El PSOE se quiere desmarcar de cualquier compañero de viaje en la crisis catalana y marcar su propio camino. Con ese objetivo ha reunido Pedro Sánchez este martes a sus diputados, senadores y europarlamentarios, a los que ha explicado su hoja de ruta hasta el 1 de octubre.

En su discurso en el Senado, el secretario general del PSOE ha cargado contra todos los partidos políticos. Contra el PP y el Gobierno -cuyas medidas contra el referéndum sigue apoyando- por renunciar al diálogo con Cataluña; contra el Govern por su obcecación con la consulta ilegal y contra Ciudadanos y Podemos por recurrir al frentismo a través de bloques de partidos en los que el PSOE no va a participar. “No vamos a entrar en esa dialéctica”, ha advertido Sánchez, que evita así que el resto de la oposición lo sitúe a la derecha o a la izquierda del tablero.

“Tras lo ocurrido habrá que preguntarse de qué sirve un Gobierno que delega sus funciones en los tribunales. Es evidente que los jueces y fuerzas de seguridad lo único que hacen es cumplir con su deber. Esta crisis sólo tendrá solución si los políticos también cumplen con su deber, que es negociar y dialogar”, ha explicado Sánchez, que ha llamado a la “mesura y la prudencia” a “todos”, y expresamente al Fiscal General del Estado.

El líder socialista ha insistido en que el referéndum carece de garantías democráticas, por lo que ha trasladado al Govern “nuestra exigencia de que abandone esta huida hacia adelante que sólo causará confrontación, fractura y frustración en la sociedad catalana”.

En tercer lugar, Sánchez ha cargado contra el frentismo de Ciudadanos y Unidos Podemos. “No vamos a entrar en esa dialéctica de bloques porque todos somos partidos constitucionalistas. Esa dinámica de frentes también nos ha traído aquí. No se puede construir España desde los extremismos”, les ha reprochado. Sin mencionarlo, ha acusado al partido de Albert Rivera de vulnerar el espíritu de la Constitución, “que reivindicaba el diálogo entre los pueblos de España”, por su negativa a negociar con los independentistas.

También ha criticado la propuesta de Unidos Podemos de “juntarnos todos para aislar al Gobierno de España”. Al partido de Pablo Iglesias y al de Ada Colau también se ha referido expresamente para lanzarles una advertencia: “Que tengan mucho cuidado, no vaya a ser que su posición sobre el 1-O sirva de coartada para una declaración unilateral de independencia. Les pido que tengan mucho cuidado y que reflexionen”, ha insistido.

Según Sánchez, “en esta crisis no puede haber ganadores ni perdedores” y “podemos ganar todos si se produce ese diálogo” que espera abrir en la comisión parlamentaria aprobada en el Congreso.

Rajoy y Trump hablan el mismo idioma: el de la insolidaridad”, reprocha

El líder de la oposición ha recordado que su objetivo en esta legislatura es poner en marcha una agenda social que sirva para solucionar los problemas cotidianos de los ciudadanos con la economía, el empleo, la educación, la sanidad, la igualdad, la lucha contra la violencia de género y las pensiones en el centro de sus propuestas. En este sentido, ha criticado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que hoy se reúne con el presidente de EE.UU., Donald Trump.  “No necesitarán traductores porque hablan el mismo idioma: el de la insolidaridad”, ha reprochado.

A puerta cerrada, la reunión ha durado unos 20 minutos. Sólo han tomado la palabra el alcalde de Valdepeñas, Jesús Martín, y el diputado catalán Marc Lamuá, que han agradecido el apoyo de Ferraz a los socialistas del PSC en esta crisis.