“Todos creen que el día que se modifique la Constitución será para dar más competencias a las Comunidades Autónomas, pero igual hay sorpresas”. Ciudadanos, que este miércoles preguntaba al presidente del Gobierno por el compromiso adquirido en el pacto de investidura sobre la reforma constitucional, tiene claro cuáles son los puntos que quiere modificar y sabe que no a todos los grupos les va a gustar. Según fuentes del partido, su intención es borrar la palabra “nacionalidades” de la Carta Magna y que sólo hable de Comunidades Autónomas. Más que una mera propuesta, los de Rivera confían en que este cambio se produzca pese a la plurinacionalidad que proclama Pedro Sánchez.

Art. 2: La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas.

La reforma constitucional está cada vez más presente en las conversaciones entre los distintos partidos y que se lleve a cabo parece cada vez más factible. El propio Mariano Rajoy se ha mostrado abierto a abrir el debate en un futuro de forma “serena” siempre y cuando no se toquen los pilares básicos del texto fundamental. Así lo ha hecho saber este miércoles durante la sesión de control del Congreso tras la pregunta del líder de Ciudadanos, aunque la prioridad en estos momentos, ha apuntado, es Cataluña.

Los de Rivera han reiterado en numerosas ocasiones su buena disposición a hablar con los distintos grupos para “actualizar” y “fortalecer” el actual marco constitucional. Para ello quieren contar con un grupo de juristas y expertos que se sienten a estudiar los puntos que merecen ser modificados. En muchos de ellos coinciden entre los partidos, que ya han mantenido contactos sobre este asunto, pero es el Título VIII, sobre la organización territorial del Estado, el que más polémica puede causar. “Una vez que abramos el melón, nosotros queremos quitar la palabra nacionalidades”, afirman fuentes de Ciudadanos.

Ciudadanos prevé que a partir de noviembre o diciembre “se empiece a hablar” de la reforma con juristas y expertos

No es sólo una simple propuesta sino que están convencidos de que esa modificación en concreto se llevará a cabo. El PSOE, aseguran, pondrá sobre la mesa la plurinacionalidad en la que insiste Pedro Sánchez que asegure un mayor autogobierno, una garantía de respeto a la lengua, la educación y cultura, la mejora de la financiación autonómica y un “reequilibrio” territorial de la inversión pública. El PP escuchará las propuestas y Ciudadanos, por su parte, propondrá que sólo haya Comunidades Autónomas y fulminar las “nacionalidades”. Ante esta situación, confían plenamente en el apoyo del Gobierno, por lo que llevarían a los socialistas a un callejón sin salida y no tendrían más remedio que ceder. “No van a paralizar toda la reforma sólo por no quitar esa palabra”, insisten las mismas fuentes.

Ciudadanos prevé que a partir de noviembre o diciembre “se empiece a hablar” del asunto pero no se procederá a los cambios hasta más adelante dado que algunos puntos requieren de la disolución de las Cortes, por lo que conviene que dicha modificación se lleve a cabo al final de la legislatura. Los cambios de la parte reforzada de la Constitución deben ser aprobados por dos tercios de la Cámara y que tras ello se disuelvan las Cortes. Dicha modificación ha de formar parte del programa en las nuevas elecciones y, una vez constituidas las Cortes, debe ser nuevamente aprobado por las dos terceras partes del Congreso y ratificada en un referéndum.

No obstante, los de Rivera son conscientes de que hay mucho tiempo por delante y la prioridad ahora mismo es Cataluña. En este sentido, ven una irresponsabilidad la actitud de los socialistas al intentar abrir ese debate en pleno desafío independentista. “Eso sería un triunfo para ellos”, afirman con sorpresa por la insistencia del PSOE sobre este asunto. Pese ello, Rivera ha querido recordar al presidente del Gobierno el punto 122 su acuerdo de investidura en la sesión de control: “Tenemos una de las mejores Constituciones del mundo, pero como todo en la vida hay que mejorarla y actualizarla”, ha emplazado el líder de Ciudadanos, algo que no ha rechazado Rajoy, aunque ha insistido en la prioridad actual, que no es la reforma de la Constitución sino “defenderla”.