Política

Un comisario cercano a Cospedal, favorito para ocupar una de las jefaturas de la Policía

Ortiz Argüelles, que fue jefe superior en Castilla-La Mancha, es el actual comisario general de Extranjería y Fronteras

logo
Un comisario cercano a Cospedal, favorito para ocupar una de las jefaturas de la Policía
Juan Carlos Ortiz Argüelles, cuando juró el cargo de comisario general de Extranjería y Fronteras en octubre de 2016.

Juan Carlos Ortiz Argüelles, cuando juró el cargo de comisario general de Extranjería y Fronteras en octubre de 2016. MINISTERIO DEL INTERIOR

Resumen:

Juan Carlos Ortiz Argüelles, comisario principal con más de 40 años de servicio y cercano a la ministra María Dolores de Cospedal, ocupará una de las cuatro jefaturas centrales que conforman la nueva estructura operativa de la Policía Nacional.

El actual comisario general de Extranjería y Fronteras es uno de los 28 aspirantes que ha presentado su propuesta para desempeñar uno de los puestos de mando en la cúpula del Cuerpo, retribuido con un complemento específico de 36.683,92 euros.

El plazo para formalizar las solicitudes, que empezó a contar el martes de la pasada semana, expira este miércoles.

Este veterano policía ya concurrió al proceso de selección convocado por el Ministerio del Interior en enero para cubrir la Dirección Adjunta Operativa (DAO) tras la jubilación de Eugenio Pino pero Zoido optó por Florentino Villabona, que se jubila este jueves.

Juan Carlos Ortiz Argüelles, comisario principal con más de 40 años de servicio y cercano a la ministra María Dolores de Cospedal, se perfila como uno de los elegidos para ocupar una de las cuatro jefaturas centrales que conforman la nueva estructura operativa de la Policía Nacional tras la remodelación impulsada por Juan Ignacio Zoido a finales del pasado mes de julio.

Según ha podido conocer El Independiente, Ortiz Argüelles -comisario general de Extranjería y Fronteras- es uno de los 28 aspirantes que ha presentado su propuesta para desempeñar uno de los puestos de mando en la cúpula del Cuerpo, retribuido con un complemento específico de 36.683,92 euros. El plazo para formalizar las solicitudes, que empezó a contar el martes de la pasada semana, expira este miércoles.

Este veterano policía ya concurrió al proceso de selección convocado por el Ministerio del Interior el pasado mes de enero para ocupar la Dirección Adjunta Operativa (DAO) tras la jubilación de Eugenio Pino el verano anterior, si bien Zoido optó entonces por Florentino Villabona. Éste, al que le encomendó la operación limpieza en el Cuerpo para dejar allanado el camino a la persona que le sustituyera, se retira este jueves al cumplir los 65 años.

Ortiz Argüelles fue jefe superior en Castilla-La Mancha durante la etapa de la hoy ministra de Defensa como presidenta de esa comunidad

Frente al modelo de un mando único en cada cuerpo policial implantado en la etapa de Alfredo Pérez Rubalcaba como ministro del Interior, la nueva estructura que ha diseñado Zoido está integrada por cuatro jefaturas centrales. A saber: Seguridad Ciudadana y Coordinación; Información, Investigación y Ciberdelincuencia; Recursos Humanos y Formación, y Logística e Innovación.

Y uno de los comisarios previsiblemente elegidos para asumir uno de los cuatro puestos de mando será Juan Carlos Ortiz Argüelles. Nombrado jefe superior de Policía en Castilla-La Mancha en septiembre de 2010, cuando al frente del Ministerio del Interior se encontraba el socialista Pérez Rubalcaba, este comisario principal trabó amistad con María Dolores de Cospedal cuando ésta ocupó la Presidencia de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha (2011-2015). Él se mantuvo como máximo responsable policial en esta región hasta principios de octubre de 2016, cuando Jorge Fernández Díaz le confió la Comisaría General de Extranjería y Fronteras en sustitución de Emilio Baos y dejó Toledo para instalarse nuevamente en Madrid.

Ortiz Argüelles ocuparía la jefatura central de Información, Investigación y Ciberdelincuencia, que tiene entre sus atribuciones la dirección y coordinación de las funciones de Información y de Policía Judicial. También es el área responsable de la colaboración con las policías de otros países, la oficina central nacional de Interpol, la unidad nacional de Europol y la oficina Sirene (Solicitud de Información Complementaria a la Entrada Nacional).

Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, este comisario principal ingresó en la Policía Nacional en abril de 1977 y ha pasado por una decena de destinos en estas cuatro décadas de servicio. Cuenta con una medalla al mérito policial con distintivo rojo (pensionada) y, entre otras distinciones, está en poder de la cruz de la orden de San Raimundo de Peñafort y de la encomienda de la Orden de Isabel la Católica.

Zoido se dispone a completar el nombramiento de la cúpula policial -el concurso convocado para elegir a los cuatro jefes centrales mediante el procedimiento de libre designación se resolverá mediante una orden del ministro del Interior, a propuesta del director general de la Policía y previo informe del Secretario de Estado de Seguridad- cuando acaba de cumplir un año al frente del Ministerio del Interior. Fuentes policiales consultadas por este diario dan por segura una renovación completa y la no confirmación en las jefaturas centrales de los dos comisarios principales que de forma provisional han venido ocupando las subdirecciones de Recursos Humanos (Antonio Rodríguez Martín) y Logística (José García Losada).

Zoido y el ‘eje Cospedal’

Juan Ignacio Zoido es junto a Dolors Montserrat (Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad) uno de los miembros del Gobierno afines a la secretaria general del PP y ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, frente al sector que lidera Soraya Sáenz de Santamaría. De Cospedal fue una de las valedoras para la incorporación del magistrado en excedencia sevillano para su incorporación al gabinete de Rajoy.

Después de cinco años con la misma estructura orgánica, Zoido impulsó el pasado verano una reorganización integral para ofrecer las “nuevas respuestas” que exigen los grandes retos actuales en materia de seguridad. Las prioridades son la lucha contra la amenaza yihadista, lo que llevó al Gobierno en junio de 2015 a activar el nivel 4 de alerta, y la persecución de las organizaciones de delincuencia común y organizada que utilizan el ciberespacio para delinquir.