Albert Rivera pasa de puntillas cuando se le interroga respecto a qué gobierno le gustaría que nombrara Mariano Rajoy. Repite que «no le vamos a hacer el Ejecutivo» y que será después, tras conocer la composición del mismo, cuando aclarará qué ministros le gustan y cuáles no. Pero lo cierto es que Ciudadanos, hoy por hoy el socio más fiable con el que cuenta Rajoy para abordar esta complicada legislatura, cree que el Gabinete Ministerial «necesita de una renovación profunda» que pase por la salida de los dos ministros que consideran más «quemados», esto es, los titulares de Interior y Hacienda, Jorge Fernández Díaz y Cristóbal Montoro, respectivamente.

Ciudadanos ve necesaria una «renovación profunda» que no sería posible con la continuidad de los titulares de Interior y Hacienda

Reprobado por Ciudadanos, el titular de Interior aparece en casi todas las quinielas como candidato a saltar del gabinete ministerial, aunque hay quien lo ubica en Defensa, un ministerio que siempre le gustó. La formación naranja cree que sería una equivocación su continuidad por dar un mensaje poco «conciliador» hacia una oposición que Rajoy necesita para gobernar.

En cuanto a Montoro, destacan de él que «se ha metido en todos los charcos» y ha mantenido fuertes enfrentamientos no sólo con el resto de los partidos sino con multitud de colectivos, además de personalizar la amnistía fiscal.

Ese proceso de renovación que Ciudadanos cree necesario no se cumpliría, a su parecer, con la permanencia de dos de los ministros mas controvertidos, uno de ellos, Fernández  Díaz, amigo personal de Rajoy, con el que lleva treinta años de vida política.

Elogia la capacidad de interlocución de Báñez y de Catalá

Destacan, por el contrario, la buena interlocución que han mantenido con otros miembros del gabinete ministerial. El primer nombre que surge es el de la titular de Empleo, Fátima Báñez, que encabezó la comisión negociadora del pacto con la formación de Albert Rivera. Lo mismo subrayan de otro ministro llamado a continuar, Rafael Catalá, que aunque no estuvo en esa comisión negociadora, sí se ocupó de los capítulos del pacto de 150 puntos que afectaban a su cartera, Justicia, entre ellos el de la regeneración democrática.

«De hecho, en muchas cuestiones pensamos cosas muy parecidas», afirmaron a El Independiente fuentes de Ciudadanos. Que Báñez es una figura en ascenso, no hay ninguna duda. En su caso, mantiene una fuerte amistad con la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y se la tiene por persona negociadora. Bañez y Catalá ya tienen ganada su consideración de interlocutores, al menos para Ciudadanos.

Da por segura la entrada de Cospedal en el Gobierno

Los de Albert Rivera también dan por segura la entrada en el Gobierno de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, aunque sólo sea «por el empeño que puso Rajoy en que la aceptáramos para la presidencia del Congreso». En aquella negociación la vetaron, y aunque ahora admiten que carecen de margen de maniobra para interferir en la decisión que tome el inquilino de la Moncloa al respecto, no tienen inconveniente en verla sentada en el Consejo de Ministros.

Eso sí, también Ciudadanos hace cábalas sobre la convivencia de Cospedal y Sáenz de Santamaría en el Gobierno -«a ver cómo se llevan», dicen-. Por eso, en Génova creen que iría a un ministerio de peso que no dependa de la coordinación de Vicepresidencia, sino que despache directamente con el jefe, que bien podría ser Interior, departamento del que fue subsecretaria cuando los atentados del 11-M.

Silencio de Rajoy

Precisamente, este martes se sentaban juntas en primera fila de la sala de prensa de Moncloa mientras Rajoy comunicaba su disposición a presentarse al debate de investidura. Interrogado éste sobre si iba a contar con ellas y con Jorge Moragas para el próximo Gobierno, eludió la respuesta ante la incomodidad de alguno de los aludidos.

Cospedal ya le propuso a Rajoy un gobierno sin vicepresidencia

Sin dar ningún tipo de señal sobre el gabinete que tiene en mente, hace cinco años, cuando hubo de enfrentarse a su primera formación de Gobierno, Rajoy reclamó a sus entonces manos derechas en el Grupo Parlamentario y en Génova propuestas de organigrama ministerial pero sin nombres. «Evidentemente ganó la de Sáenz de Santamaría», dicen fuentes conocedoras de aquellos hechos. Y es que Cospedal le propuso un gobierno sin vicepresidencia, a semejanza del que ella diseñó en Castilla-La Mancha cuando fue presidenta de esta Comunidad.

Espera pues Ciudadanos expectante un gabinete ministerial del que no se sabrá nada antes de que Rajoy se lo comunique el domingo por la mañana a Su Majestad el Rey tras jurar el cargo. Y sólo a partir de ese momento lo irán sabiendo los elegidos, algunos apenas una hora antes de que el anuncio se haga público. Si hay alguna filtración, será un milagro.