Europa | Internacional LA ELECCIÓN DEL NUEVO PRIMER MINISTRO BRITÁNICO

La renuncia de Boris Johnson deja el camino despejado para que Sunak suceda a Truss

"No puedes gobernar de forma eficaz a menos que tengas un partido unido en el Parlamento", dice el ex premier

Boris Johnson a su vuelta al Reino Unido

El ex primer ministro británico Boris Johnson a su regreso al Reino Unido desde el Caribe. EUROPA PRESS

Boris Johnson se retira dela carrera por el 10 de Downing Street. El ex ministro del Tesoro Rishi Sunak, de 42 años, es quien se perfila como sucesor de Liz Truss, forzada a dimitir el pasado jueves por el caos generado por su plan financiero. Sunak, de origen indio, ha presentado su candidatura y cuenta con el apoyo de unos 155 diputados, según los medios británicos. Boris Johnson renuncia, aunque oficialmente aún no se había presentado, porque no contaría con un grupo parlamentario unido detrás. Sunak ha dicho en un tuit que espera que el ex premier «siga contribuyendo a la vida pública en el Reino Unido y en el extranjero».

El ex primer ministro Boris Johnson mantiene que cuenta con 102 diputados de su parte y que se ve con posibilidades con vistas a la victoria en 2024 pero reconoce que le resultaría difícil gobernar con el grupo parlamentario fragmentado. Este fin de semana ha mantenido reuniones con Rishi Sunak y Penny Mordaunt, pero no ha logrado que ninguno de los dos renuncie a competir o apoye una candidatura de unidad, posiblemente bajo su liderazgo.

Todo candidato necesita el apoyo de al menos 100 diputados de los 357 del grupo parlamentario conservador para presentarse a la votación de este lunes. Mordaunt está lejos de ese mínimo, ronda los 30, así que es probable que este lunes Rishi Sunak, si es el único con más de 100 diputados de su parte, sea proclamado líder del Partido Conservador y suceda a Liz Truss en el 10 de Downing Street.

En el comunicado, Boris Johnson asegura que se retira porque le parece que es lo correcto, a pesar de que han sido muchos diputados y miembros del partido los que le han animado a competir por el liderazgo tory. Sigue viéndose como un vencedor, con posibilidades de ganar en 2024, pero «no puedes gobernar de forma eficaz a menos que tengas un partido unido en el Parlamento».

Efectivamente su candidatura estaba fracturando aún más al Partido Conservador. «Creo que tengo mucho que ofrecer pero me temo que no es el momento adecuado», concluye. El comunicado es Boris Johnson en su esencia: se sacrifica por el bien del partido y de la nación, si bien hay dudas serias de que tuviera los 100 diputados necesarios para presentar la candidatura. Aún así, tal y como se expresa, no se descarta que en un futuro lo vuelva a intentar.

Sunak ha escrito un tuit al conocerse la retirada de Boris Johnson. «Consiguió el Brexit y el gran despliegue de vacunas» y «dirigió a nuestro país a través de algunos de los retos más difíciles a los que nos hemos enfrentado, y ha plantado cara a Putin por la invasión de Ucrania». Ha añadido: «Nosotros siempre le estaremos agradecidos. Espero de verdad que siga contribuyendo a la vida pública en casa y en el extranjero».

Boris Johnson estaba en República Dominicana con su esposa Carrie Symonds y sus dos hijos cuando Liz Truss se vio forzada a dimitir el jueves tras varios días de caos en el partido, y con el país en una gravísima crisis económica. Boris Johnson sigue siendo diputado. Sorprende que estuviera de vacaciones en un momento tan excepcional para el país.

Cuando el jueves Liz Truss presentó su renuncia, después de que la víspera en el Westminster fuera evidente cómo había perdido toda autoridad política, la oposición pidió elecciones anticipadas. Laboristas, liberaldemócratas, verdes y nacionalistas escoceses creen que es hora de que el pueblo se manifieste en las urnas. Hay una petición popular en curso con más de 860.000 firmas. Sin embargo, los conservadores, hundidos como nunca antes en los sondeos, no las van a convocar. Pueden cambiar a su líder y al primer ministro sin necesidad de recurrir a la votación popular.

Stop Johnson

Los medios dudan que Boris Johnson tuviera realmente el centenar de diputados, ya que ninguno había logrado confirmar estos apoyos. Si conseguía superar este umbral, se habría enfrentado probablemente a su antiguo ministro del Tesoro Rishi Sunak. En el grupo parlamentario Sunak cuenta con más simpatías pero si las bases llegaban a votar, Boris Johnson habría tenido serias opciones de volver.

El problema es que no goza de un apoyo sólido en el grupo parlamentario y además tiene pendiente el resultado de una investigación parlamentaria sobre su comportamiento en el Partygate. De este modo, su segunda oportunidad en el 10 de Downing Street empezaría ya con la amenaza de que persistiera el caos en el partido y que la investigación volviera a dejarle en evidencia.

Boris Johnson contaba con el apoyo firme del ministro de Empresas, Jacob Rees-Mogg, el ministro de Exterior, James Cleverly, y del titular de Defensa, Ben Wallace, entre otros. Sin embargo, también son muchos los detractores en el grupo parlamentario y en el gobierno saliente. Según Beth Rigby, corresponsal política de Sky News, fuentes cercanas a Boris Johnson subrayan que es precisamente por esta animadversión dentro del partido por lo que ha decidido retirarse. Aunque tuviera un tercio a su favor, dos tercios estarían en su contra.

Steve Baker, ministro para Irlanda del Norte, ha expresado su apoyo a Rishi Sunak porque formará «un gobierno competente, capaz y profesional en el que podremos confiar». A su vez, ha dicho que la vuelta de Boris Johnson al 10 de Downing Street sería un desastre anunciado. Su gobierno estaría «destinado a implosionar».

Fue precisamente la renuncia de Rishi Sunak como ministro del Tesoro lo que supuso la puntilla para Boris Johnson en julio pasado. Sunak compitió por el liderazgo y ganó en la votación de los diputados pero los miembros del Partido Conservador dieron su apoyo por un margen escaso a Liz Truss.

Rishi Sunak, nieto de indios del Punjab que emigraron a Africa Oriental, cuenta a su favor su competencia económica. Al frente del Tesoro tuvo una gestión exitosa durante la pandemia y promovió ayudas a las empresas y los ciudadanos más afectados. Advirtió de la locura que suponía poner en marcha el plan que proponía Truss de bajada de impuestos y aumento de gastos.

Al anunciar su candidatura, Sunak ha dicho que su objetivo es la recuperación de la economía británica. Si la gestiona como la suya (su fortuna es mayor que la del rey Carlos III, hay esperanza.

Te puede interesar

Comentar ()