La Delegación de la Generalitat en Estados Unidos ha gastado 9.215,15 $ en «ocio» durante el primer semestre de 2017. Así lo recoge el informe de los Foreingn Agents Registration Act (FARA), el registro de lobbys extranjeros dependiente del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, que obliga a estas entidades a acreditar las actividades, contactos y gastos en este país.

La Delegación de la Generalitat detalla en el informe de remitido al FARA de este primer semestre un total de 189.282 dólares en este periodo, de los que la parte del león se la llevan los sueldos, que suponen una partida de 143.620 dólares. Pero destacan también los más de 2.000 dólares en comidas o los señalados en ocio, que forman parte de la partida de Viajes, representación y comunicaciones, en la que también consta una factura de más de 5.000 dólares en gastos de teléfono.

Unos gastos que el conseller de Exteriores y Relaciones Institucionales, Raül Romeva, se ha negado a detallar durante la interpelación del diputado del PP catalán Juan Milián en el pleno del Parlament. Milián ha anunciado a El Independiente que seguirá investigando para saber a cuanto ascienden este tipo de gastos en otras delegaciones de la Generalitat de las que ha sido imposible hasta ahora obtener este tipo de información porque no están sometidas al estricto control de transparencia política que ejerce la legislación norteamericana.

En este sentido, Milián ha lamentado el oscurantismo de Romeva sobre los gastos de las delegaciones catalanas en el exterior y le ha preguntado «¿a quién le pagamos la fiesta, conseller?». Un extremo sobre el que también da pistas el registro del FARA. El único de los seis congresistas que según ese documento se han reunido con el delegado de la Generalitat, Andrew Davis, y que después ha visitado a Carles Puigdemont es Dana Rohrabacher. Conocido por su extremismo dentro del partido Republicano, Rohrabacher ha escandalizado por sus posicionamientos a favor de Vladimir Putin y el entendimiento entre Estados Unidos y Rusia. En su visita Europea, Rohrabacher se reunión con los líderes de la extrema derecha francesa, Marine Le Pen, y holandesa, Geert Wilders, además de Puigdemont.

La Generalitat cuenta con ocho delegaciones o «embajadas catalanas» depedientes del Departamento de Romeva, en Bruselas, ante la Unión Europea, ante Francia, Reino Unido, Alemania, Italia, Austria y Portugal, además de la de Estados Unidos. Al margen de estas embajadas, la administración catalana cuenta con una nutrida red de oficinas comerciales dependientes de la Conselleria de Empresa, similares a las de otras comunidades autónomas.