Tres meses y medio meses después de la remodelación integral impulsada por Juan Ignacio Zoido, la Dirección General de la Policía ha puesto en marcha un concurso exprés para cubrir la nueva estructura de mando, basada en cuatro jefaturas centrales frente al modelo de un Director Adjunto Operativo (DAO) implantado por Alfredo Pérez Rubalcaba en su etapa de ministro del Interior.

La Orden General de la Policía publica este lunes las resoluciones por las que se anuncia la convocatoria pública -mediante el sistema de libre designación- para la provisión de los puestos de jefes centrales de Seguridad Ciudadana y Coordinación; Información, Investigación y Ciberdelincuencia; Recursos Humanos y Formación, y Logística e Innovación.

Según se detalla, el procedimiento está presidido “por el principio de celeridad” y los funcionarios que reúnan los requisitos -ser comisario principal y no estar suspendido de funciones o en situación de segunda actividad- dispondrá de “siete días hábiles” para comparecer en la secretaría de la unidad policial en la que están destinados para formalizar su interés y alegar sus méritos. El reloj empieza a contar este martes, por lo que el plazo se prolongará hasta el próximo día 22.

Los comisarios interesados tendrán siete días para formalizar su interés, a pesar de que la nueva estructura se aprobó en julio

Será justo un día antes de que Florentino Villabona, al que Zoido aupó a la antigua Dirección Adjunta Operativa (DAO) a finales del pasado mes de enero y que se ha mantenido como número dos de la Policía desde que entró en vigor el nuevo organigrama, cumpla los 65 años y pase a la jubilación. La convocatoria se resolverá mediante una orden del ministro del Interior a propuesta del director general de la Policía, Germán López Iglesias, y tras el preceptivo informe del Secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto. Y previsiblemente serán nombrados de forma inmediata.

Sorprende las urgencias con que la Policía trata de cerrar la designación de los cuatro jefes centrales cuando la aprobación de la nuestra estructura orgánica del Ministerio del Interior se aprobó en la sesión que el Consejo de Ministros celebró el pasado 28 de julio. Como informó este diario, un primer trámite que Interior tuvo que solventar fue la autorización por parte de la Comisión Interministerial de Retribuciones (CECIR) -el órgano colegiado encargado de coordinar las actuaciones en materia de relaciones de puestos de trabajo y remuneraciones del personal de la Administración del Estado- a los gastos que comportará la nueva estructura orgánica. El puesto cuenta con un complemento específico de 36.683,92 euros, si bien este destino no genera derecho a indemnización al tratarse de un destino de carácter voluntario.

Después de cinco años con la misma estructura orgánica, Zoido impulsó el pasado verano una reorganización integral para ofrecer las “nuevas respuestas” que exigen los grandes retos actuales en materia de seguridad. Las prioridades son la lucha contra la amenaza yihadista, lo que llevó al Gobierno en junio de 2015 a activar el nivel 4 de alerta, y la persecución de las organizaciones de delincuencia común y organizada que utilizan el ciberespacio para delinquir.

La nueva estructura básica fue recibida con críticas por sindicatos policiales y asociaciones profesionales de la Guardia Civil

El nuevo modelo, que tenía como principal novedad la desaparición de la Dirección Adjunta Operativa (DAO) tanto en la Policía como en la Guardia Civil, fue contestada con duras críticas tanto por sindicatos policiales como por organizaciones profesionales del Instituto Armado. “Es sorprendente, irreflexiva e irrespetuosa”, censuró la Asociación Pro Guardia Civil (Aprogc), que advirtió de que el nuevo organigrama tendría un “coste gravoso” para el funcionamiento diario del cuerpo y provocaría una “ralentización de las decisiones”.

La Jefatura Central de Seguridad Ciudadana y Coordinación es la encargada de la colaboración con el director general en la dirección de las funciones de mantenimiento del orden y la seguridad ciudadana, y la coordinación de las unidades operativas supraterritoriales y territoriales; el seguimiento y control de los resultados de los programas operativos y la definición de los recursos humanos y materiales aplicables a dichos programas.

El caso de la Guardia Civil

En el caso de la Guardia Civil, en la misma edición del Boletín Oficial del Estado (BOE) en que se publicó el cese del teniente general Pablo Martín Alonso como DAO se consignó el nombramiento como Jefe del Mando de Operaciones Territoriales del teniente general Laurentino Ceña, de la máxima confianza del ministro del Interior. Ceña fue general jefe en Andalucía en la etapa en la que Juan Ignacio Zoido fue alcalde de Sevilla (2011-2015).

Por su parte, el teniente general de la Guardia Civil Fernando Santafé Soler fue nombrado el pasado 14 de septiembre Mando de Información, Investigación y Ciberdelincuencia, responsabilidad que asumía tras haber estado al frente durante los últimos cinco años de la VI Zona de la Guardia Civil (Comunidad Valenciana).

También había sido nombrado ya como jefe del mando de Personal y Formación el teniente general José Luis Ulla Rega, pero éste pasó a retiro el pasado 7 de septiembre al alcanzar la edad. El nuevo organigrama de la Guardia Civil se completa con el mando del Personal y Formación, capitaneado por el teniente general Pedro Vázquez Jarava.