Internacional

Francia interviene en la crisis Argelia-España y apela al "diálogo"

Sánchez recibido por Macron a su llegada a la cumbre de Versalles EFE

Argelia y Francia han hablado este lunes de un vecino común, España, y de la crisis abierta a propósito del cambio de posición española en el contencioso del Sáhara Occidental. Los ministros de Exteriores de ambos países han mantenido una llamada telefónica en la que las maltrechas relaciones entre Argel y Madrid ha sido uno de los asuntos claves.

La conversación entre Catherine Colonna, ministra para Europa y de Asuntos Exteriores de Francia, y su homólogo argelino, Ramtane Lamamra, ha convertido los lazos diplomáticos de un tercer país en su principal motivo de discusión. «Han hablado sobre los últimos acontecimientos en las relaciones argelino-hispanas. La ministra subrayó su profundo apego a las buenas relaciones entre los socios europeos y nuestros vecinos de la orilla sur del Mediterráneo y su confianza en que el diálogo nos permitirá superar los retos comunes», desliza el comunicado de la diplomacia gala.

Las escuetas declaraciones son un reconocimiento por parte de París de su implicación en la crisis diplomática que la semana pasada sumó a la retirada del embajador argelino en Madrid, acaecida en marzo, la suspensión del tratado de Buena Vecindad y la congelación de las operaciones de comercio exterior con España. Fuentes de Exteriores español consultadas por El Independiente insisten en que los cauces de comunicación con Argel se mantienen abiertos. Y, como prueba, mencionan dos hechos: La legación diplomática española en la capital argelina sigue funcionando con normalidad y el embajador continúa trabajando en Argel.

Francia y Argelia también han discutido este lunes otras crisis regionales, Malí y Libia, «donde la cooperación entre nuestros dos países resulta fundamental», recalca el comunicado de Exteriores francés. La conversación telefónica es el primer encuentro entre ambos ministros desde el nombramiento de Catherine Colonna como ministra el pasado 20 de mayo en sustitución de Jean-Yves Le Drian.

El Gobierno galo, no obstante, presume de sus buenas relaciones con el país magrebí. «Ambos ministros han afirmado su voluntad de continuar la dinámica positiva de las relaciones bilaterales entre Francia y Argelia, en todas sus dimensiones», subraya la nota. Unos lazos que tratan de superar un pasado traumático. En esta línea, el pasado domingo el embajador galo en Argelia reafirmó la voluntad de Emmanuel Macron de «eliminar todos los obstáculos y barreras al acercamiento y la cooperación entre ambos países». Argel reconoce que las relaciones entre Argel y París se hallan en una «dinámica ascendente de apaciguamiento».

Precisamente el ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel Albares, se reunió la semana pasada con Colonna, antes de que se conocieran las medidas adoptadas por Argel. «Tenemos un profundo interés por mejorar las interconexiones entre Francia y España. La guerra de Ucrania ha puesto de relieve la necesidad de que Europa mejore su independencia energética y España podría aliviar una parte de las dificultades de suministro», declaró Albares en París.

La intervención de Francia coincide con el apoyo escenificado este lunes por Alemania e Italia. La primera y más contundente muestra de ese respaldo a la diplomacia argelina la ha firmado Katja Keul, secretaria de Estado de Asuntos Exteriores de Alemania, de visita oficial en Argel esta semana. “Argelia es un actor importante en la resolución de los conflictos regionales en el norte y oeste de África. Por lo tanto, resulta importante para mí intensificar el diálogo político con los funcionarios argelinos”, ha declarado Keul, vinculada políticamente a Los Verdes.

Acompañada por una delegación de empresarios, la política alemana ha buscado estrechar los lazos en materia energética en una coyuntura marcada por la invasión de Ucrania y la dependencia de Berlín al gas ruso. «La infraestructura solar y energética de Argelia junto a la tecnología alemana pueden ofrecer el hidrógeno verde del futuro», ha manifestado Keul. «La energía verde nos hace más independientes. En el futuro, la energía fósil ya no podrá utilizarse como medio de ejercer presión política», ha agregado.

Por su parte, Exteriores italiano ha informado este lunes de los preparativos de la cumbre intergubernamental con Argelia que se celebrará el próximo mes, en mitad de un fortalecimiento de las relaciones políticas y económicas entre ambos países. Según un escueto comunicado, el secretario general del ministerio y el embajador argelino en Roma han abordado “la situación en el Mediterráneo, las consecuencias de la guerra en Ucrania, la energía y la seguridad alimentaria”.

Te puede interesar

Comentar ()