El ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, aumenta las competencias de su mano derecha y número dos en el ministerio, José Antonio Nieto. La Secretaría de Estado de Seguridad (SES), actualmente dirigida por Nieto, ha asumido las funciones de coordinación y dirección de las políticas de ciberseguridad, como consecuencia del decreto que reorganizó las competencias en el Ministerio del Interior. A través de un comunicado, Interior ha explicado los cambios que se han efectuado en sus órganos e instituciones y que se han hecho vigentes desde la publicación el 28 de julio en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del Decreto 770/2017.

La remodelación llevada a cabo por Zoido no está exenta de polémica, no sólo por la protesta sindical que ha generado sino porque quien se hace cargo de la ciberseguridad a partir de ahora es Nieto, un dirigente que ha sido reprobado en el Congreso de los Diputados por el presunto chivatazo al hilo de la Operación Lezo a Pablo González, hermano del ex presidente de la Comunidad de Madrid actualmente encarcelado.

Como ya anunció el ministro Zoido ante el Congreso, «para vencer esta nueva batalla», en referencia a la batalla contra el crimen tecnológico, «la ciberseguridad será clave para determinar quién gana o pierde». El principal cambio ha sido actualizar las funciones de la Secretaría de Estado para incluir que se centrará en reforzar la lucha contra las posibles amenazas en materia de ciberseguridad.

El Centro Nacional de Ciberseguridad velará por mantener los servicios esenciales ante cualquier desafío

La nueva denominación del CNPIC, que ahora responde a las siglas Centro Nacional de Protección de Infraestructuras y Ciberseguridad, es otro de los principales cambios. Este órgano seguirá adscrito a la Secretaría de Estado y su función se mantendrá en garantizar un «normal funcionamiento» de los servicios esenciales frente a cualquier tipo de desafío en ese campo.

Asimismo, el comunicado hace gala de lo que fue una «apuesta» en 2014, con la creación de la Oficina de Coordinación Cibernética (OCC) en el seno del CNPIC, cuyo objetivo fue promover la seguridad en los medios tecnológicos y que, con el nuevo decreto «se ha visto ratificada». Desde el Ministerio se ha querido hacer énfasis también en los éxitos que se han logrado en España desde que se constituyese en 2013 en Equipo de Respuesta a Incidentes Cibernéticos (CSIRT) y de Seguridad e Industria (CERTSI), como resultado el Acuerdo entre la SES y la Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital.

«Se han atendido más de 1.200 incidentes de ciberseguridad contra operadores críticos, 150 actuaciones de intercambio y alerta temprana», asegura el comunicado, además de otros «200 casos más de trasladados a las unidades tecnológicas de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para su investigación», o el despliegue de 14 dispositivos extraordinarios. De entre ellos, destaca el Nivel 4 de la situación del Nivel de Alerta Antiterrorista (NAA), que aún sigue vigente.