El ministro del Interior tendrá que renovar la mitad de la nueva cúpula policial antes de que termine la presente legislatura, ya que dos de los cuatro altos mandos a los que nombró el pasado jueves tras remodelar la estructura operativa del Cuerpo cumplirán antes los 65 años de edad y en consecuencia tendrán que dejar sus puestos.

El primero al que le llegará la edad de la retirada es a José Antonio de la Rosa, flamante jefe central de Seguridad Ciudadana y Coordinación y director de Seguridad en el Ayuntamiento de Sevilla cuando Zoido fue regidor (2011-2015). Después de 43 años de servicio, se convierte en la práctica en el número dos de la Policía. Al comisario principal jiennense le quedan para cumplir los 65 años tan sólo 10 meses, el mismo tiempo que ha estado Florentino Villabona como máximo responsable operativo de la Policía Nacional.

Desde que está en el cargo, el titular de Interior ha dado muestras de que prima la confianza y la experiencia sobre la limitación que puede suponer la inminencia de la jubilación. Tras abrir una convocatoria para elegir por el procedimiento de libre designación al Director Adjunto Operativo (DAO) -figura creada en la etapa de ministro de Pérez Rubalcaba y que ha sido eliminada ahora para crear una estructura de mando más horizontal-, Zoido eligió a Villabona como número dos de la Policía Nacional a finales del pasado mes de enero. Y lo hizo sabiendo que el antiguo comisario de Seguridad Ciudadana se jubilaría el 23 de noviembre del año en curso.

El comisario De la Rosa, el alto mando más cercano al ministro del Interior, se jubilará dentro de 10 meses al cumplir los 65 años

Este hecho hizo que el nombre del veterano policía asturiano no figurara como favorito en las quinielas que circulaban en el Cuerpo y, sin embargo, fue en la práctica uno de los motivos fundamentales que propiciaron su designación: ejecutar la operación limpieza y allanar el camino al mando que le sustituyera diez meses después tomando decisiones incómodas. Otra poderosa razón que justificó su nombramiento fue la cercanía de Villabona al PP, como demuestra el hecho de que ejerció durante cuatro años (2007-2011) como coordinador general de Seguridad del Ayuntamiento de Málaga, municipio gobernado por el popular Francisco de la Torre.

Con la elección de José Antonio de la Rosa, que tendrá que declarar como investigado el próximo 12 de diciembre ante el Juzgado de Instrucción 14 de Sevilla a raíz de una querella interpuesta en 2015 por el Sindicato Profesional de Policías Municipales de España-Andalucía por hechos sucedidos durante su etapa como alto cargo del Ayuntamiento hispalense, Zoido replica el patrón que ya siguió en enero al aupar a Villabona: un mando próximo a la jubilación y que pidió excedencia en el Cuerpo para prestar servicio en un Consistorio gobernado por el PP.

El comisario principal José García Losada también afronta la última etapa de su carrera instalado en la cúpula de la Policía Nacional, cuerpo al que se incorporó en 1973. El nuevo responsable de la Jefatura Central de Logística e Innovación, al frente hasta ahora de la División Económica y Técnica y que dirigió el Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado (CITCO) entre 2012 y 2015, se jubilará dentro de 15 meses. Ello obligará al ministro del Interior a acometer una nueva sustitución en el puente de mando de la Policía antes de que termine la presente legislatura, que, de agotarse, se prolongará hasta el segundo semestre de 2020.

Dos de los cuatro comisarios principales promocionados ahora ya se presentaron al concurso convocado en enero para ser el ‘número dos’ del Cuerpo

En condiciones normales, permanecerán durante todo el mandato los otros dos mandos a los que Zoido ha promocionado para afrontar una nueva etapa en la Policía Nacional. Así, al comisario principal Juan Carlos Ortiz Argüelles -aupado a la Jefatura Central de Información, Investigación y Ciberdelincuencia, de la que depende la Policía Judicial- aún le quedan tres años para alcanzar los 65.

Ortiz Argüelles, hasta ahora al frente de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras y cercano a María Dolores de Cospedal tras su etapa como jefe superior de la Policía en Castilla-Mancha cuando la hoy ministra de Defensa ocupó la Presidencia del Ejecutivo autonómico, sube un peldaño más en su carrera policial después de haberse presentado sin éxito al concurso para DAO en el que resultó elegido Florentino Villabona.

Peña Echeverría, el más joven

A esa convocatoria también se presentó sin éxito Manuel Javier Peña Echeverría, llamado ahora a ocupar la Jefatura Central de Recursos Humanos y Formación tras haber desempeñado las funciones de jefe de la División de Formación y Perfeccionamiento. Es el más joven de los cuatro puesto que no ha cumplido aún los 60 años, de los que lleva 37 en la Policía Nacional.

Entre los numerosos servicios que ha prestado en las casi cuatro décadas de trayectoria profesional destacan los de jefe superior tanto en Cantabria como en Castilla y León. Compagina su labor policial con la presidencia de la Sociedad Española de Criminología y Ciencias Forenses, tras diplomarse como criminólogo por la Universidad de Salamanca.