El PSOE ha trasladado ya al PP su voluntad de activar cuanto antes la comisión de investigación aprobada en el Congreso sobre el Ministerio del Interior de Jorge Fernández Díaz, parada desde hace cuatro meses por cortesía con el exministro, convaleciente tras ser operado de una grave enfermedad.

La creación de esta comisión se aprobó a finales de septiembre en el Pleno del Congreso con el fin de dilucidar en el plazo de tres meses si en el Ministerio capitaneado por Jorge Fernández Díaz se hizo un uso «partidista» de los medios de Interior para actuar contra determinados partidos.

Los grupos parlamentarios llegaron incluso a designar a las personas que formarían parte de esa comisión de investigación, pero durante todo este tiempo no se ha llegado siquiera a constituir. Y es que el PP, el PSOE y Ciudadanos acordaron en la Mesa del Congreso esperar a que el ahora exministro se recuperara de una enfermedad del hígado de la que fue operado el pasado mes de noviembre.

El pasado mes de enero, Unidos Podemos y el Partido Demócrata Catalán (PDeCat) urgieron a PP y PSOE a no poner como «excusa» la convalecencia de Fernández Díaz para no constituir una comisión que le resulta «especialmente incómoda» al Gobierno, en palabras del portavoz parlamentario de Unidos Podemos, Íñigo Errejón.

La incógnita de la presidencia

Según indicaron a Europa Press fuentes socialistas, el PSOE considera que ahora, constatada la mejoría de la salud de Fernández Díaz, es momento de activar la comisión y así se lo ha hecho saber al Grupo Popular, por lo que no se descarta que este martes o de la próxima semana se reclame formalmente a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, que convoque a los comisionados propuestos por los grupos.

La primera tarea de esa comisión de investigación será elegir su mesa y la presidencia para después ordenar los trabajos y solicitar comparecencias, entre ellas se da por seguro que se cite al propio exministro.

La comisión está compuesta por tres representantes del PP, otros tantos del PSOE, dos de Unidos Podemos, y uno de Ciudadanos, ERC, PNV y el Grupo Mixto (PDeCAT), respectivamente, aunque adoptará sus decisiones atendiendo al criterio del voto ponderado, es decir, teniendo en cuenta la representación global de cada uno de ellos.

Desde el PP, único grupo parlamentario que votó en contra de crear esta comisión, siguen recordando que el pasado diciembre el Tribunal Supremo «se pronunció de manera muy clara» desestimando algunos de los asuntos que la oposición pide investigar. Se refieren en concreto al auto que rechazó la admisión a trámite de una querella que el PDeCat y el exalcalde de Barcelona Xavier Trias presentaron contra Fernández Díaz y el exdirector de la Oficina Antifraude de Catalunya Daniel de Alfonso, por el contenido de la grabación de las conversaciones mantenidas en el despacho ministerial.