El Gobierno ultima la aplicación del artículo 155 en Cataluña con PSOE y con Ciudadanos, una medida que el Ejecutivo llevará a cabo en el caso de que la Generalitat, como ya ha anunciado, no de un paso atrás. Para ello, Rajoy se reunió el martes con Pedro Sánchez y a las 16.00 horas de esta tarde hará lo mismo con Albert Rivera en la Moncloa a petición del jefe del Ejecutivo.

Ambas reuniones tienen lugar sólo horas antes de que expire el segundo plazo del requerimiento que el Gobierno dio a Puigdemont para que aclare si ha declarado o no la independencia y, en caso afirmativo, rectificar y volver a la legalidad. Si no lo hace, el Ejecutivo convocará un Consejo de Ministros para aprobar medidas concretas al amparo del 155 y «recuperar la autonomía de Cataluña».

Dado que se trata de un artículo «inédito» que no se aplicado nunca en España, Rajoy quiere consensuar todos los detalles, sin dejar ningún fleco suelto, con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, –que este miércoles y jueves está en Bruselas con motivo de la cumbre europea– y con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera.

Precisamente el líder de la formación naranja ha preguntado este miércoles en la sesión de control a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, qué medidas y qué plazos prevé el Ejecutivo para aplicar el artículo 155 de la Constitución, después de poner en duda este martes que realmente tuviera un plan ya que no se lo ha detallado a Ciudadanos. La vicepresidenta le ha asegurado que el Gobierno informará debidamente a su partido y a otras fuerzas porque su objetivo es que las medidas que se apliquen estén respaldadas por una amplia mayoría del Congreso, pero no ha detallado cuáles serán esas medidas.

Ha sido al término de la sesión de control cuando Mariano Rajoy le ha mandado un mensaje al líder de la formación naranja emplazándole a mantener un encuentro esta misma tarde para concretar las medidas.

Ciudadanos es partidario de aplicar el 155 para convocar elecciones, aunque el PP no descarta que sea el propio Puigdemont el que anuncie nuevos comicios. En tal caso no sería necesario intervenir la autonomía.

En la reunión con Rivera y las conversaciones que se mantengan también con Sánchez, estará encima de la mesa esa posible convocatoria electoral, según el Ejecutivo, así como si será una persona o un órgano el que pilotará la gestión en Cataluña bajo la autoridad del Estado. Incluso se hablará de la posibilidad de que Puigdemont y las autoridades catalanas muestren resistencia política a las medidas del 155 y se atrincheren en las instituciones.