Opinión

Díaz Ayuso dice…

logo
Díaz Ayuso dice…
La candidata popular a la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso

La candidata popular a la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Resumen:

Como en los desayunos informativos de Isabel Díaz Ayuso dan más titulares sorprendentes que magdalenas, una frase que empieza por “Díaz Ayuso dice que” nunca sabes cómo va a acabar. “Hablar de empleo basura es ofensivo para el que desea tener ese empleo basura”, dijo ayer en una entrevista la candidata a la Comunidad de Madrid del Partido Popular. Pero no dio tiempo a asimilar la sorpresa a quienes no esperaban que una política en campaña electoral le pida a sus posibles votantes resignación ante la precariedad en lugar de prometerles combatirla. No duró la sorpresa porque Díaz Ayuso siguió hablando. Le preguntaron a la candidata por la propuesta de Vox de trasladar las fiestas del Orgullo Gay fuera del centro de Madrid a la Casa de Campo. Y Díaz Ayuso dijo que ese “no es el lugar” porque la Casa de Campo es “escenario de las familias durante el fin de semana”. ¿Y cómo van a mezclarse los gays con las familias? Además de dar a entender qué limitado es el concepto que Díaz Ayuso tiene de familia, también se podía deducir de su argumento que ella al colectivo LGTBI lo mandaría aún más lejos del centro. E irse más lejos del centro que Vox, ya es decir.

Es como si la consigna de la dirección del Partido Popular de marcar distancias con Vox, Díaz Ayuso la hubiera entendido en la dirección contraria

Es como si la consigna de la dirección del Partido Popular de marcar distancias con Vox, Díaz Ayuso la hubiera entendido en la dirección contraria. El partido de Pablo Casado, que trata de reponerse al descalabro de 70 escaños menos de las elecciones del 28-A con un repentino cambio de rumbo al centro, tiene en su candidata madrileña, una apuesta personal de Casado, el mejor ejemplo de la fuerte disonancia que afronta en esta campaña. El giro a la moderación que promete ahora el PP a sus votantes lo tienen que interpretar a regañadientes los candidatos que Casado eligió en un casting pensado precisamente para defender “sin complejos” las tesis del ala más a la derecha del PP, cuando acercarse a Vox aún parecía una buena idea.

Insinuar que los gays y las familias no son compatibles y los fines de semana al aire libre han de verse como un pasatiempo necesariamente heterosexual, no hubiera desentonado tanto en el discurso estridente y provocador de la campaña que el PP hizo para el 28-A. Pero dado el penoso resultado, para la del 26 de mayo hace busca un nuevo tono que a Díaz Ayuso le cuesta adoptar. Y al final rectificó sus palabras para aclarar que ella defiende que las fiestas del Orgullo, que atraen a la capital cerca de millón y medio de turistas anualmente y una actividad económica de más de 300 millones de euros, se celebren “donde siempre y como siempre”.

El Partido Popular puede perder el gobierno de la Comunidad de Madrid por primera vez desde 1989, según el último CIS. Pero las del 26 de mayo van a ser unas elecciones muy reñidas en las que esta campaña resultará especialmente determinante. Está por ver si el protagonismo que Díaz Ayuso logra con estos llamativos titulares perjudica la estrategia de moderación por la que ahora apuesta su partido o, por el contrario, le resulta útil a la candidata, que tras cinco meses en el cargo, necesita ser más conocida entre los electores.

Así que igual que la papeleta de Mas Madrid para las elecciones del 26 de mayo va a llevar estampadas las caras de Manuela Carmena e Íñigo Errejón, para evitarle confusión a los votantes de izquierda, las del PP deberían llevar un membrete con las frases ya célebres de Isabel Díaz Ayuso durante la campaña electoral. A lo mejor convendría añadir la fecha, para ayudarnos a ubicarlas entre tanto viraje ideológico del centro derecha.

¿Díaz Ayuso? Sí, hombre, la que dijo que echaba de menos los atascos a las tres de la mañana porque son una “seña de identidad” de Madrid que “le hacían ver a los madrileños que su ciudad era especial”. ¿Pero no era la que dijo que el concebido no nacido debería ser considerado un miembro de la familia? También. ¿Y la que mezcló a la condena a la asesina del niño Gabriel con la de Cristina Cifuentes? La misma. La lista de frases célebres se va alargando tanto que el PP necesitaría el 26-M una sábana como las del Senado para que le cupieran todas. Y eso que la campaña acaba de empezar.