El discurso de Pablo Iglesias respecto al PSOE ha dado un giro de 180 grados en los últimos seis meses. El pasado febrero afirmaba que Podemos no debía parecerse al PSOE “ni en los andares”, pero ahora saca pecho de su etapa de colaboración con el partido de Pedro Sánchez. Tanto es así que ha aprovechado su primera comparecencia del curso en sede parlamentaria para alabar esta nueva relación y transmitir su agradecimiento a los socialistas, que obligarán a Mariano Rajoy a comparecer en Pleno extraordinario.

PSOE y Podemos firmaron el pasado 27 de julio una iniciativa conjunta para pedir la declaración en Pleno extraordinario del presidente de Gobierno para que éste dé explicaciones sobre el caso Gürtel, después de que fuera citado a declarar como testigo en la Audiencia Nacional. La iniciativa será aprobada, gracias al voto a favor del PNV y pese a la abstención de Ciudadanos, más partidario de que Rajoy fuera interrogado en una comisión parlamentaria en lugar del “formato discurso” que se da en pleno y que a su juicio permite al compareciente dar un “mitin”.

El éxito de la propuesta ha sido remarcado por Pablo Iglesias, que ha halagado al secretario general socialista y ha vuelto a insistir en la idea de la moción de censura para formar un gobierno conjunto PSOE-Podemos. En su intervención el líder de la formación ha querido “agradecer enormemente al PSOE y a su secretario general la disponibilidad para ponernos de acuerdo en la presentación de esta solicitud”, ha apuntado, en referencia la nueva dinámica de trabajo conjunta, que se inició el pasado julio a través de mesas de trabajo sectoriales.

Iglesias se felicitó también de la existencia de una “mayoría alternativa” al PP y volvió a lanzar un órdago para una moción de censura conjunta: “Ojalá sigamos colaborando como hoy para que más temprano que tarde veamos al PP fuera de las instituciones”.