Europa | Política

El antieuropeísta Boris Johnson encabeza la lista de aspirantes a suceder a Theresa May

El ex ministro de Exteriores, que sobre el papel es el favorito, es contrario al Acuerdo del Brexit ya firmado con los 27

El ex ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, tras una reunión con Theresa May.

El ex ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, tras una reunión con Theresa May. EFE

El día ha llegado. La carrera por la sucesión de Theresa May comienza después de una larga espera. Desde que el Acuerdo del Brexit fracasara por 58 votos en la tercera votación, a finales de marzo, cuando debería haberse ejecutado la salida de la Unión, sus días estaban contados. Incluso antes. Pero May se mantuvo firme con la convicción de que podría culminar el Brexit. Ha sido su gran empeño y su gran fracaso. Queda esta misión titánica para quien elijan los conservadores como sucesor o sucesora.

El proceso se inicia el viernes 7 de junio, cuando se hará efectiva la renuncia de May como líder del Partido Conservador. El Comité 1922, que organiza la sucesión, pretende que se haya elegido al nuevo líder antes del receso veraniego, el 24 de julio. Incluso confían en que a mediados de julio ya se conozca el nombre del próximo primer ministro. Ha anunciado que las primeras nominaciones se conocerán oficialmente en la semana que empieza el lunes 10 de junio. Habrá una elección previa en la que participarán los 315 diputados conservadores en la que quedarán dos finalistas. Después decidirán quién será su líder los 124.000 militantes tories.

«Somos plenamente conscientes de que los conservadores no sólo elegimos a la mejor persona para ser nuestro líder sino también al próximo primer ministro del Reino Unidos. Es una responsabilidad solemne, particularmente en un momento tan importante para nuestro país», señala el comunicado del Comité 1922. Los nombres que suenan como favoritos en los medios británicos son los siguientes:

Boris Johnson, el terror de Bruselas

Es quien más claramente ha reconocido su aspiración de liderar el Partido Conservador y quien sobre el papel tiene más posibilidades de convencer a los tories. Alexander Boris de Pfeffel Johnson (Nueva York, 1964) cuenta con un 39% de los apoyos del partido que lideró Margaret Thatcher, a quien le encantaban sus crónicas para el Telegraph cuando escribía como corresponsal desde Bruselas. De esa época se recuerdan sus invenciones anti europeas.

Después de que se aprobara el Brexit, el 23 de junio de 2016, renunció a competir por suceder a David Cameron de forma sorprendente. Estuvo detrás de la campaña a favor de la salida del Reino Unido de la UE, y no le importó recurrir a falsedades para conseguir su propósito.

El éxito del Brexit tiene su nombre junto a la del jefe de campaña de Vote Leave, Dominic Cummings, y el entonces líder del UKIP, Nigel Farage. Si Boris Johnson lleva la batuta del Brexit a partir de ahora, en Bruselas echarán mucho de menos a Theresa May. Y los británicos quizá también porque Johnson no tiene pegas en orquestar una salida sin acuerdo, o un Brexit mucho más duro que el Acuerdo actual. Como los Veintisiete no están dispuestos a renegociar, la opción de la salida sin acuerdo parece la única posible.

Elegido diputado por primera vez en 2001, Johnson fue elegido alcalde de Londres el 5 de mayo de 2008. Derrotó al emblemático laborista Ken Livingstone y fue reelegido en 2012. Apoyó a Andrea Leadsom en la carrera para suceder a Cameron, pero finalmente Leadsom se retiró y Theresa May, partidaria de la permanencia en la UE, quien ocupó el liderazgo tory. Formó parte de su gobierno como ministro de Exteriores hasta que renunció en julio de 2018 por su rechazo al Brexit que se estaba negociando con Bruselas. Dejó a May a la vez que su primer ministro del Brexit, David Davies.

Carismático pero controvertido, brillante orador, educado en Eton, como Cameron, mujeriego, es conocido por sus excesos verbales. Llamó a los nativos de Nueva Guinea “caníbales”, a las mujeres con burqa “buzones” y de Hillary Clinton dijo que era como “una enfermera sádica en un hospital psiquiátrico”.

Hasta el momento no ha dado pruebas de ser un político con dotes para el consenso, imprescindible en un Reino Unido en descomposición. Escribe semanalmente en The Telegraph. En su cuenta de Twitter, ha agradecido a May «su estoico servicio al país y al Partido Conservador». Ha añadido: «Es hora de unirnos y poner en marcha el Brexit». Es el gran favorito de los militantes tories, aunque no tanto de los diputados.  Johnson ha asegurado que el Reino Unido saldrá de la Unión Europea en octubre, «con acuerdo o sin acuerdo».

Michael Gove, el pragmático

También fue de los defensores del Brexit en 2016 y aspiraba a suceder a David Cameron, tras su paso por Educación y Justicia, pero demostró su gran capacidad de adaptación al convertirse en un eficaz ministro de Medio Ambiente y uno de los más firmes aliados de May en su estrategia sobre el Brexit. Según Reuters, contaría con un 22% de apoyos entre los conservadores.

Michael Andrew Gove (Edimburgo, 1967) es miembro de los Comunes desde 2005. Antes fue columnista en The Times y reportero de la BBC. Es probable que Gove sea el favorito de May, ya que una de las últimas designaciones de la primera ministra ha sido la de Mel Stride, aliado de Gove, como sucesor de Andrea Leadsom a cargo del grupo parlamentario conservador. Gove señaló esta semana que un nuevo referéndum sería “antidemocrático”. Sería una opción menos salvaje que Johnson.

Dominic Raab, el líder en la cocina

Su forma de arrancar su campaña por la sucesión refleja su personalidad. El domingo 5 de mayo el Sunday Times publicaba una entrevista con Raab y su esposa, Erika Rey, de la que se hacía eco la cuenta de Twitter Ready for Raab. Los dos aparecían en la cocina de su casa, donde hablan de todo, desde política hasta de su primera cita.

Educado en Cambrigde, Raab (1974) fue el segundo ministro para el Brexit en el Gobierno de May. Sucedió a David Davies en julio de 2018 y apenas cuatro meses después dimitió por discrepancias sobre el Acuerdo que se estaba negociando con Bruselas.

Apoyó la salida del Reino Unido de la UE y discrepaba con el Acuerdo por ser demasiado blando. Cinturón negro en kárate, al ser preguntado si aspiraba a ser primer ministro ha dicho recientemente: “Nunca digas nunca jamás”. Es joven y puede esperar, representa una nueva generación conservadora, pero los tories (diputados más que miembros del partido) ven a Johnson como un peligro con piernas lo tienen en cuenta como opción. Tendría un 13% de partidarios, según The Times.

Jeremy Hunt, ‘Theresa con pantalones’

El ministro de Exteriores del Gobierno May, sucesor de Johnson en el cargo, se entrevistó con la jefa del Gobierno el jueves para exponerle su desacuerdo con la última versión del Acuerdo del Brexit.

Hunt (Surrey, 1966), que se ha mantenido fiel hasta última hora, estaba en contra de volver a votar este plan remozado, que incluso aceptaba un segundo referéndum en caso de que lograra luz verde en los Comunes.

Para sus críticos es una versión con pantalones de Theresa May. También para sus defensores, pero dado el fracaso de May sobre el papel tendrían menos opciones quienes son más parecidos a la primera ministra. Ha sido seis años ministro de Salud, lo que le hizo impopular dado el grave deterioro de la salud pública británica. En todo caso, según The Guardian, figura entre el top 5 de los aspirantes.

Ha confirmado este viernes que desea optar al liderar a los conservadores. Ha recordado que quien logre poner en  marcha ha de recordar la ingente tarea realizada por May. Ha elogiado a la primera ministra por dedicar todos los días de su mandato a esta tarea. «Es hora de dejar de lado las diferencias y unir el país y el partido», ha señalado en el Festival Haslemere.

Andrea Leadsom, la ‘outsider’

Ha sido la última en dejar el barco conservador. Su dimisión el miércoles marcó la línea roja para Theresa May. Después de lidiar en los Comunes a favor de la primera ministra, la última revisión del Acuerdo del Brexit hizo insostenible su permanencia como jefa del grupo parlamentario.

Andrea Leadsom (1963) optaba a suceder a David Cameron tras su renuncia después de la victoria del Brexit el 23 de junio de 2016. Leadsom terminó dejando el camino despejado a May. La primera ministra se ha mostrado esperanzada de que haya más mujeres en el 10 de Downing Street.

Otras relevantes conservadoras que podrían sentirse con fuerzas son Penny Mordaunt, ex ministra de Desarrollo Internacional o Amber Rudd, quien fue titular del Interior y representa una línea más europeísta. Su sucesor, Sajid Javid, ex banquero de éxito, de origen paquistaní y ferviente thatcherista, también figura en las quinielas.

Comentar ()