El debate de ayer noche no fue ni de lejos tan bronco como se temía, o como se esperaba. Razón por la cual es posible calibrar con cierta garantía, sin tener que despejar la niebla de la batalla, cuál de los cuatro candidatos ha sacado mayor partido de su intervención. Y, sin duda alguna, ése ha sido Albert Rivera, que empezó desde el primer minuto arremetiendo sin piedad contra la actual presidente de RTVE, Rosa María Mateo y, por supuesto, contra Pedro Sánchez del que dijo directamente en su intervención inicial que llevaba la palabra «Indulto» grabada en la frente.

Para seguir leyendo Regístrate GRATIS