La remodelación de la estructura orgánica en la Policía Nacional y la Guardia Civil que el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, lleva este viernes al Consejo de Ministros no ha sido precisamente bien recibida en el seno del Instituto Armado. Al menos una de las organizaciones que representa los intereses de los agentes, la Asociación Pro Guardia Civil (Aprogc), ha pedido públicamente a Mariano Rajoy que frene el plan al considerar que la reestructuración es “sorprendente, irreflexiva e irrespetuosa”.

La Aprogc muestra su desacuerdo con el nuevo organigrama operativo “tanto en el fondo como en las formas” y critica duramente que se prescinda de la figura del Director Adjunto Operativo (DAO) -cargo ocupado por el teniente general Pablo Martín Alonso desde finales de 2016- para repartir el mando. “Se vuelve a esquemas del pasado que se mostraron defectuosos, y poco operativas. Crear cuatro subdirecciones por debajo del Director General, de igual rango y mando, solo puede perseguir una cosa: el divide y vencerás. Pero el coste será gravoso para el funcionamiento diario del cuerpo, se ralentizarán las decisiones que afecten transversalmente a varias subdirecciones, aumentará la burocracia y los tiempos de respuesta. Desaparece una figura que todos los cuerpos policiales del mundo tienen: una cabeza visible profesional, se llame como se llame. Los guardias civiles no merecen ese desprecio, ese ninguneo. Y menos en una época donde el Cuerpo está funcionando a la perfección, ejemplos hay cada día. ¿Por qué nos castigan cuando solo cumplimos con nuestras obligaciones? ¿Acaso nos quieren callar o hacer pagar por algo?”, expone en un comunicado.

La organización censura que Zoido haya anunciado la restructuración con “nocturnidad” -los últimos días de julio, en vísperas de sus vacaciones- y lamenta que el “cese, destitución o cambio de funciones” de Martín Alonso se le haya comunicado por teléfono sin que haya sido “escuchado” previamente pese a su “trayectoria intachable” de más de 40 años en el cuerpo. “Su opinión es la más cualificada y la voz de los ochenta mil guardias civiles. Esos a los que dicen tanto querer y apoyar pero a los que de hecho ignoran”, añade la Aprogc, que sugiere que la remodelación viene motivada por el descrédito que supuso para la Policía Nacional la actuación del ex DAO Eugenio Pino: “Ningún guardia civil debe pagar por malas actuaciones de otros. El Ministerio comete dos injusticias: no corregir las irregularidades de unos, y meternos en el mismo saco”.

Guardias civiles piden a Rajoy que frene la remodelación propuesta por el ministro: “Es irreflexiva e irrespetuosa”

También ha manifestado su rechazo al cambio del organigrama la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC), que, con más de 30.000 afiliados, es la mayoritaria en el cuerpo. Esta organización advierte de que la reestructuración impulsada por Zoido “afectará negativamente a la seguridad pública”. “No se puede improvisar de esta manera en un momento tan delicado como el que nos encontramos, con alerta antiterrorista 4 sobre 5 y en plena época estival. Y es que esta medida ha sido anunciada de manera sorpresiva, no ya sin valorar, sino sin tan siquiera sin informar de esta grave reestructuración a través del Consejo de la Guardia Civil. Tampoco se ha tenido en cuenta a los altos mandos operativos de la Dirección General de la Guardia Civil, y esto supone una muestra grave de desconsideración, tanto a las estructuras de la Guardia Civil como a los miembros de las asociaciones profesionales representativas del Cuerpo. Esta falta de diálogo, junto con la preponderancia en la toma de decisiones verdaderamente transcendentales, suponen un punto de inflexión en las relaciones entre Ministerio del Interior y los miembros de la Guardia Civil”, ha señalado este viernes en un comunicado.

El ministro Juan Ignacio Zoido llevará este viernes al Consejo de Ministros una modificación integral de la estructura de la Policía Nacional y la Guardia Civil que supone la eliminación de un mando único en cada cuerpo, la figura que implantó el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba cuando llegó al Ministerio del Interior. Ello conllevará la salida de Florentino Villabona y Pablo Martín Alonso -los directores adjuntos operativos (DAO) de la Policía Nacional y la Guardia Civil, respectivamente- que había nombrado el propio Zoido.

Después de cinco años con la misma estructura orgánica, el titular de Interior impulsa una reorganización en profundidad cuando está a punto de cumplir nueve meses en el puesto, en el que sustituyó a Jorge Fernández Díaz. Según ha podido conocer El Independiente, la Policía Nacional pasará a contar a partir de ahora con dos jefaturas centrales (una de Seguridad Ciudadana y Coordinación y otra de Información, Investigación y Ciberdelincuencia), mientras que la Guardia Civil tendrá un mando de Operaciones Territoriales y otro de Información, Investigación y Ciberdelincuencia. Se evita de esta forma que la responsabilidad operativa recaiga en una única persona.

El nuevo organigrama supone la salida de los dos DAO, nombrados por el propio Zoido meses atrás

Con la nuestra estructura, Zoido podrá nombrar a mandos de su máxima confianza y terminar de pasar página con la etapa anterior, marcada por la guerra de comisarios y el escándalo del espionaje al propio ministro Fernández Díaz en su despacho oficial. El ministro ha venido trabajando en el diseño de este nuevo organigrama en los últimos meses, que cuenta con la aprobación de Mariano Rajoy.

El ministro prescinde en la nueva etapa de los DAO que él mismo nombró. Especialmente significativo es el caso del número dos de la Policía Nacional, Florentino Villabona, al que nombró a finales de enero con la misión de llevar a cabo la operación limpieza antes de jubilarse el próximo mes de noviembre. La misión del todavía DAO era tomar decisiones comprometidas para “dejar el terreno aún más llano” a quien le sucediera, pero su mano apenas se ha dejado notar en estos seis meses. Sólo ha dejado su sello con la eliminación de la polémica Brigada de Análisis y Revisión de Casos (BARC), responsable de la redacción de informes como el del 11-M o el chivatazo del Faisán, y en la destitución del jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía Enrique García Castaño, la persona a la que el ex DAO Eugenio Pino encargó que proporcionara “una minigrabadora” de fácil utilización para dejar constancia de las reuniones sensibles de Fernández Díaz.

Villabona “es el policía más preparado para afrontar el reto que tiene ante sí”, destacó el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, durante el acto de toma de posesión de aquél como número dos del cuerpo. “Representa el modelo para alcanzar una política de seguridad nacional de la concordia”, añadió Zoido, que destacó el hecho de que el comisario principal hubiera “pisado mucha calle en importantes operativos” y “sabe a la perfección lo que significa resolver problemas de los ciudadanos”. Cuando fue nombrado DAO, era el comisario general de Seguridad Ciudadana y con anterioridad había trabajado para el Ayuntamiento de Málaga.

Dar respuesta a la amenaza del terrorismo yihadista y a la ciberdelincuencia, la justificación de Interior

En el caso de la Guardia Civil, el general Pablo Martín Alonso habrá permanecido como número dos apenas ocho meses. Martín Alonso, que hasta entonces desempeñaba el mando de Operaciones de la Guardia Civil y que es uno de los artífices de la derrota de ETA, relevó a Cándido Cardiel Ojer. Éste había sido nombrado DAO en 2010, cuando al frente de Interior estaba Pérez Rubalcaba.

Fuentes de Interior han justificado la necesidad de acometer cambios para ofrecer las “nuevas respuestas” que exigen los grandes retos actuales en materia de seguridad. Las prioridades son la lucha contra la amenaza yihadista, lo que llevó al Gobierno en junio de 2015 a activar el nivel 4 de alerta, y la persecución de las organizaciones de delincuencia común y organizada que utilizan el ciberespacio para delinquir.

“Seguridad de las personas”

“Las modificaciones introducidas afrontarán con mayor eficacia, y empleando la innovación como elemento fundamental de fortalecimiento de la seguridad, la criminalidad dentro de un modelo de seguridad en cuyo núcleo se encuentra la seguridad de las personas”, señalaron las fuentes.

Del director general de la Policía, Germán López Iglesias, dependerán los jefes centrales de Seguridad Ciudadana y Coordinación; Información, Investigación y Ciberdelincuencia; Recursos Humanos y Formación; y Logística e Innovación. En el caso de la Guardia Civil, del director colgarán los mandos de Operaciones Territoriales; Información, Investigación y Ciberdelincuencia; Personal y Formación; y Apoyo e Innovación.