Europa | Internacional

Eva Kaili seguirá en la cárcel por la trama de corrupción del Qatargate

Eva Kaili, la vicepresidenta del Parlamento Europeo imputada por corrupción

La vicepresidenta del Parlamento Europeo, Eva Kaili, en un viaje a Rabat. EFE

Después de dos semanas en prisión, la destituida vicepresidenta del Parlamento Europeo Eva Kaili, a través de sus abogados, ha solicitado salir con un brazelete electrónico, dado que está colaborando con la Justicia, y no hay pruebas de que se haya beneficiado directamente de la trama de corrupción orquestada por el ex eurodiputado italiano Antonio Panzeri con la supuesta implicación de Qatar y Marruecos a cambio de influir en decisiones políticas. Sin embargo, el tribunal de primera instancia de Bruselas que lleva el caso de corrupción, blanqueo de dinero y pertenencia a organización criminal ha dictaminado que Kaili siga un mes más en prisión provisional, como están su pareja, Francesco Giorgi, y el ex eurodiputado italiano Antonio Panzeri.

Los tres pasarán las Navidades en la cárcel. Logró el arresto vigilado el cuarto imputado Nicolo Figa-Talamanca, director de otra ONG que compartía sede con la que dirigía Panseri.

La eurodiputada griega Eva Kaili, que era una de las 14 vicepresidentas del Parlamento Europeo por el grupo de Socialistas y Demócratas hasta que fue destituida por 625 votos a favor, dos abstenciones y uno en contra, lleva en la cárcel desde el 9 de diciembre, cuando fue registrada la vivienda que compartía con su pareja, Francesco Giorgi.

Es Giorgi, como así ha reconocido, quien tenía contacto con su antiguo jefe, Antonio Panzeri, para quien trabajó como asesor parlamentario. Panzeri, después de tres legislaturas, dejó el Parlamento Europeo y fundó Fight Impunity, una ONG que servía como pantalla de las supuestas operaciones fraudulentas. Relacionados con la ONG como miembros honoríficos había ex comisarios como Federica Mogherini o Emma Bonino, que no tenían nada que ver con la trama. Sin embargo, hay más dudas sobre el ex comisario griego Dimitris Avromopoulos, que recibió 60.000 euros anuales de Fight Impunity.

Uno de los abogados de Kaili, André Risopolous, ha dicho ante el Palacio de Justicia: «Ella niega cualquier corrupción». Y ha justificado que no diera más detalles por la investigación en curso. Lo que sí reconoció Eva Kaili hace días, según filtró la prensa italiana, es que entregó la bolsa con el dinero a su padre y que Panzeri era el cerebro de la operación. Otro de sus letrados, el griego Michalis Dimitrakopoulos, ha confirmado la inocencia de su cliente. «Nunca ha sido sobornada», ha insistido.

En casa de Eva Kaili y Francesco Giorgi se encontraron 150.000 euros en efectivo. También se hallaron otros 20.000 euros en una casa de Giorgi en Italia. Giorgi reconoce que el dinero es suyo y que actuó como mediador para Panzeri con Fight Impunity. El ex asesor parlamentario ha pedido que liberen a su pareja para que pueda atender a su bebé, de menos de dos años. Pero la prensa italiana también difunde la versión de que Kaili fue engañada y que se fiaba de Giorgi totalmente cuando le daba explicaciones sobre el dinero, que pertenecería a Panzeri.

La esposa de Panzeri, Maria Dolores Colleoni, y su hija, Silvia Panzeri, estaban al tanto de los tratos del cabeza de familia. De hecho se beneficiaron de los lujosos regalos procedentes de los servicios secretos marroquíes. El fin era influir a favor de Marruecos en cuestiones como el Sáhara, la pesca y la inmigración. La Justicia italiana ha aprobado la extradición a Bélgica de Maria Dolores Colleoni.

La eurodiputada griega ha mantenido en los últimos meses estrechos contactos con las autoridades qataríes, pero ella lo explica debido a que tanto el Alto Representante de Política Exterior y Seguridad, Josep Borrell, y la comisaria del Interior, Ylva Yohansson, habían instado a estrechar las relaciones con Doha. Eva Kaili se entrevistó con el ministro qatarí de Trabajo, Ali bin Samikh Al-Marri, a finales de octubre y a mediados de noviembre dio un discurso ante el Parlamento Europeo en el que dijo que Qatar estaba en la vanguardia en derechos laborales. Este entusiasmo proqatarí despertó la sospechas de los investigadores. Primero fueron servicios secretos de cinco países, que siguen la pista del caso desde 2021, y desde el verano la Fiscalía belga, comandada por Michel Claise, se puso manos a la obra.

La Comisión Europea ha ordenado la revisión de los contactos de Fight Impunity con antiguos comisarios como el griego Avramopoulos. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, afirma que está dispuesta a llegar hasta el final.

En realidad, el caso ha sido posible por la falta de control de la actividad de los europarlamentarios en relación con sus contactos con gobiernos extranjeros. A partir de ahora van a tener que registrar sus reuniones. Sin embargo, aún saldrán más casos, y mientras tanto los enemigos del Parlamento Europeo como el primer ministro húngaro, Viktor Orban, dicen que la única solución para evitar estos casos sería su disolución.

Te puede interesar

Comentar ()