Internacional

ENTREVISTA | Gitanas Nausėda, presidente de Lituania

"Cortar el suministro de gas ruso es una cuestión de voluntad política. España tiene alternativas y debe usarlas"

Vilna (Lituania)

El presidente de Lituania, Gitanas Nausėda, en una visita reciente a Ucrania.

El frío polar desaparece cuando se cruza la puerta del palacio presidencial de Lituania. Un laberinto de pasillos en pleno corazón de Vilna, la capital de un país báltico fronterizo con Rusia. «Algunos países no sólo están muy lejos del 2% de presupuesto militar pactado en la cumbre de la OTAN, sino también muy lejos de Rusia«, replica el presidente de Lituania, Gitanas Nausėda, en una entrevista con El Independiente.

Nausėda, de 58 años, recorre el palacio desde hace tres años. Economista y banquero, fue director de política monetaria del Banco de Lituania y posteriormente economista jefe y presidente del banco privado local SEB, una subsidiaria de una compañía sueca. Con parte de su formación cursada en Alemania, Nausėda arrasó en las elecciones presidenciales de 2019, a las que concurrió como independiente. De trato exquisito, lidera un bloque, el de los países bálticos, que exige más contundencia contra la amenaza del Kremlin desde el inicio de la invasión a gran escala de Ucrania el pasado febrero.

«Tanto Kaliningrado como Bielorrusia suponen una mezcla muy peligrosa geopolíticamente. Y por eso tenemos que ser conscientes de ello», advierte el presidente. «Ésta es la razón por la que todo el tiempo estoy pidiendo a nuestros aliados la necesidad de prestar más atención a esta región, Bielorrusia y la región de Kaliningrado y el corredor de Suwałki. En caso de intervención, podría ser uno de los objetivos», agrega.

Pregunta.- En la cumbre de la OTAN en Madrid el enclave ruso de Kaliningrado fue uno de los asuntos más calientes. ¿Cómo está hoy la situación?
Respuesta.- La situación sigue siendo complicada, y vemos que hay algunos esfuerzos para aumentar la presencia de Rusia allí. Así que, por un lado, se ha producido la retirada de tropas porque algunos soldados han sido enviados a los campos de batalla en Ucrania. Pero, por otro lado, tenemos informaciones de que existen fuerzas militares adicionales desplegadas recientemente en la región. Independientemente de lo que suceda, la zona seguirá siendo una fuente adicional de tensiones.

Lituania apoya la política de sanciones muy restrictivas hacia Rusia y presionamos para que se apliquen medidas aún más estrictas tras los recientes desarrollos del conflicto

P.- Esta misma semana han entrado en vigor nuevas restricciones a los bienes rusos a su paso por Lituania…
R.- La situación está, por supuesto, bajo un control muy estricto de la Unión Europea y nos gustaría evitar cualquier tipo de luz verde para las mercancías rusas. Así que esta es la razón por la que la aplicación de estas restricciones proceden de las sanciones impuestas por la UE. Puede provocar razones adicionales de insatisfacción de la parte rusa, pero es una política comunitaria. Según la información de la que disponemos, Rusia trata de utilizar todos los canales de transporte alternativos para enviar mercancías a Kaliningrado, a través del mar Báltico. Es una decisión del Gobierno ruso y son libres para emplear rutas alternativas. Suponen un coste mayor para ellos. Cada sanción debe ser impuesta para detener la guerra en Ucrania. Y todas son buenas para resolverlo. Por eso Lituania siempre apoya la política de sanciones muy restrictivas hacia Rusia y presionamos para que se apliquen medidas aún más estrictas tras los recientes desarrollos del conflicto.

P.- ¿Le preocupa una oleada de migración procedente de Kaliningrado?
R.- Tenemos razones naturales para no tener miedo porque tenemos un sistema de vigilancia muy bueno a través de la frontera de Kaliningrado. Esta es la razón por la que tenemos menos miedo que si hablamos de la frontera bielorrusa, pero es cierto que al construir una verja somos capaces de controlar el borde. Hay algunas señales de que podría haber otros posibles ataques híbridos en la frontera de Kaliningrado. Probablemente Polonia es uno de los países más expuestos a este tipo de posibles ataques híbridos. Los rumores no han sido confirmados hasta ahora, pero tenemos que prestar la máxima atención y ser muy cuidadosos con esta frontera porque geopolíticamente es una zona muy caliente y debemos ser conscientes de ello.

P.- ¿De qué información dispone sobre la situación interna en Kaliningrado?
R.- Desgraciadamente, vemos que hay cierta presión sobre las minorías lituanas. Alguna gente no se siente bien debido a la atmósfera psicológica bastante oscura que reina en esa zona. Se han registrado algunas acciones dirigidas contra las minorías lituanas, pero no tenemos ninguna información sobre posibles amenazas e intimidaciones a estas personas. La movilización parcial de civiles en la Federación Rusa creó algunas motivaciones para abandonar el país. Y Kaliningrado probablemente no sea una excepción, pero no vemos ningún movimiento masivo de gente a través de la frontera. Y hasta ahora las autoridades lituanas han dejado muy claro que la decisión individual de no formar parte de esta movilización no significa que puedan entrar libremente en el territorio de Lituania. Esto es muy importante de mencionar. No va a haber luz verde generalizada sino en casos concretos que deben ser analizados y estamos dispuestos a hacerlo.

Presidente de Lituania, Gitanas Nausėda, reunido recientemente en Kiev con su homólogo ucraniano Volodímir Zelenski. PRESIDENCIA DE LITUANIA

P.- Moscú les acusa de haber provocado un bloqueo de Kaliningrado. ¿Le inquietan las posibles represalias?
R.- Nadie tenía intención de aplicar un bloqueo y todos esos rumores que apuntan hacia eso deben ser considerados desinformación. Por otro lado, sabemos muy bien lo que Rusia está haciendo todos los días. Tenemos que resistir. Tenemos que entregar información confiable sobre las intenciones de la Unión Europea aquí y es lo que estamos haciendo.

Las decisiones tomadas en la cumbre de la OTAN en Madrid tienen aún que ser implementadas. Estamos deseando que se haga

P.- Hablemos de la cumbre de la OTAN del pasado junio en Madrid. ¿Es la organización más fuerte hoy que entonces?
R.- Lo creo sí. La OTAN es más fuerte que antes gracias a las decisiones que se tomaron en la cumbre de Madrid. Son muy importantes políticamente, especialmente para el flanco oriental de la OTAN. Pero hasta el momento, esas decisiones tienen aún que ser implementadas. Y estamos deseando que se haga. Estamos en estrecho contacto con nuestros amigos de Alemania, que está planeando aumentar la presencia y el despliegue de tropas alemanas aquí hasta el nivel de brigadas. En este proceso se activarán nuestros contactos y nuestra cooperación con la parte alemana.

P.- No se han producido progresos sobre el terreno…
R.- Hay progresos. Hemos visto la llegada de grupos de combate para realizar los ejercicios aquí en Lituania. La presencia final de las tropas alemanas dependerá de nuestra capacidad de acogerlos en el país. Lituania se ha comprometido firmemente a crear toda la infraestructura necesaria para recibir en la medida de lo posible a las tropas alemanas. Y también hemos decidido aumentar nuestro gasto en defensa hasta el 2,5 ciento de nuestro PIB, con la posibilidad de llegar al 3 por ciento. Con dos objetivos: la modernización de nuestro ejército y la construcción de infraestructura para la presencia avanzada de los aliados de la OTAN en nuestro territorio. Ambas decisiones son muy importantes, junto a los sistemas de defensa aérea son críticamente importantes. Estamos muy agradecidos a España por proporcionar esos sistemas a nuestras fuerzas, pero no es suficiente. Necesitamos un sistema de defensa eficaz en los próximos años y debemos encontrar soluciones juntos a nuestros aliados.

P.- Una de las cuestiones de la cumbre fue el aumento del gasto militar. Lituania ha hecho los deberes pero, por ejemplo, España se hallan aún lejos. ¿Qué le pediría?
R.- Algunos países no sólo están muy lejos del 2%, sino también muy lejos de Rusia. Esta es la razón por la que a veces tenemos actitudes un poco diferentes ante esta cuestión. Pero para países como Lituania, Polonia, Letonia o Estonia está bastante claro que tenemos que defender nuestra libertad porque nuestras vidas tienen más sentido que gastarlo en cualquier otra cosa. En primer lugar, la seguridad nacional es la prioridad número uno y sólo después vienen todos los temas. Y espero, especialmente después de que estallara la guerra en Ucrania, que el compromiso y la comprensión de todos los aliados sobre el peligro haya cambiado un poco. Vemos una mentalidad un poco diferente a la que se tenía antes de esta guerra. Confío en que el debate sobre el posible gasto adicional en defensa sea más fructífero y traiga en general un mayor nivel de gasto en defensa dentro de la OTAN en los próximos años.

Confío en que el debate sobre el posible gasto adicional en defensa sea más fructífero y traiga en general un mayor nivel de gasto en defensa dentro de la OTAN en los próximos años

P.- Hablemos del gas ruso. Muestran con orgullo su independencia del gas ruso. En el caso español, el suministro se elevó por encima del 150 por ciento en octubre. ¿Usted puede entender esto?
R.- No resulta tan fácil romper las conexiones con los proveedores de energía en períodos muy cortos. Lituania comenzó a prepararse para su independencia de las fuentes de energía rusa hace 20 años. Construimos la primera terminal en 1999 porque sabíamos que tarde o temprano Rusia podría cerrar el oleoducto por razones técnicas y, por cierto, ocurrió varios años después. Este gasoducto no está operativo desde entonces. Hemos construido nuestras conexiones con Escandinavia, Suecia y el Báltico, enlazando el gas con Polonia. Una decisión muy importante que subrayar es la construcción de una terminal de Gas Natural Licuado, que fue probablemente el elemento clave de nuestra independencia energética. Nos permite romper todos los lazos con Rusia y estas políticas no son sólo transparentes sino también sostenibles. Estamos dispuestos a continuar con esta política porque tenemos toda la infraestructura necesaria.

Tal vez otros países tengan dificultades para cubrir sus necesidades y que se produzcan ciertas inconsistencias en las acciones. Para mí, como presidente del país, que está expuesto al 100% a las amenazas rusas, es muy importante que tengamos políticas y un entendimiento comunes sobre la importancia que tiene la independencia energética de las fuentes de energía rusa y la necesidad de aplicar todas las sanciones a Rusia, porque de lo contrario no podremos cambiar el comportamiento ruso y detener la guerra en Ucrania. Así que esta es la razón por la que pido, por supuesto, a nuestros aliados y a nuestros socios de la UE que continúen con esta política y no dudar de la aplicación de las sanciones, porque ahora estamos entrando en una fase crítica de esta guerra.

Hay dos alternativas: que Ucrania gane esta guerra, con todas las consecuencias que eso representa para la paz y la democracia en Europa; o el otro escenario es que Ucrania pierda la contienda, lo que tendría implicaciones trágicas y dramáticas para todos nosotros, no sólo para los países bálticos sino para Polonia. Lo que vemos en estos momentos es la lucha por la libertad en toda la región.

Si algunos países quieren dar prioridad al gas ruso, será una decisión muy controvertida y totalmente contradictoria con las decisiones que hemos tomado en Bruselas

P.- ¿Le haría llegar algún mensaje al presidente Pedro Sánchez sobre el gas?
R.- Somos muy buenos amigos. No sería prudente por mi parte dar ninguna recomendación porque su gobierno conoce muy bien la situación. Pero me gustaría recordar nuestros compromisos con la Unión Europea y el Consejo Europeo, y me gustaría subrayar una vez más que es muy importante seguir siendo coherentes y tener la determinación y continuar con la política de sanciones y los esfuerzos para reducir nuestra dependencia de las fuentes de energía rusas, porque estamos invirtiendo en nuestra libertad y nuestra resistencia e independencia de Rusia, todo eso dará sus frutos en las próximas décadas.

P.- ¿Cómo es posible multiplicar el suministro de gas ruso en mitad de una guerra como ésta? ¿Es falta de voluntad?
R.- Es una cuestión de voluntad política. Y, por supuesto, es una cuestión de decisiones muy concretas para reestructurar el suministro de energía. Sé que España tiene ciertas alternativas para suministrar gas de uno o varios países, y tienen que utilizarlo. Pero si quieren dar prioridad al gas ruso, será una decisión muy controvertida y totalmente contradictoria con las decisiones que hemos tomado en Bruselas.

P.- ¿Cómo terminará está guerra?
R.- Estoy más que seguro de que si continuamos con nuestro apoyo decidido a Ucrania, el país ganará esta guerra, y entonces no habrá un segundo o tercer objetivo para el régimen del Kremlin ruso. Si no, por supuesto, eso significaría muy graves consecuencias y desafíos para la seguridad nacional de todos los países de Europa. Mi visión es que Ucrania vencerá y será el resultado más bienvenido de esta terrible guerra, que fue iniciada por la Federación Rusa.

Las autoridades rusas deben rendir cuentas y ser castigadas por el enorme sufrimiento cometido a la nación ucraniana en todos los sentidos

P.- ¿Acabará en la mesa de negociación o en el campo de batalla?
R.- Podemos asistir a posibles soluciones en la mesa de negociación, pero sin un progreso significativo en el campo de batalla, sería extremadamente difícil no perder la integridad territorial en este tipo de negociaciones porque la Federación Rusa sólo respeta las acciones fuertes. Y si esas acciones son fuertes y contundentes en el campo de batalla, entonces espero que todo vaya bien y que encuentren las soluciones. Lo primero que tienen que hacer es parar esta guerra, pero vamos a mantener la integridad territorial de Ucrania y éste será el resultado más esperado de esta guerra.

P.- ¿Hacia dónde se encamina Rusia y cuál es el destino de Putin?
R.- Es muy difícil predecir cuál será el final de esta política de agresión. Pero para nosotros es muy importante que las autoridades rusas rindan cuentas. Tienen que ser castigadas por el enorme sufrimiento cometido a la nación ucraniana en todos los sentidos. En primer lugar, tienen que financiar la infraestructura civil ucraniana, las instituciones, fábricas y centrales eléctricas destruidas. Tenemos que hablar sobre el uso de los activos congelados a la Federación de Rusia para encontrar algunas soluciones legales que nos permitan emplearlos. Y debemos hacer que haya una rendición del agresor por sus acciones. Se debe establecer un tribunal especial para los crímenes de agresión. Lituania y otros países afines estamos dispuestos a impulsar esta institución porque estamos hablando de los problemas de la agresión y es muy importante que el régimen ruso rinda cuentas.

P.- Tienen una copia de Putin en una prisión de Vilna…
R.- No quiero adivinar cuáles serán los posibles desarrollos en las próximas semanas. Pero en primer lugar, es importante mencionar que la sociedad rusa es la que tiene que abrir los ojos y ver lo que está sucediendo, ver lo brutal que es esta guerra y las implicaciones a largo plazo que traerá a la propia Federación Rusa. Y, de este modo, tal vez un día pase algo en Moscú.

Te puede interesar

Comentar ()