La Sala II del Tribunal Supremo ha acordado abrir un procedimiento judicial al diputado del grupo Unidos Podemos, Diego Cañamero, por un delito sobre los derechos de los trabajadores en su modalidad de coacciones sobre el derecho de huelga y otro de daños, durante un piquete llevado a cabo en la finca La Jarilla, en el municipio sevillano de La Rinconada, en el año 2011.

El juzgado de lo penal número 4 de Sevilla ya había dictado apertura de juicio oral contra Cañamero y el resto de participantes en el piquete, aunque el procedimiento contra el ahora diputado de Unidos Podemos fue trasladado al Supremo después de que el parlamentario obtuviera su escaño tras las elecciones del pasado 26 de junio.

El auto emitido hoy por el TS recuerda que, según el escrito de calificación  provisional formulado en su día por el Fiscal ante el Juzgado de Instrucción de Sevilla, «Diego Cañamero Valle, en unión de otras personas y actuando conjuntamente», se personó en la finca de La Jarilla durante los días 25, 26 y 27 de noviembre de 2011 «con la finalidad de presionar a los trabajadores para que iniciaran o continuaran una huelga».

En concreto, el escrito subraya que “una vez en el lugar –según siempre el relato del fiscal– insultaron a los trabajadores y a los empresarios, llamándolos entre otros epítetos ‘sinvergüenzas, fascistas, hijos de puta’  y similares, y causaron diversos destrozos». Por esta última matización, el Supremo asume también la causa del delito de daños. Durante esa jornada, según la descripción de los hechos del ministerio público, tanto Cañamero como sus acompañantes incurrieron en daños por valor cercano a los 1.800 euros: candados partidos, cerraduras inutilizadas y ruedas de tractor desinfladas.

El Supremo entiende que, al estar completa la instrucción del caso en el juzgado penal de Sevilla, la participación del actual diputado en los hechos está probada y por tanto el TS es competente para asumir la causa del aforado, establecer diligencias y abrir el procedimiento correspondiente.