La Unión de Oficiales de la Guardia Civil (UO) ha pedido este lunes a la Dirección General del Instituto Armado que retire las dos medallas al mérito concedidas al actual jefe de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluis Trapero, por la «lamentable» actuación de este cuerpo en Cataluña durante la celebración del referéndum del 1-O. Entre la docena de condecoraciones que ostenta el máximo responsable operativo de la Policía Autonómica figuran dos cruces de la orden del mérito de la Guardia Civil con distintivo blanco y tres al mérito policial del Cuerpo Nacional de Policía.

En un comunicado, la UO considera que Trapero ya no es digno acreedor de este «digno reconocimiento» que la asociación solicita para todos los guardias civiles y policías que intervinieron este domingo en Cataluña para que se cumpliera la legalidad.

Condecoraciones que luce Trapero.

Condecoraciones que luce Trapero, entre ellas las dos de la Guardia Civil (verdes y blancas en el centro).

La Unión de Oficiales califia a Trapero de «hombre de paja» del independentismo después de la actitud de los Mossos, «cuando menos pasiva y en ocasiones abiertamente hostil» hacia la Guardia Civil y la Policía Nacional «haciendo caso a lo ordenado por los jueces y tribunales.» Una «deliberada desobediencia» que, en opinión de la asociación, tiene su origen en una «cúpula policial politizada» que ha hecho prevalecer las directrices políticas a los preceptos legales.

La Unión de Oficiales dice que Trapero no es digno de seguir ostentando las condecoraciones de la Guardia Civil

La pasividad de los Mossos d’Esquadra para impedir que se llevara a cabo la votación este domingo en el referéndum de autodeterminación, como han ordenado jueces y fiscales, quedó al desnudo en la localidad natal del ex jugador del FC Barcelona Pep Guardiola (Sampedor, en Barcelona). En otros casos, no sólo demostraron una actitud pasiva sino que llegaron a encararse con guardias civiles.

Por orden del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, la Policía de la Generalitat tenía la obligación de precintar o desalojar los centros de votación para evitar que se llevara a cabo la votación, suspendida por el Tribunal Constitucional. Sin embargo, los Mossos se limitaron a personarse en los colegios electorales para rellenar un acta.

Al menos seis juzgados catalanes han abierto diligencias contra los Mossos por la posible comisión de un delito de desobediencia a resolución judicial, al no precintar ni desalojar los centros de votación designados por la Generalitat de Cataluña.

Malestar policial

La actuación de la Policía Catalana también ha sido duramente criticada por los sindicatos con representación en el Cuerpo Nacional de Policía. En un comunicado conjunto difundido este domingo, el Sindicato Unificado de Policía (SUP), la Confederación Española de Policía (CEP), la Unión Federal de Policía (UFP), el Sindicato Profesional de Policía (SPP) y Alternativa Sindical de Policía (ASP) consideran «escandaloso» el comportamiento de los Mossos, que -en su opinión- han actuado «con vergonzosa ligereza, cuando no obstruccionismo, e incluso manipulando datos sobre centros de votación».

«La decepción y la indignación son los sentimientos generalizados entre los policías nacionales. El dispositivo diseñado por la Jefatura de ese Cuerpo ha sido insuficiente, deliberadamente endeble y bochornosamente equidistante», censuran, al tiempo que piden la interposición de acciones legales para «exigir la asunción de responsabilidades penales de este alto mando, de su equipo directivo y de cuantos mossos han aparecido hoy en imágenes dificultando el trabajo de Policía Nacional y Guardia Civil o actuando con clarísima falta de apego a las órdenes judiciales», anuncian.