Pablo Iglesias ha convencido a Pedro Sánchez para que respalde su petición de convocatoria de un pleno extraordinario en el Congreso para que el presidente del Gobierno aclare la financiación de su partido. Un día después de la declaración de Mariano Rajoy ante el tribunal del caso Gürtel, Unidos Podemos y PSOE ha solicitado esa comparecencia con el objetivo de que el jefe del Ejecutivo «explique los motivos por los que se niega a asumir responsabilidades políticas por los casos de corrupción que afectan al PP y por los que ayer tuvo que declarar como testigo en la Audiencia Nacional». A la medida se han sumado ERC, PdCat y PNV, que ha anunciado que no se opondrá, por lo que el presidente del Gobierno se vería obligado a comparecer si el grupo vasco vota a favor.

En una conversación telefónica «cordial», Sánchez e Iglesias han llegado a este acuerdo, que se enmarca en la dinámica de colaboración parlamentaria iniciada después de la vuelta de Pedro Sánchez a la Secretaría General del PSOE. Unidos Podemos está especialmente interesado en ofrecer esa imagen de trabajo institucional, que persigue construir un nuevo perfil de la coalición como una fuerza de gobierno. En ese contexto se enmarca el acuerdo alcanzado por ambos partidos para gobernar juntos en Castilla-La Mancha y forma parte de la estrategia iniciada por Podemos para «tensionar» constantemente al PSOE  y evitar así que recupere la posición hegemónica en la izquierda.

Ambos grupos parlamentarios han registrado este jueves una petición conjunta para que se reúna la Diputación Permanente del Congreso en los próximos días y debata la propuesta. No hay fecha para la celebración de esta reunión, que depende de la convocatoria que haga la presidenta del Congreso, Ana Pastor (PP).

Por su parte, el portavoz parlamentario del PNV, Aitor Esteban, ha explicado que su grupo no tendría problema en que Rajoy comparezca en el Congreso, aunque no espera «dimisiones sustituciones o de mociones de censura inmediatas». «Una comparecencia del presidente (en la Cámara baja) se puede producir perfectamente», ha asegurado en una entrevista concedida a Radio Euskadi recogida por Europa Press. «No tendríamos ningún problema en que esto se haga, que vaya, que dé explicaciones y que todos podamos hablar, preguntar y decir lo que pensemos. Eso nos parece correcto», ha concluido.

Por su parte, Ciudadanos se ha mostrado en contra de la medida en varias ocasiones. El partido de Albert Rivera siempre ha defendido que el foro adecuado para la comparecencia de Rajoy es la comisión de investigación sobre la financiación del PP que se desarrolla en el Congreso. «Un pleno extraordinario sería un chollo para Rajoy porque podría dar un mitin sin ningún tipo de consecuencia», ha aclarado esta mañana Rivera, que considera más «incómoda» la citación en la comisión de investigación, donde, por el contrario, el presidente sí estaría obligado a decir la verdad.