«Va a ser una movilización masiva. Va a haber cientos de alcaldes y alcaldesas, cientos y cientos». El alcalde de Vigo, el socialista Abel Caballero, levantaba así el martes todo tipo de expectativas sobre el acto que le ha preparado este sábado a Susana Díaz en Madrid. En rueda de prensa, el regidor insistía en que la presidenta andaluza tiene «todo su apoyo» y anunciaba que le pedirá que se presente a las primarias «cuando llegue el momento».

El también presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) no ocultaba el carácter de campaña interna del encuentro. De hecho, recordaba que el alcalde de Fuenlabrada (Madrid) y el de Dos Hermanas (Sevilla) han organizado actos similares para los otros dos aspirantes, Patxi López y Pedro Sánchez, respectivamente.

La diferencia es que este acto se celebra en Madrid, no en Vigo, y que las candidaturas rivales sospechan del uso de estructuras institucionales, como la FEMP, para favorecer a la presidenta andaluza. Federaciones afines como la valenciana han fletado autobuses gratis y es una incógnita el pago de los 8.000 euros que cuesta el alquiler de la sede de la Fundación Once.

La organización asegura que el acto se paga con aportaciones voluntarias

Fuentes de la organización del acto explican que el dinero saldrá de las aportaciones voluntarias de los participantes, una especie de crowdfunding similar al organizado por la candidatura de Pedro Sánchez. La de Patxi López se sufraga con el dinero particular de sus promotores.

El acto se celebra en la Fundación Once, en una pista de mil metros cuadrados con gradas con capacidad para más de 3.000 personas. Pero más allá de la cantidad, en este caso es lo importante es el público asistente. «Cientos y cientos de alcaldes de toda España», según Caballero. El dato tiene una enorme relevancia interna. Los alcaldes, a menudo secretarios generales de sus municipios, tienen una importante capacidad de arrastre e influencia en los procesos internos. El equipo de Susana Díaz lo sabe y presume de ello.

«Esto todavía no ha empezado. El aparato no se ha movilizado aún. De momento, Pedro Sánchez cabalga libre», aseguran en el PSOE-A, que dará una primera muestra de su poderío interno en el acto del sábado.

El aparato todavía no se ha movilizado. Pedro Sánchez cabalga libre»

Esa capacidad de alcaldes, secretarios generales de agrupaciones locales y cuadros medios de las comunidades gobernadas por el PSOE son fundamentales a la hora de dirigir el voto en los procesos internos. Es difícil que los dirigentes locales y los militantes que confían en ellos se posicionen en contra de las tesis de sus aparatos. Si Francisco Toscano, alcalde de Dos Hermanas, fue capaz de congregar a 2.000 personas en el mitin de Sánchez, ¿qué pueden hacer cientos y cientos de Toscanos?

Esa capacidad de influencia es la mayor baza de Díaz frente al creciente ‘antisusanismo’ que se percibe en las bases, y que la propia presidenta ha sufrido en forma de abucheos en Castilla y León y en Cádiz, donde también ha sido objeto de duras críticas por parte de tres agrupaciones del Carnaval. Ese enfado por la defenestración de Sánchez y la abstención en la investidura es la principal ventaja de Sánchez, que en el imaginario militante aparece como damnificado de una operación impulsada por Díaz.

Madina y Felipe González

En ese contexto, la Gestora asegura mantener su neutralidad. Uno de los hombres de confianza de la dirección socialista, Eduardo Madina, responsable de la ponencia política del congreso federal, se reunió el miércoles de la semana pasada con Felipe González. Fuentes cercanas al diputado vasco aseguran que el encuentro no está relacionado con las primarias ni con el congreso socialista. Las fuentes enmarcan la reunión en «una conversación privada que no tiene nada que ver con el partido». De hecho, la Gestora socialista desconocía el encuentro.

En cualquier caso, la dirección socialista ha dejado el sábado vía libre para que Susana Díaz sea la voz del PSOE frente a Mariano Rajoy y Pablo Iglesias, que ese fin de semana celebran los congresos de sus partidos. Ni Pedro Sánchez -que se encuentra en un foro de la Foundation for European Progressive Studies en Sudáfrica hasta el martes- ni Patxi López tienen actos previstos el fin de semana de los congresos de PP y Podemos.