Una semana después de que el grupo socialista se volviera a romper en el Congreso, Pedro Sánchez llama al orden en su partido. El secretario general socialista ha convocado este martes una reunión de diputados, senadores y europarlamentarios en el Senado para debatir sus posiciones sobre el conflicto catalán.

El martes pasado, cuatro diputados díscolos rompieron la disciplina de voto y no acataron la orden de última hora de Pedro Sánchez de votar en contra de una moción de Ciudadanos en apoyo de las medidas del Gobierno para frenar la consulta catalana del 1-O. Los cuatro parlamentarios, afines a Susana Díaz, daban así una “pequeña advertencia” a Ferraz de que se pueden producir errores en el voto cuando las posturas no se consensúan en el grupo parlamentario, sino que llegan directamente del secretario general.

Para aumentar su desafío a Ferraz, el PSOE andaluz había anunciado su voto a favor del mismo texto este jueves en el Parlamento de Andalucía a instancias también de Ciudadanos. En su ronda de llamadas telefónicas a barones regionales tras su reunión con Mariano Rajoy, Sánchez pidió a Susana Díaz que cambiara el sentido del voto para no aumentar la tensión interna en el partido con motivo del 1-O. Como ha informado este lunes El Confidencial, Ferraz ha enviado hoy mismo una instrucción en este sentido a responsables orgánicos e institucionales de toda España.

“Ante la multitud de declaraciones políticas” y “con ánimo de mantener una misma posición federal, coherente a nuestro planteamiento político ante el problema generado por la convocatoria ilegal del referéndum del próximo 1 de Octubre en Cataluña”, la Ejecutiva Federal les pide que se abstengan de “entrar en la dinámica de respaldar iniciativas del mismo carácter presentadas por otras fuerzas políticas en el marco Institucional sin previa autorización por la Comisión Ejecutiva Federal (CEF)”.

“En el caso de que consideréis necesario determinar y clarificar nuestra posición política por circunstancias varias, tanto desde la estructura orgánica del partido en los correspondientes territorios como desde los propios Grupos Socialistas en las Instituciones señaladas, os solicitamos que enviéis los textos correspondientes de las iniciativas para valorarlas conjuntamente desde la CEF con vosotros para determinar la posición definitiva”, insta la carta.

El PSOE intenta así controlar las tensiones internas derivadas de su apoyo al Gobierno frente al desafío independentista. Dentro del partido existen fuertes discrepancias con algunas de las medidas llevadas a cabo, como la citación judicial de alcaldes o la detención de cargos públicos, pero es unánime la convicción de que hay que defender el Estado de Derecho y la Constitución de cualquier ilegalidad que se emprenda.

En esa determinación general también se producen discrepancias por asuntos como la eventual aplicación del artículo 155 de la Constitución para suspender algunas competencias de la Generalitat. Ferraz no tiene una posición política al respecto porque nunca se ha debatido en la Ejecutiva. Esa indefinición también ha sacado a relucir criterios contradictorios desde el firme respaldo a su uso por parte de Susana Díaz hasta las críticas de Francina Armengol al Gobierno por rebasar “líneas rojas”.

Apoyo a los alcaldes del PSC

Este lunes, Pedro Sánchez se ha reunido con alcaldes, presidentes de diputaciones provinciales y de federaciones de municipios en Ferraz. Al encuentro se ha sumado el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, con el que han impulsado un manifiesto de apoyo a los alcaldes socialistas acosados en Cataluña por negarse a colaborar con el referéndum.

“Los grandes ayuntamientos gobernados por alcaldes y alcaldesas del PSC como son, entre otros, los de Lleida, Tarragona, Hospitalet de LLobregat, Santa Coloma de Gramanet o Terrassa hasta los más pequeños, como Gimenells o Alfara de Carles, todos, han demostrado su compromiso con la Ley y el Estado de Derecho expresando en voz alta su voluntad de mejorar los márgenes de convivencia mediante el acuerdo político y el pacto”, señala la declaración.

“Por todo ello, a nuestros compañeros alcaldes y alcaldesas, concejales y concejalas socialistas en Cataluña, les expresamos nuestra solidaridad, apoyo, cariño y admiración. No son días fáciles para ellos, sometidos a una presión insoportable que hace que su valentía sea todavía más digna de destacar. Saben que cuentan con el respaldo y la comprensión de millones de demócratas que, hoy más que nunca, sentimos más cerca a Cataluña”, asegura el texto.