El juez de la Audiencia Nacional que instruye el caso Lezo ha decretado la libertad para Ignacio Gonzalez, después de que familiares y amigos del ex presidente de la Comunidad de Madrid hayan depositado los 400.000 euros de fianza. González abandonará este miércoles la prisión de Soto del Real, donde ha permanecido encarcelado durante los últimos 202 días.

Fuentes jurídicas han confirmado que el mandamiento de libertad se ha enviado ya al Juzgado de Colmenar competente para tramitar las excarcelaciones de presos de este centro penitenciario, por lo que su salida es inminente. Ignacio González tendrá medidas cautelares más suaves: personación semanal en el juzgado, retirada del pasaporte y prohibición de salir del país.

La familia del ex presidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González ha depositado este marte los 400.000 euros de fianza que le había impuesto  el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón. El investigado ha logrado reunir el dinero en tiempo récord pese a tener embargados todos sus bienes y bloqueadas sus cuentas corrientes y depósitos.

Once parientes y amigos del ex presidente madrileño son los que han consignado el dinero en la Audiencia Nacional

Como ha informado este diario, la familia barajaba solicitar un crédito o pedir prestado el importe de la caución a parientes y amigos. Finalmente han sido 11 familiares y amigos -su esposa y hermana, entre otros- los que han consignado el dinero en el juzgado.

¡En la mañana de este miércoles, Isabel González -hermana del ex presidente del Ejecutivo madrileño y diputada en el Parlamento autonómico- había dicho que la familia se estaba empleado “con todo el alma” para conseguir el dinero y que el ex dirigente del PP madrileño pueda volver a su casa para poder “defenderse”.

El ex presidente de la Comunidad de Madrid tiene congeladas sus cuentas desde un día antes de que Eloy Velasco -instructor que inició el caso Lezo y actualmente en la Sala de Apelaciones de la Audiencia Nacional- dictara prisión incondicional por su presunta responsabilidad en la trama corrupta que se investiga. El hecho de que estén bloqueados los sus saldos bancarios ha sido uno de los argumentos esgrimidos por el abogado de González en sus peticiones de excarcelación, al entender que sin la posibilidad de disponer de recursos económicos era “imposible” que su cliente pudiera darse a la fuga.

Con la salida de Ignacio González, el único investigado en el ‘caso Lezo’ que sigue encarcelado es Edmundo Rodríguez Sobrino

La congelación de las cuentas es otro de los frentes de batalla que mantiene la defensa del ex presidente del Ejecutivo de Madrid, para quien la decisión judicial está basada en la presunción de que el dinero es ilícito sin que ello -sostiene- se haya acreditado en las actuaciones. El letrado también ha intentado sin recurrido la autorización concedida por el juez Velasco para que los vehículos intervenidos a Ignacio González y a su esposa -un Smart Fortwo Coupé y un BMW 330D- pudieran ser utilizados por la Guardia Civil.

Dinero “oculto”

Frente a lo que sostiene el investigado sobre la inexistencia de fondos fuera de España, García-Castellón considera indiciariamente que la estructura societaria constituida por la trama “oculta” en al menos cuatro países -Suiza, Luxemburgo, Liechtenstein y Reino Unido- el “dinero público desviado”. “Los elementos probatorios que se están recabando evidencian que el reparto de papeles entre los miembros de la organización facilita el retorno del capital oculto bajo la instrumentalización de préstamos, inversiones societarias, fondos de inversión o ampliaciones de capital en negocios con apariencia legal”, sostiene el magistrado.

Con la inminente salida de prisión de Ignacio González, el único imputado en el caso Lezo que permanece privado de libertad es Edmundo Rodríguez Sobrino, ex presidente ejecutivo de la filial del Canal de Isabel II en Suramércia (Inassa) y presunto cerebro de la operación de compra del 75% del capital de la empresa brasileña Emissao. Ya lograron salir bajo fianza Pablo González, hermano del ex presidente madrileño, y la ex directora financiera del Canal de Isabel II María Fernanda Richmond.