Podemos rentabiliza la abstención del PSOE en la investidura de Mariano Rajoy. Un día después de que el máximo órgano socialista decidiera facilitar el Gobierno del PP, las federaciones territoriales de Podemos amenazan a los presidentes del PSOE de Aragón, Baleares y Comunidad Valenciana. Las advertencias de retirar sus apoyos se producen tras la escenificación de la «ruptura» en Extremadura y Castilla La Mancha.

En realidad, se trata de una estrategia para hacer ver a la ciudadanía las consecuencias del apoyo socialista a Rajoy. A efectos prácticos, Podemos no dejará caer a los barones socialistas por un motivo: les han apoyado para evitar gobiernos del PP en sus comunidades, en algunos casos, como el de Aragón, a pesar de que los populares fueron la fuerza más votada. Así que la ruptura no será total.

Podemos invita a los barones socialistas a aprobar sus presupuestos con el PP

No obstante, la retirada de los apoyos parlamentarios al PSOE deja en una delicada situación a sus gobiernos autonómicos. Se acerca el momento de aprobar los presupuestos y el partido de Pablo Iglesias invita a los barones socialistas a negociarlos con el PP. De esta manera, Podemos intenta empujar al PSOE hacia la derecha en las comunidades autónomas, sacando provecho electoral también en los territorios de la abstención socialista ante Rajoy.

Pacto «herido de muerte» en Baleares

La amenaza más rotunda se ha producido en las Islas Baleares, donde Podemos advierte de que el acuerdo de gobierno que permitió la investidura de Francina Armengol «quedará herido de muerte» si los diputados baleares se abstienen en el Congreso a favor de Rajoy.

En rueda de prensa, la portavoz de Podemos en el Parlament, Laura Camargo, ha avisado de que, aunque los diputados baleares voten que no, «habrá un problema grave» para «sacar adelante la hoja de ruta de los Acuerdos del Cambio». «Pero la situación se complicará muchísimo si los diputados de las islas dan su apoyo Rajoy», enfatizó.

Revisión del acuerdo en Aragón

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, líder del partido en Aragón, también ha advertido a Javier Lambán, uno de los barones que votó a favor de la abstención en el Comité Federal. Aunque Echenique apoyó la investidura del socialista para que no gobernara Luisa Fernanda Rudi, el Gobierno está en minoría y necesita el apoyo de Podemos para sacar adelante sus presupuestos.

Tras denunciar el incumplimiento de los acuerdos de inversión alcanzados, así como la falta de avance en las medidas de regeneración democrática pactados, Echenique considera la postura política de Lambán pro abstención como la gota que colma el vaso. Como el resto de dirigentes de Podemos, el número 3 de Pablo Iglesias entiende que un Gobierno de Rajoy será perjudicial para los ciudadanos de su comunidad.

Por este motivo, dentro del proceso interno abierto para renovar las líneas de actuación de Podemos Aragón, las bases decidirán también cuál será la relación con el PSOE en la comunidad a partir de ahora.

Nuevas exigencias en Valencia

Por su parte, en la Comunidad Valenciana Podemos ha recalcado al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que ahora van a ser «más exigentes» y que reclamarán garantías porque ya no confían en «sus buenas intenciones».

«Puig ya no puede manejarse con la ligereza con la que se ha manejado hasta ahora porque su crédito está dañado y nosotros se lo haremos notar en todas las actuaciones parlamentarias», ha remarcado el líder de Podemos en la Comunitat Valenciana, Antonio Montiel.

Tras estas reacciones, la dirección federal de Podemos ha mostrado su apoyo a sus dirigentes autonómicos.»Es una cosa que deben decidir los territorios», ha asegurado la portavoz adjunta en el Congreso, Irene Montero, en declaraciones a los medios en la Cámara Baja.

Cuesta creer al PSOE en comunidades y ayuntamientos tras apoyar a Rajoy», dice Montero

La también jefa de gabinete del secretario general ha asegurado que, al igual que apoyarán que se mantengan los pactos «donde se cumplen los acuerdos», defenderán que se cambien los términos de esos acuerdos o incluso se rompan si sus compañeros en esos territorios «entienden que no se puede garantizar ahora mismo que el PSOE vaya a cumplir los términos por los que esos acuerdos fueron hechos».

«Resulta difícil de creer que el mismo PSOE que le entrega el Gobierno al señor Rajoy para que siga ahogando a los municipios y comunidades autónomas pueda hacer un trabajo de defensa de los intereses de las clases populares ahora en las comunidades y los ayuntamientos», ha enfatizado.