante, que 2022 será un año prometedor gracias al hallazgo de nuevos campos petrolíferos. «Durante estos tres primeros meses, Sonatrach ha realizado tres nuevos descubrimientos de petróleo. Entre estos tres nuevos hallazgos, se produjo uno importante en la región de Touggourt. Se trata de un yacimiento estimado en mil millones de barriles», ha recalcado el director ejecutivo. Sonatrach tiene previsto invertir 40.000 millones de dólares en los próximos cuatro años en exploración, prospección y producción.

El anuncio de Sonatrach llega en una semana especialmente intensa, en la que diplomacia argelina ha estrechado lazos con Italia, el país europeo que aspira a sustituir a España como el socio energético del país árabe. Roma acaba de firmar un “diálogo estratégico” con Argel, con una hoja de ruta cristalina. “Italia considera a Argelia un socio estratégico integral con el que Italia pretende seguir reforzando la cooperación política y económica, con especial atención a las cuestiones energéticas”, subrayó el ministerio de Asuntos Exteriores italiano en un comunicado.

España tiene en Argelia a su principal suministrador de gas. El año pasado el 45 por ciento de las importaciones españolas de gas procedían del país árabe. Un posición estratégica amenazada ahora por el interés creciente de Italia, que busca reducir su dependencia gasística con Moscú, de la que proviene hasta el 43 por ciento de sus compras internacionales, en plena invasión rusa en Ucrania.

Te puede interesar

Comentar ()